“LOS ME­JO­RES GUIO­NES PA­RA LOS AC­TO­RES ESTÁN EN TE­LE­VI­SIÓN”

DA­VID FIN­CHER, pro­duc­tor y di­rec­tor de ‘Hou­se of Cards’ (Ca­nal+)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Pa­tri­cia Puen­tes (Los Án­ge­les)

Es el ci­neas­ta con­sa­gra­do y de cul­to a quien de­be­mos tí­tu­los co­mo Se­ven, El club de la lu­cha, La red so­cial o Los hom­bres que no ama­ban a las mu­je­res. Da­vid Fin­cher ha se­gui­do los pa­sos de Mi­chael Mann, Neil Jor­dan o Mar­tin Scor­se­se y tam­bién se ha atre­vi­do con la te­le­vi­sión. Con Hou­se of Cards ha con­fia­do en el je­fe de guio­nis­tas Beau Wi­lli­mon (Los idus de mar­zo) pa­ra dar for­ma a una pri­me­ra tem­po­ra­da de 13 ca­pí­tu­los, que Fin­cher ha pro­du­ci­do y de los que ha di­ri­gi­do los dos pri­me­ros. Ha­bla­mos con él so­bre su ópe­ra pri­ma te­le­vi­si­va y so­bre las par­ti­cu­la­ri­da­des de crea­ción y pro­duc­ción de es­ta sá­ti­ra po­lí­ti­ca.

Te­ne­mos que pre­gun­tar­le cuán­do le en­tró el gu­sa­ni­llo por ha­cer te­le­vi­sión...

Cuan­do tra­ba­jas en la in­dus­tria del ci­ne, pien­sas en tér­mi­nos de pie­zas de dos ho­ras que re­quie­ren una na­rra­ti­va com­ple­ta­men­te lo­ca y que, a ve­ces, no te per­mi­ten que las ca­rac­te­ri­za­cio­nes sean de­ma­sia­do com­ple­jas, ni ir re­ve­lan­do se­gún qué co­sas po­co a po­co. Du­ran­te los diez úl­ti­mos años, he te­ni­do la sen­sa­ción de que los me­jo­res guio­nes pa­ra los ac­to­res es­ta­ban en te­le­vi­sión, así que em­pe­cé a bus­car un pro­yec­to que tu­vie­ra ese for­ma­to más lar­go.

¿Ha­bía vis­to la se­rie ori­gi­nal de la BBC en la que se ba­sa es­te pro­yec­to?

No, pe­ro mis pa­dres me ha­bían ha­bla­do de ella, por­que les en­can­ta. Josh Do­nen y Eric Roth, mis so­cios de pro­duc­ción, ha­bían vis­to la se­rie y me di­je­ron: “Tie­nes que ver­la. Al­guien va a ha­cer es­ta adap­ta­ción, y te­ne­mos que ser no­so­tros”. La pregunta que nos hi­ci­mos al prin­ci­pio fue có­mo tras­plan­tar esa his­to­ria a Was­hing­ton. Leí­mos Fa­rra­gut North [una obra de tea­tro] y nos pa­re­ció que Beau Wi­lli­mon era un dra­ma­tur­go in­creí­ble. Nos ex­pli­có có­mo ha­ría la adap­ta­ción, des­apa­re­ció du­ran­te unos me­ses y, cuan­do vol­vió, ha­bía es­cri­to el pi­lo­to.

Y con eso se­du­je­ron a Ke­vin Spa­cey y Ro­bin Wright.

Es­tu­vo bien que el guión le gus­ta­ra a Ke­vin, por­que no te­nía­mos a na­die más en la lis­ta pa­ra in­ter­pre­tar ese pa­pel [ri­sas]. Nos di­jo que sí, pe­ro nos ex­pli­có que no po­dría com­pro­me­ter­se a ha­cer­lo du­ran­te un año por­que te­nía que ha­cer Ricardo III en el tea­tro. Le di­je: “Por su­pues­to, haz­lo. Va a ser una gran pre- pa­ra­ción pa­ra es­te per­so­na­je”. Me fui a Estocolmo a ha­cer una pe­lí­cu­la [ Los hom­bres que no ama­ban a las mu­je­res] y le di el guión a Ro­bin, a quien tam­bién le gus­tó. Te­nía­mos a nues­tras dos pri­me­ras op­cio­nes co­mo pro­ta­go­nis­tas y es­tá­ba­mos en la en­vi­dia­ble si­tua­ción de te­ner un guión que la gen­te que­ría ha­cer.

¿Qué ha sig­ni­fi­ca­do te­ner a Net­flix co­mo pro­duc­to­ra? La pri­me­ra tem­po­ra­da de Hou­se of Cards es­tá dis­po­ni­ble ín­te­gra­men­te pa­ra ver­la des­de el día de su es­treno en Es­ta­dos Uni­dos.

Cuan­do em­pe­za­mos a tra­ba­jar en la se­rie, no sa­bía­mos que ten­dría­mos que aca­bar los 13 ca­pí­tu­los pa­ra que es­tu­vie­ran to­dos lis­tos pa­ra su es­treno el 1 de fe­bre­ro. Nos ate­rro­ri­za­ba la idea de te­ner­lo to­do aca­ba­do pa­ra ese día, por­que 13 ho­ras son mu­chas, pe­ro es la for­ma en la que me aca­bé en­gan­chan­do a Brea­king Bad. Me per­dí las dos pri­me­ras tem­po­ra­das y, sólo cuan­do pu­de gra­bar una tem­po­ra­da pa­ra ver­la en­te­ra, se­gui­da, em­pe­cé a en­ten­der de lo que es­ta­ba ha­blan­do to­do el mun­do.

Una for­ma nue­va y di­fe­ren­te de emi­tir te­le­vi­sión.

Ésa es mi ex­pe­rien­cia con mu­chas se­ries de te­le­vi­sión. No me su­mé a Los So­prano has­ta la ter­ce­ra tem­po­ra­da, cuan­do pu­de ver de gol­pe la ma­yo­ría de ca­pí­tu­los que te­nía gra­ba­dos. Ésa es la for­ma en la que Net­flix po­ne las se­ries a dis­po­si­ción de los es­pec­ta­do­res, no creo que la nues­tra sea un co­ne­ji­llo de In­dias. Es cier­to que, cuan­do pue­des ver la ter­ce­ra de Brea­king Bad en Net­flix, la se­rie ya se ha fil­tra­do y hay to­do un con­tex­to que te per­mi­te en­ten­der lo que tie­nes de­lan­te. Con eso va a ser un po­co di­fe­ren­te, pe­ro mu­cha gen­te pre­fie­re con­su­mir ese ti­po de his­to­rias. Y me sien­to iden­ti­fi­ca­do con eso. Cuan­do Beau, Josh, Eric y yo pu­di­mos ver los 13 ca­pí­tu­los de Hou­se of Cards de prin­ci­pio a fin fue una lo­cu­ra. Es co­mo un li­bro: lees un ca­pí­tu­lo y lo de­jas, sa­les a por un po­co de co­mi­da y vuel­ves. El rit­mo de con­su­mo pue­de lle­gar a afec­tar la re­la­ción que tie­nes con los per­so­na­jes, al­go muy di­fe­ren­te a la te­le­vi­sión, que mar­ca que tie­nes que ver al­go el mar­tes por la no­che. Eso ha ter­mi­na­do. No es­ta­mos ha­cien­do na­da nue­vo, lo úni­co que es nue­vo es que la se­rie nun­ca se ha vis­to has­ta aho­ra y no hay un en­ten­di­mien­to pre­vio o ini­cial so­bre ella.

¿Fue muy di­fe­ren­te di­ri­gir pa­ra te­le­vi­sión res­pec­to a su ex­pe­rien­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca?

La ver­dad es que no. Sí que hay con­ven­cio­nes so­bre có­mo ex­po­ner las di­fe­ren­tes tra­mas: tie­nes que pa­sar de la his­to­ria A a la his­to­ria B y eso va a ha­cer que sea más te­le­vi­si­vo. Pe­ro, en cuan­to a lo que sig­ni­fi­có di­ri­gir­lo, ex­cep­tuan­do que te­nía­mos una lec­tu­ra de guión ca­da 20 días y que se da­ban ano­ta­cio­nes, no hay dis­tin­cio­nes. No te pue­des mi­rar el om­bli­go, te en­vían el guión y vas a tra­ba­jar. Si hay pro­ble­mas, los re­suel­ves en ese mo­men­to. Sim­ple­men­te eso, no de­ja de ser la na­rra­ción de una his­to­ria, ac­tua­ción y có­mo cap­tu­rar to­do eso fo­to­grá­fi­ca­men­te. Es lo que siem­pre he te­ni­do que ha­cer en mi tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.