“DE PE­QUE­ÑO NO PA­SÉ MU­CHO TIEM­PO FRENTE AL TE­LE­VI­SOR”

JES­SE JOHN­SON in­ter­pre­ta al ase­sino de ‘Ma­tar a Lin­coln’ (NGC)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Nú­ria Mo­re­ras

Des­de la tier­na in­fan­cia, su vi­da ha in­tere­sa­do a la pren­sa del co­ra­zón, pues es el hi­jo de los ac­to­res Don John­son ( Co­rrup­ción en Miami) y Pat­ti D’Ar­ban­vi­lle ( Equi­po de res­ca­te). Sin em­bar­go, Jes­se John­son no es va­ni­do­so. Con gran hu­mil­dad y un per­fec­to es­pa­ñol, nos ex­pli­ca su úl­ti­mo tra­ba­jo te­le­vi­si­vo, tras de­jar­se ver en la co­me­dia de An­te­na 3 Con el cu­lo al ai­re: el do­cu­men­tal Ma­tar a Lin­coln, que Na­tio­nal Geo­grap­hic Chan­nel (NGC) emi­te es­te do­min­go, a las 21.30 h. Un tra­ba­jo de la pro­duc­to­ra de Rid­ley Scott que adap­ta el best se­ller de Bill O’Reilly y que, en Es­ta­dos Uni­dos, se es­tre­nó con ré­cords de au­dien­cia en NGC.

Un do­cu­men­tal fic­cio­na­do ¿es ha­bi­tual, en Es­ta­dos Uni­dos?

No. Es­te tra­ba­jo com­bi­na una par­te de na­rra­ción, con Tom Hanks frente a la pantalla, y la re­cons­truc­ción de he­chos reales, que se ha­ce con un to­que ci­ne­ma­to­grá­fi­co. En esa par­te, que yo ca­li­fi­ca­ría de th­ri­ller y ac­ción, es en la que in­ter­ve­ni­mos Billy Campbell [ The Ki­lling], co­mo Abraham Lin­coln, y yo, que ha­go de su ase­sino. Los tem­pos del do­cu­men­tal están muy bien me­di­dos, da­do que, cuan­do ba­ja la in­ten­si­dad de la tra­ma, Hanks apa­re­ce y ofre­ce in­for­ma­cio­nes muy va­lio­sas so­bre el mag­ni­ci­dio. Ade­más, la re­crea­ción dra­má­ti­ca se ha he­cho con tan­tos re­cur­sos que pa­re­ce una su­per­pro­duc­ción pa­ra la gran pantalla.

¿Le dio res­pe­to in­ter­pre­tar a un hombre tan odia­do co­mo John Wil­kes Booth?

No. De he­cho, lo vi co­mo una gran opor­tu­ni­dad, por­que los per­so­na­jes de vi­llano son muy agra­de­ci­dos. Son pa­pe­les muy gran­des, más gran­des que la mis­ma vi­da. Pa­ra mí fue im­por­tan­te in­ter­pre­tar a es­te ase­sino co­mo un ser hu­mano, no sólo co­mo el ma­lo de la pe­lí­cu­la. Era una per­so­na con fuer­tes con­vic­cio­nes.

Y ¿qué des­cu­brió cuan­do ex­plo­ró el la­do hu­mano de ese ho­mi­ci­da?

Booth era hi­jo de un ac­tor in­glés de mu­cho éxi­to, que ter­mi­nó ins­ta­lán­do­se en Es­ta­dos Uni­dos. Él tam­bién triun­fó y fue una es­tre­lla del tea­tro, pro­ce­día de una fa­mi­lia aco­mo­da­da y ri­ca, cul­tu­ral­men­te, con una edu­ca­ción ba­sa­da en Sha­kes­pea­re y en otros gran­des nom­bres clá­si­cos del tea­tro. Por eso, ha­bla­ba de una for­ma muy elo­cuen­te no sólo so­bre el es­ce­na­rio, tam­bién en la vi­da real. Ade­más, te­nía un ca­rác­ter pa­sio­nal, nar­ci­sis­ta y mag­ná­ni­mo, con el que era ca­paz

de con­ven­cer fá­cil­men­te a los de­más.

Y ur­dió el com­plot pa­ra aca­bar con la vi­da de Lin­coln.

Es­ta­ba acos­tum­bra­do a con­se­guir las co­sas que que­ría y lle­vó el plan ade­lan­te sin ti­tu­beos. Aca­bó con la vi­da del que con­si­de­ra­ba el ma­yor ti­rano de la his­to­ria.

Us­ted es­tu­dió tea­tro en la Oc­ci­den­tal Co­lle­ge (Los Án­ge­les), por lo que re­sul­ta con­vin­cen­te y con­ver­sa con elo­cuen­cia.

Sí, cuan­do ter­mi­né la uni­ver­si­dad em­pe­cé mis pri­me­ras in­ter­ven­cio­nes en el ci­ne y la te­le­vi­sión. Sin em­bar­go, lle­vo to­da la vi­da ha­cien­do tea­tro. Y me­ter­me en es­te pa­pel no me cos­tó na­da. De he­cho, me li­be­ró, co­mo ac­tor, por­que no ha­bía mu­chas ba­rre­ras.

¿Qué re­qui­si­tos ne­ce­si­tó pa­ra la ca­rac­te­ri­za­ción?

Tu­ve que co­men­zar a de­jar­me bi­go­te, en los úl­ti­mos epi­so­dios de Con el cu­lo al ai­re (An­te­na 3). Lue­go, cuan­do em­pe­za­mos el ro­da­je, me te­ñí el pe­lo y el bi­go­te. Pa­ra ri­zar­me la me­le­na, ca­da ma­ña­na, el equi­po de pe­lu­que­ría tar­da­ba dos ho­ras. Pe­ro lo cier­to es que, una vez ca­rac­te­ri­za­do, me sentía co­mo el per­so­na­je.

In­ter­pre­ta es­ce­nas de ac­ción. ¿Ya sa­bía mon­tar a ca­ba­llo an­tes de fil­mar Ma­tar a Lin­coln?

Sí, me crié en Co­lo­ra­do, don­de te­nía­mos un ran­cho con ca­ba­llos. Por lo que, con cin­co o seis años, me ini­cié en la hí­pi­ca. De es­te mo­do, no fue ne­ce­sa­rio usar un do­ble pa­ra las se­cuen­cias de las hui­das.

En­tre sus afi­cio­nes, ¿le gus­ta la na­tu­ra­le­za, co­mo a Bobby, su per­so­na­je en Con el cu­lo al ai­re?

No fue na­da di­fí­cil in­ter­pre­tar mi pa­pel en es­ta co­me­dia es­pa­ño­la, por­que la ma­yo­ría de mis es­ce­nas con­sis­tían en es­tar en la ca­ma con una chi­ca gua­pa [Hi­ba Abouk, quien se me­te en la piel de Can­de­la]. Ade­más, Bobby re­co­ge par­te de mi per­so­na­li­dad, por­que he he­cho mu­cha es­ca­la­da, esquí, snow­board, ci­clis­mo… De pe­que­ño no pa­sé mu­cho tiem­po frente al te­le­vi­sor, siem­pre he si­do una per­so­na ac­ti­va, a quien le en­can­ta el de­por­te. Ado­ro es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

¿Otras afi­cio­nes?

Me en­can­tan va­rias ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas, co­mo la mú­si­ca, la es­cri­tu­ra y la fo­to­gra­fía.

¿In­ter­ven­drá en la se­gun­da tem­po­ra­da de Con el cu­lo al ai­re?

No me fue po­si­ble con­ti­nuar, por­que el ca­len­da­rio de ro­da­je en­tra­ba en con­flic­to con es­te pro­yec­to de Rid­ley Scott, el do­cu­men­tal Ma­tar a Lin­coln.

Aquí tam­bién ha ro­da­do la cin­ta de Tom Fer­nán­dez ¿Pa­ra qué sir­ve un oso?. ¿Más pro­yec­tos en Es­pa­ña?

Es­toy tra­tan­do de vol­ver a tra­ba­jar pron­to en Es­pa­ña. Ya he mo­vi­do hi­los pa­ra in­vo­lu­crar­me en otro pro­yec­to que me apa­sio­ne, por­que ten­go mu­chas ga­nas de re­gre­sar.

Son más ha­bi­tua­les los ac­to­res es­pa­ño­les que desean triun­far en Holly­wood…

Cier­to, pe­ro yo me atre­ví a rea­li­zar el ca­mino in­ver­so y no me arre­pien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.