SE­CUN­DA­RIOS ES­TRE­LLA

Hay se­ries que no se­rían na­da sin sus se­cun­da­rios. Los hay que son me­jo­res que los pro­ta­go­nis­tas, pe­ro han de con­for­mar­se con un in­me­re­ci­do se­gun­do plano. Rei­vin­di­ca­mos una se­rie pro­pia pa­ra ellos.

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

La vi­da de un per­so­na­je se­cun­da­rio es, por de­fi­ni

ción, una vi­da en la som­bra. Al fin y al ca­bo, se creó pa­ra for­mar par­te del con­tex­to en el que se si­túa la his­to­ria prin­ci­pal, que es la del pro­ta­go­nis­ta. Las ca­rac­te­rís­ti­cas de los se­cun­da­rios siem­pre se crean en re­la­ción a la es­tre­lla, ya sea por­que cum­plen la fun­ción del po­lo opues­to (re­for­zan­do la po­si­ción del pro­ta­go­nis­ta) o por­que se ali­nean a su la­do (sien­do los com­pa­ñe­ros o con­se­je­ros del per­so­na­je prin­ci­pal). Pe­ro, a me­nu­do, es­ta po­si­ción tam­bién les per­mi­te una li­ber­tad que no es po­si­ble pa­ra los pro­ta­go­nis­tas, que están obli­ga­dos, al ser los pa­pe­les con los que de­be iden­ti­fi­car­se la au­dien­cia, a ocu­par el cen­tro (mo­ral, éti­co, etc. ) de una fic­ción, mien­tras que los se­cun­da­rios tie­nen la po­si­bi­li­dad de mo­ver­se ha­cia los ex­tre­mos, de mo­do que su ac­ti­tud sue­le ser más re­fres­can­te, sor­pren­den­te y atrac­ti­va pa­ra el es­pec­ta­dor. De es­te mo­do, ocu­rre que al­gu­nos se­cun­da­rios lle­gan a ser más que­ri­dos por la au­dien­cia que los pro­ta­go­nis­tas. Sue­le su­ce­der con aqué­llos que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo po­ner la no­ta hu­mo­rís­ti­ca en una se­rie dra­má­ti­ca. En una se­rie con la ten­sión que tie­ne Brea­king Bad, el es­per­pen­to có­mi­co de Saul Good­man (más pro­pio de una co­me­dia) con­si­gue arran­car car­ca­ja­das, y en una fic­ción se­ria y de diá­lo­gos for­ma­les co­mo Down­ton Ab­bey, las sa­li­das de tono de Vio­let son re­ci­bi­das por los es­pec­ta­do­res co­mo ma­ná caí­do del cie­lo. Mu­chos de esos se­cun­da­rios aca­ban sien­do más im­por­tan­tes que los mis­mos pro­ta­go­nis­tas y ocu­pan­do más me­tra­je en ca­da epi­so­dio. Es el ca­so de Wal­ter Bis­hop en Frin­ge o Ari Gold en El sé­qui­to. Al­gu­nos in­clu­so pa­re­ce que bri­lla­rían más si se eman­ci­pa­ran y tu­vie­ran la opor­tu­ni­dad de te­ner su pro­pia se­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.