‘Black Mirror’: cuan­do la in­di­fe­ren­cia es im­po­si­ble

El ca­nal TNT es­tre­na la se­gun­da tem­po­ra­da de es­ta trans­gre­so­ra an­to­lo­gía que obli­ga a los es­pec­ta­do­res a re­fle­xio­nar so­bre la so­cie­dad en la que vi­ven.

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIASTV - To­ni de la To­rre

Ver un epi­so­dio de Black Mirror es co­mo de­jar que al­guien te abra la ca­be­za y jue­gue a re­mo­ver­te los se­sos. Aun­que cie­rre la tapa al ter­mi­nar y lue­go des­apa­rez­ca, hay al­go que te ha de­ja­do to­ca­do. Te que­das ca­ta­tó­ni­co an­te el te­le­vi­sor mien­tras Char­lie Broo­ker, el res­pon­sa­ble de es­te asal­to a tus sen­ti­dos, ríe tran­qui­la­men­te des­de su ca­sa. Su an­to­lo­gía de epi­so­dios tie­ne la ha­bi­li­dad de atra­ve­sar a los es­pec­ta­do­res por don­de me­nos se lo es­pe­ran y plan­tear­les pre­gun­tas. Ideas que se que­dan ger­mi­nan­do en la ca­be­za de uno y van ex­ten­dien­do sus raí­ces en las ho­ras pos­te­rio­res, de mo­do que, con el vi­sio­na­do de Black Mirror, ocu­rre al­go que no su­ce­de con la ma­yo­ría de fic­cio­nes: cre­ce con el pa­so de los días, con pre­gun­tas que lle­van a más pre­gun­tas y ge­ne­ran re­fle­xio­nes en los es­pec­ta­do­res.

UN FE­NÓ­MENO VI­RAL

El te­ma de esas re­fle­xio­nes es la re­la­ción de la so­cie­dad ac­tual con la tec­no­lo­gía y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, dos cues­tio­nes que se hi­bri­dan, a me­nu­do, en los es­ce­na­rios que plan­tea la fic­ción, y que son el mí­ni­mo co­mún de­no­mi­na­dor de unos epi­so­dios que fun­cio­nan de for­ma au­tó­no­ma, de mo­do que uno nun­ca sa­be qué es lo que se va a en­con­trar en la pró­xi­ma en­tre­ga de Black Mirror. Pre­ci­sa­men­te, par­te de la cla­ve de es­ta an­to­lo­gía se ba­sa en el efec­to sor­pre­sa, el mis­mo que co­gió des­pre­ve­ni­dos a mi­llo­nes de bri­tá­ni­cos cuan­do sin­to­ni­za­ron, sin sa­ber qué les es­pe­ra­ba, el pri­mer epi­so­dio de la fic­ción, cu­ya ra­di­cal pre­mi­sa pron­to lo con­vir­tió en un fe­nó­meno vi­ral que dio a co­no­cer la an­to­lo­gía en to­do el mun­do y pro­pi­ció su emi­sión fue­ra del Reino Uni­do.

El ca­nal TNT la emi­tió en nues­tro país, con un gran éxi­to, y aho­ra re­pi­te la apues­ta con la se­gun­da tem­po­ra­da, que se es­tre­na el pró­xi­mo lu­nes, con tres nue­vos epi­so­dios, y que par­te con la di­fi­cul­tad aña­di­da de que los es­pec­ta­do­res ya co­no­cen la fic­ción y es­pe­ran de ella que sea con­tun­den­te y ra­di­cal. Pe­ro Broo­ker va por de­lan­te de la au­dien­cia y pron­to de­ja cla­ro que pue­de ha­cer lo que quie­ra con no­so­tros. En vez de sa­cu­dir­nos con unos he­chos im­pac­tan­tes, lo ha­ce con una his­to­ria mu­cho más den­sa, qui­zás la más com­ple­ja de las que ha he­cho has­ta aho­ra. Y es que, an­tes que guio­nis­ta, el bri­tá­ni­co es crí­ti­co te­le­vi­si­vo. Au­tor, des­de ha­ce años, de una co­lum­na

en The Guar­dian y di­rec­tor de pro­gra­mas co­mo Screen­wi­pe y do­cu­men­ta­les co­mo How TV Rui­ned Your Li­fe, co­no­ce a la per­fec­ción los me­ca­nis­mos de un me­dio que lle­va ab­sor­bien­do du­ran­te años.

Broo­ker tie­ne la men­ta­li­dad de un ana­lis­ta, no la de un au­tor, un de­ta­lle que lo con­vier­te en una bes­tia di­fí­cil de do­mar y que ex­pli­ca la vo­ca­ción de Black Mirror de des­en­tra­ñar la so­cie­dad en la que vi­vi­mos, al es­ti­lo de Rod Ser­ling, res­pon­sa­ble de La di­men­sión des­co­no­ci­da. Las hi­pó­te­sis que pro­po­nen sus epi­so­dios par­ten de un re­tra­to pre­ci­so del pre­sen­te. Por eso son tan te­rro­rí­fi­cas: por­que su pun­to de par­ti­da es plau­si­ble. Ca­da uno de los epi­so­dios de la an­to­lo­gía nos pro­po­ne un fu­tu­ro ho­rri­pi­lan­te, en­fer­mi­zo y, en al­gu­nos ca­sos, de­li­ran­te, pe­ro es un fu­tu­ro al que po­de­mos lle­gar si se­gui­mos el ca­mino que en es­tos mo­men­tos si­gue la so­cie­dad en la que vi­vi­mos. To­dos los epi­so­dios de Black Mirror se ba­san en una di­rec­ción, la que sir­ve co­mo pun­to de par­ti­da y que es­tá cues­tio­nan­do el guión.

¿De ver­dad que­re­mos vi­vir en una so­cie­dad que pue­de lle­var­nos a es­tos ex­tre­mos? Es la pregunta ge­né­ri­ca con la que coin­ci­den los epi­so­dios de una fic­ción que se fi­ja en la de­pen­den­cia de la tec­no­lo­gía, los va­lo­res que des­pren­den los reality shows, la ma­ne­ra co­mo los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con­vier­ten en es­pec­tácu­lo el su­fri­mien­to hu­mano, el tiem­po ca­da vez más exa­ge­ra­do que pa­sa­mos en las redes so­cia­les o la ob­se­sión por guar­dar una co­pia de to­do en la era di­gi­tal. No sa­be­mos si to­das las hi­pó­te­sis de fu­tu­ro que pro­po­ne Black Mirror se aca­ba­rán ha­cien­do reali­dad, pe­ro sí sa­be­mos que son hi­pó­te­sis ló­gi­cas y cohe­ren­tes con los tiem­pos que co­rren, y eso es, pre­ci­sa­men­te, lo más so­bre­co­ge­dor de la an­to­lo­gía. Que es te­rro­rí­fi­ca por­que pron­to po­dría ser real.

TNT

La se­rie es una crí­ti­ca so­cial. Lu­nes, 22.15 h

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.