“‘JO ST-CLAIR ES UN PO­LI­CÍA MUY HU­MANO”

JEAN RENO, pro­ta­go­nis­ta de ‘Jo’ (FOX) “Jo se ale­ja del es­te­reo­ti­po, es un de­tec­ti­ve ra­ro, su­fre y no es el tí­pi­co po­li­cía du­ro”

La Vanguardia - Vivir TV - - ESTRENO TV -

Juan Mo­reno, co­no­ci­do mun­dial­men­te co­mo Jean Reno, na­ció en Ca­sa­blan­ca en 1948 por­que sus pa­dres, na­tu­ra­les de An­da­lu­cía, emi­gra­ron a Ma­rrue­cos por la dic­ta­du­ra fran­quis­ta. To­da­vía era un ni­ño cuan­do su fa­mi­lia se tras­la­dó a Fran­cia, pe­ro, aún hoy, con­ser­va un gran apre­cio por Es­pa­ña y man­tie­ne un ex­ce­len­te ni­vel de es­pa­ñol. Fa­mo­so por sus pa­pe­les co­mo En­zo Mo­li­na­ri en El gran azul (1988) y co­mo Léon en El pro­fe­sio­nal (1994), Reno lle­ga a la pe­que­ña pantalla pa­ra in­ter­pre­tar al ve­te­rano de­tec­ti­ve Jo.

¿Có­mo em­pe­zó el pro­yec­to de Jo?

Ca­da vez que in­ten­tan se­du­cir­te pa­ra un pro­yec­to de te­le­vi­sión, pri­me­ro te ven­den el per­so­na­je. Pe­ro, es­ta vez, me lla­ma­ron y me di­je­ron: “Es­cu­cha, que­re­mos ha­cer al­go muy gran­de, pa­ra to­do el mun­do y, a la vez, al­go di­fe­ren­te. Te­ne­mos un guio­nis­ta muy bueno [Re­né Bal­cer] y tú se­rás el pro­ta­go­nis­ta”. Que­dé con Re­né va­rias ve­ces en Nue­va York, ha­bla­mos a fon­do de los per­so­na­jes y pen­sé que te­nían ra­zón, te­nía­mos la opor­tu­ni­dad de ha­cer al­go di­fe­ren­te. Yo es­co­jo per­so­nas, más que pro­yec­tos, una de las co­sas que más me gus­tan de mi tra­ba­jo es co­no­cer gen­te de to­do el mun­do y tra­ba­jar con ella.

¿Qué le atra­jo del per­so­na­je?

Cuan­do Re­né me ex­pli­có lo que te­nía pen­sa­do y pro­fun­di­za­mos en él, nos vino a la men­te un po­li­cía hu­mano y me ale­gré. Vi que se ale­ja­ba del es­te­reo­ti­po: es un de­tec­ti­ve ra­ro, no es­tá en­se­ñan­do la pis­to­la to­do el ra­to, su­fre y no es el tí­pi­co agen­te de po­li­cía du­ro.

¿Un po­li­cía más real de lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos en te­le­vi­sión?

Sí, Jo St-Clair es un po­li­cía muy hu­mano, no es la tí­pi­ca se­rie con mu­chas ar­mas y per­se­cu­cio­nes de co­ches. Co­noz­co al­gu­nos po­li­cías reales y no es fá­cil, pa­ra ellos, ver la su­cie­dad cons­tan­te­men­te y tra­tar con gen­te ma­la ca­da día. Por eso mu­chos se sui­ci­dan: tra­ba­jan 16 ho­ras al día y sólo ven su­cie­dad.

Di­ce que co­no­ce a al­gu­nos po­li­cías. ¿Hi­zo al­gu­na in­ves­ti­ga­ción pa­ra el pa­pel? ¿Ha­bló con ellos?

No, tú tie­nes una idea de có­mo es, ima­gi­nas co­mo se­rá y lo cons­tru­yes res­pon­dien­do a tu ins­tin­to, a la quí­mi­ca que va sur­gien­do con tu per­so­na­je. ¿Re­cuer­das la pe­lí­cu­la de Lau­ren­ce Oli­vier y Dus­tin Hoff­man, Ma­rat­hon Man? Hoff­man es­tu­vo co­rrien­do y co­rrien­do mu­cho tiem­po pa­ra me­ter­se en el per­so­na­je, y Oli­vier lle­gó un día y, al ver­lo he­cho pol­vo, le di­jo: “¿Por qué no ac­túas, sim­ple­men­te?”.

¿Des­cu­bri­re­mos al ver­da­de­ro Jo y los mo­ti­vos por los que se com­por­ta de una ma­ne­ra tan ex­tra­ña?

Sí, ca­da epi­so­dio es una his­to­ria di­fe­ren­te, pe­ro su vi­da y su re­la­ción con su hi­ja sir­ven de hi­lo con­duc­tor y eso es muy im­por­tan­te, por­que tam­bién po­de­mos com­par­tir al­go su­yo, no sólo su tra­ba­jo y los ca­sos que tra­ta. La re­la­ción con su hi­ja evo­lu­cio­na, ya lo ve­rás. Pe­ro no quie­ro ex­pli­car­te mu­cho, pre­fie­ro que los des­cu­bras con ca­da epi­so­dio.

¿Le gus­ta tra­ba­jar pa­ra la te­le­vi­sión?

Es di­fe­ren­te, por­que no tie­nes tiem­po pa­ra na­da y de­bes en­ten­der có­mo fun­cio­na ca­da si­tua­ción y ca­da me­ca­nis­mo, si no, es­tás per­di­do. A ve­ces, sim­ple­men­te tie­nes que es­cu­pir tus lí­neas de diá­lo­go. Yo ten­go la suer­te de adap­tar­me muy rá­pi­do, sé que te­ne­mos que crear una men­ti­ra y dar­le vi­da rá­pi­da­men­te.

Y Pa­rís es otro per­so­na­je...

Sí, por su­pues­to, es fan­tás­ti­co po­der ba­sar la se­rie en una de las ciu­da­des más visitadas del mun­do. Re­la­cio­na­re­mos un rin­cón fa­mo­so con ca­da epi­so­dio y ca­da uno ten­drá un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial.

¿Fun­cio­na­ría es­ta se­rie en otra ciu­dad que no fue­ra la ca­pi­tal fran­ce­sa?

Por su­pues­to. A to­do el mun­do le gus­ta des­cu­brir lu­ga­res, por ejem­plo, sa­ber qué ha­ce al­guien que vi­ve en Áfri­ca, o ver las tra­mas po­li­cia­les que su­ce­den en Lon­dres o Nue­va York. La gen­te quie­re via­jar aun­que sólo sea en la te­le­vi­sión.

¿En qué se pa­re­cen St-Clair y Reno?

Los dos so­mos más ins­tin­ti­vos que re­fle­xi­vos, pe­ro yo no soy Jo St-Clair. Ten­go que ha­cer­lo lo más creí­ble que pue­da, pe­ro yo no be­bo, no me dro­go… Jo es muy so­li­ta­rio, yo, en cam­bio, ne­ce­si­to es­tar con mi fa­mi­lia, por­que el cen­tro de mi vi­da no es el tra­ba­jo, es es­tar con la gen­te que amo. Eso lo apren­dí en An­da­lu­cía. Allí sa­ben que nos mo­ri­re­mos igual y que no de­be­mos to­mar­nos la vi­da tan en se­rio. Ha­ce años me nom­bra­ron hi­jo pre­di­lec­to de Cá­diz y, mien­tras ha­bla­ba con gen­te im­por­tan­te, de re­pen­te, en me­dio de una con­ver­sa­ción se­ria, te sol­ta­ban una bro­ma. Allí apren­dí la re­la­ti­vi­dad de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.