“IN­TEN­TO SER SON GO­KU, APREN­DER DE CA­DA COM­BA­TE”

CON DA­NI MA­TEO, presentador de ‘El in­ter­me­dio: In­ter­na­tio­nal Edi­tion’

La Vanguardia - Vivir TV - - MI PRIMERA VEZ… - ¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do des­de Sé lo que hi­cis­teis has­ta El in­ter­me­dio? Mia Men

“Ya co­no­céis las no­ti­cias, aho­ra va­mos a con­tar la ver­dad”, es el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da dia­rio de El in­ter­me­dio (La Sex­ta). Por si les sa­bía a po­co, ca­da fin de se­ma­na el pro­gra­ma cuen­ta con su In­ter­na­tio­nal Edi­tion. Si hay gen­te que no tie­ne tra­ba­jo, a Da­ni Ma­teo le sa­le por las ore­jas; eso sí, por mé­ri­tos pro­pios. Hu­mo­ris­ta, presentador y ac­tor, es­te brillante ca­ta­lán se dio a co­no­cer gra­cias a Sé lo que hi­cis­teis. Aca­ba de es­tre­nar­se El in­ter­me­dio:

In­ter­na­tio­nal Edi­tion. Mien­tras to­dos los jó­ve­nes emi­gran al ex­tran­je­ro, us­ted trae el ex­tran­je­ro a ca­sa. ¿Es por­que no ha­bla in­glés? Creo que es por­que al­guien tie­ne que que­dar­se, he­mos de­ci­di­do ser la re­sis­ten­cia. Has­ta que to­da esa gen­te que se ha ido fue­ra a apren­der vuel­va con sus co­no­ci­mien­tos, a traer­nos sus ex­pe­rien­cias de las so­cie­da­des avan­za­das, co­mo a los hob­bits, no­so­tros, des­de aquí, ire­mos apor­tan­do lo que po­da­mos. ¿Se­ría ca­paz de pro­nun­ciar co­rrec­ta­men­te el nom­bre de sus cin­co co­la­bo­ra­do­res de los cin­co con­ti­nen­tes? ¡Cues­ta un mon­tón! Por ejem­plo, a Jian­yang Huang le lla­ma­mos Tra­bau, co­mo al can­tan­te. Pe­ro es chino, no ha­ber­se com­pli­ca­do tan­to la vi­da, ha­ber­se pues­to Juan, co­mo to­dos los chi­nos de­cen­tes. Si él se quie­re lla­mar ra­ro ten­drá que aguan­tar que le ha­ble­mos ra­ro.

El in­ter­me­dio: In­ter­na­tio­nal Edi­tion.

¿Es­to a quién se le ocu­rre? Es una idea ge­nial del di­rec­tor, que di­jo: “Tra­ba­jo po­co, voy a ha­cer una edi­ción de fin de se­ma­na”. La idea era co­ger la vi­sión de El in­ter­me­dio y lle­vár­se­la a pa­sear, ha­cer un re­co­rri­do por los me­dios ex­tran­je­ros, a ver qué pa­sa allí. Eso nos ayu­da a to­mar pers­pec­ti­va de las co­sas. Lo que es­tá pa­san­do aquí es pa­ra de­ses­pe­rar­se, pe­ro el via­jar te de­mues­tra que lo que di­cen los abue­los es ver­dad, que en to­das par­tes cue­cen habas. Vien­do có­mo se re­suel­ven los pro­ble­mas en otros la­dos, apren­des a en­fo­car los tu­yos. ¿Se ima­gi­na tra­ba­jan­do en In­te­re­co­no­mía, o es un chis­te ma­lo? Yo no quie­ro en­ga­ñar a na­die, lo me­jor es de­cir la ver­dad: de­tes­to In­te­re­co­no­mía. Di­si­mu­lar no te lle­va a nin­gún la­do. De­tes­to su for­ma de ha­cer pe­rio­dis­mo, sus ma­ne­ras bur­das, la for­ma en que in­sul­tan a la gen­te, las men­ti­ras que cuen­tan sis­te­má­ti­ca­men­te, y de­tes­to, so­bre to­do, que sien­do gen­te in­te­li­gen­te ha­gan tan mal uso de su in­te­li- gen­cia. Aho­ra, si la pregunta es: si tu­vie­ra que ali­men­tar a mis hi­jos y el con­te­ne­dor es­tu­vie­ra va­cío ese día, ¿ha­ría una cró­ni­ca pa­ra In­te­re­co­no­mía? Pro­ba­ble­men­te, sí. Ha­blan­do de con­te­ne­do­res, en El in­ter

me­dio dia­rio tra­ta la ac­tua­li­dad. Con la reali­dad na­cio­nal, más que ha­cer hu­mor, ¿no le da ga­nas de que­mar­los? Hay días do­lo­ro­sos, pe­ro ésa es, pa­ra mí, la fun­ción del hu­mor, es un bál­sa­mo pa­ra la vi­da que ayu­da a no per­der la pers­pec­ti­va. Un pro­gra­ma así es muy ne­ce­sa­rio, que, ade­más de in­for­mar­te, te ayu­da a no en­ca­bro­nar­te, por­que en­ca­bro­nar­te no te de­ja ac­tuar, no es prác­ti­co. Nos que­da mu­cho por ha­cer, se nos ha ve­ni­do aba­jo to­do. Hay que em­pe­zar de ce­ro. Va­mos a ne­ce­si­tar mu­cho hu­mor. En uno de sus mo­nó­lo­gos más exi­to­sos de El Club de la Co­me­dia (La Sex­ta), de­cía que le en­se­ña­ron que to­do es peor de lo que te pro­me­ten. Pe­ro a us­ted no le ha ido tan mal, ¿no? No es­pe­ra­ba lle­gar has­ta aquí ni de bro­ma. Es­pe­ra­ba te­ner un pro­gra­mi­ta de ra­dio, era mi sue­ño. Ha­cía, en Rà­dio Grà­cia [Bar­ce­lo­na], un pro­gra­ma por las no­ches que sus­ti­tu­yó a El ce­men­te­rio, de Juan Car­los Or­te­ga. Unos me­ses des­pués lle­gué yo con La no­che del or­ni­to­rrin­co, que era ma­lí­si­mo, a di­fe­ren­cia del de Juan Car­los. No fue­ron unos ini­cios muy pro­me­te­do­res. In­ten­to ser un po­co co­mo Son Go­ku, in­ten­to apren­der de ca­da com­ba­te. Las téc­ni­cas del ri­val. En to­dos los pro­gra­mas he apren­di­do un mon­tón, ha si­do la gran suer­te, es­tar con gen­te muy bue­na, con mu­chí­si­mo ta­len­to, des­de que em­pe­cé. Se te aca­ba pe­gan­do sin que­rer, por ós­mo­sis, a eso le de­bo el ha­ber me­jo­ra­do. Al prin­ci­pio, era ma­lo; es la mier­da del YouTu­be, ¡que te ves! Ha de­cla­ra­do que no par­ti­ci­pa en la ela­bo­ra­ción de los guio­nes, pe­ro ¿de­ja es­pa­cio a la im­pro­vi­sa­ción? Lo bueno de es­te in­ter­me­dio del fin de se­ma­na es que hay más mar­gen pa­ra la im­pro­vi­sa­ción, en las en­tre­vis­tas o con Cha­yan­ne. Con él, o im­pro­vi­sas o es­tás muer­to. No se le pue­de me­ter en ve­re­da, es un al­ma li­bre. Son las par­tes que más dis­fru­to, soy hi­jo de la im­pro­vi­sa­ción.

YU [Los 40 Prin­ci­pa­les] es un pro­gra­ma de ra­dio que se pue­de ver por la te­le. ¿Eso es te­le? ¿Es ra­dio? ¿Te­le? ¿O ra­dio? ¿O ke ase? Es­ta­mos en tiem­pos muy ex­tra­ños, to­do es­tá co­nec­ta­do. El fu­tu­ro es aho­ra, na­da es sólo una co­sa. El ideó­lo­go del pro­gra­ma es To­ni Ga­rri­do y ha con­se­gui­do, en un mo­men­to muy com­pli­ca­do, unir mu­chas co­sas ne­ce­sa­rias pa­ra le­van­tar un pro­yec­to: pa­tro­ci­na­dor, emi­so­ra, gen­te... ¡Y co­bra­mos por tra­ba­jar! Mu­cho tiem­po li­bre no tie­ne, pe­ro, si pu­die­ra ele­gir, ¿en qué pro­gra­ma le gus­ta­ría par­ti­ci­par? Mo­ri­ría por ha­cer un cameo en la se­rie Louie, de lo me­jor que he vis­to en si­glos. Hu­bie­ra atra­ve­sa­do océa­nos de tiem­po pa­ra ver esa se­rie. O, por ejem­plo, en Ex­tras; en lo pró­xi­mo que ha­ga Ricky Ger­vais tam­bién pue­do sa­lir, pa­gan­do di­ne­ro. Ra­joy, Mer­kel y Ho­llan­de que­dan pa­ra ver El in­ter­me­dio. Ter­mi­ne el chis­te. Y aca­ban ha­cien­do el amor: se­ría muy bo­ni­to, con El in­ter­me­dio de fon­do, las no­ti­cias de co­rrup­ción, un can­to a la vi­da, se aca­ban ha­cien­do el uno a otro lo que nos están ha­cien­do a to­dos. Qué bo­ni­to.

Ma­teo y sus co­la­bo­ra­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.