De la pe­que­ña a la gran pantalla

Las se­ries de te­le­vi­sión que han da­do (con más o me­nos suer­te) el sal­to al ce­lu­loi­de

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIASTV - Oriol Ro­drí­guez

Su­ce­de a me­nu­do: el sép­ti­mo ar­te re­cu­rre a la fic­ción te­le­vi­si­va en bus­ca de ins­pi­ra­ción. Un cam­bio de for­ma­to del que han si­do ob­je­to tí­tu­los co­mo Los ven­ga­do­res, El fu­gi­ti­vo, Mi­sión: Im­po­si­ble, Ex­pe­dien­te X, Star Trek, Traf­fic… Una lis­ta que, pró­xi­ma­men­te, se ve­rá am­plia­da con la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de El sé­qui­to. Ba­sa­da en las vi­ven­cias reales de Mark Wahl­berg, du­ran­te ocho tem­po­ra­das El sé­qui­to si­guió los pa­sos de Vince Cha­se (Adrian Gre­nier), ac­tor en al­za que, pa­ra man­te­ner los pies en el sue­lo, se tras­la­da a Holly­wood acom­pa­ña­do de su más es­tre­cho círcu­lo de amis­ta­des: el sé­qui­to. Otra obra no­ta­ble que hay que su­mar a la lis­ta de im­pres­cin­di­bles de la fac­to­ría HBO y de la que, ca­si des­de el epi­so­dio pi­lo­to, se es­pe­cu­ló con la po­si­bi­li­dad de adap­tar­la al ci­ne. Fi­nal­men­te, un año y me­dio des­pués de su des­pe­di­da de la pa­rri­lla, en sep­tiem­bre de 2011, War­ner Bros ha ofi­cia­li­za­do que ro­da­rá la pe­lí­cu­la. De mo­men­to, ha tras­cen­di­do que di­ri­gi­rá el fil­me Doug Ellin, crea­dor de la se­rie, y que, muy pro­ba­ble­men­te, con­ta­rá con el re­par­to ori­gi­nal; por otra par­te, si­tua­rá su pun­to de par­ti­da seis me­ses des­pués del fi­nal que se vio en te­le­vi­sión, fo­ca­li­zan­do la tra­ma en el per­so­na­je de Ari Gold (Je­remy Pi­ven), el his­trió­ni­co agen­te de Vince, y se des­ve­la­rá có­mo le ha ido la vi­da tras la de­ci­sión que to­mó en el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo.

EX­PE­RIEN­CIAS PRES­CIN­DI­BLES

En la edad do­ra­da de las se­ries de te­le­vi­sión, Se­xo en Nue­va York aca­bó re­ve­lán­do­se co­mo un tí­tu­lo de re­fe­ren­cia. Ins­pi­ra­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Can­da­ce Bush­nell, la fic­ción nos aden­tra­ba en el día a día de la periodista Ca­rrie Brads­haw (Sa­rah Jes­si­ca Par­ker) y su gru­po de ami­gas: trein- ta­ñe­ras sol­te­ras aman­tes de los zapatos Ma­no­lo Blah­nik. Fe­nó­meno de au­dien­cias, tras su fi­nal los pro­duc­to­res in­ten­ta­ron se­guir su­man­do ré­di­tos en las sa­las. Fue así có­mo, ex­pri­mien­do la tra­ma al má­xi­mo, se ro­da­ron las se­cue­las ci­ne­ma­to­grá­fi­cas Se­xo en Nue­va York (2008) y Se­xo en Nue­va York 2 (2010). Pres­cin­di­ble la pri­me­ra, ca­ren­te de in­te­rés la se­gun­da. Y, pe­se a to­do, tras el es­treno de és­ta úl­ti­ma, Sa­rah Jes­si­ca Par­ker ame­na­zó di­cien­do: “Creo que hay una his­to­ria más que con­tar. De­fi­ni­ti­va­men­te, afir­mo que hay una ter­ce­ra his­to­ria. Qui­zá aho­ra no, tal vez den­tro de cin­co años”.

Y es que to­do re­gre­sa, in­clu­so las ame­ri­ca­nas con ca­mi­se­ta, los pan­ta­lo­nes blan­cos de pin­zas y los mo­ca­si­nes sin cal­ce­ti­nes, uni­for­me ha­bi­tual de los pro­ta­go­nis­tas de Co­rrup­ción en Miami. Em­ble­má­ti­ca pro­duc­ción de los 80, en 2006 Co­lin Fa­rell de­vol­vía a la vi­da a Sonny Croc­kett, po­li­cía chu­lo pis­ci­nas que, en la pe­que­ña pantalla, ha­bía in­ter­pre­ta­do Don John­son, mien­tras que Ja­mie Foxx ha­cia lo pro­pio con el no me­nos en­tra­ña­ble Ri­co Tubbs. El pro­yec­to pro­me­tía, más cuan­do se su­po que la di­rec­ción iría a car­go de Mi­chael Mann, au­tor de cin­tas co­mo El úl­ti­mo mohi­cano, Heat y Co­lla­te­ral. ¿El re­sul­ta­do? Un pas­ti­che que no con­ten­tó ni a sus pro­ta­go­nis­tas. “No me gus­tó mu­cho, la ver­dad”, con­fe­sa­ría Co­lin Fa­rrell. “Lo que en­ten­dí es que te­nía­mos que de­mos­trar que la re­la­ción en­tre los de­tec­ti­ves Croc­kett y Tubbs es­ta­ba tan arrai­ga­da, era tan pro­fun­da, que no ne­ce­si­tá­ba­mos hablar ni mi­rar­nos. Así du­ran­te dos ho­ras y me­dia”. Al­go pa­re­ci­do su­ce­dió con la re­vi­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de El equi­po A (2010), tra­ba­jo irreem­pla­za­ble pa­ra to­da una ge­ne­ra­ción que ido­la­tra­ba a ese gru­po de ex­com­ba­tien­tes del Viet­nam (en la nue­va ver­sión, ve­te­ra­nos de la Gue­rra de Iraq); to­do el ca­ris­ma y el mag­ne­tis­mo que des­pren­día la se­rie se per­dió en una co­lec­ción de fo­to­gra­mas sin nin­gún ti­po de atrac­ti­vo ni gan­cho. Ex­tre­ma­da­men­te di­plo­má­ti­co, Brad­ley Coo­per, uno de los pro­ta­go­nis­tas, di­ría so­bre el fil­me: “Yo me lo pa­sé muy bien ro­dán­do­lo, otra co­sa es que lo que se ve en pantalla no sea exac­ta­men­te lo que te­nía­mos en men­te”. Crí­ti­cas al­go más fa­vo­ra­bles, aun­que nun­ca su­peran­do el pro­duc­to ca­tó­di­co, ob­tu­vie­ron en su cam­bio de for­ma­to Starsky & Hutch (2004) y Los án­ge­les de Char­lie. Se­ries de cul­to de los 70, en su tras­la­ción al ci­ne la pri­me­ra reunió co­mo pro­ta­go­nis­tas a Ben Sti­ller y Owen Wil­son, acen­tuan­do así su vis có­mi­ca. Por su par­te, Ca­me­ron Diaz, Drew Barry­mo­re y Lucy Liu die­ron vi­da a las ce­les­tia­les de­tec­ti­ves en dos en­tre­te­ni­dos fil­mes de ac­ción: Los án­ge­les de Char­lie (2000) y Los án­ge­les de Char­lie: Al lí­mi­te (2003).

‘El sé­qui­to’ se su­ma­rá a la lar­ga lis­ta de pe­lí­cu­las

na­ci­das en te­le­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.