Su­peran­do a la ‘NCIS’ ori­gi­nal

FOX Cri­me es­tre­na el lu­nes nue­vos epi­so­dios del ‘spin-off’ po­li­cia­co ‘NCIS: Los Án­ge­les’

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV - To­ni de la To­rre

El alumno su­pera al maes­tro. Pa­re­ce ser la his­to­ria de la sa­ga de NCIS, que lu­cha, epi­so­dio a epi­so­dio, pa­ra cam­biar la his­to­ria del gé­ne­ro pro­ce­di­men­tal, del que, en es­tos mo­men­tos, es el prin­ci­pal re­fe­ren­te, con au­dien­cias mi­llo­na­rias. La fór­mu­la, que con­sis­te, bá­si­ca­men­te, en epi­so­dios con una tra­ma au­to­con­clu­si­va que se abre y se cie­rra en po­co me­nos de 42 mi­nu­tos, fue el se­llo con el que JAG, la pri­me­ra fic­ción de la fran­qui­cia, lo­gró con­ver­tir­se en una de las se­ries más em­ble­má­ti­cas de CBS. Pos­te­rior­men­te, NCIS (aquí co­no­ci­da co­mo Navy: In­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal) per­fec­cio­nó la fór­mu­la y le sa­có unos ré­di­tos de au­dien­cia ex­tra­or­di­na­rios: ac­tual­men­te, es la se­rie más vis­ta en Es­ta­dos Uni­dos, su­peran­do los 22 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, en al­gu­nos epi­so­dios, a pe­sar de lle­var diez años en an­te­na.

DIS­TAN­CIAR­SE DE LA FÓR­MU­LA

La se­gun­da se­rie más vis­ta es NCIS: Los Án­ge­les, su spin-off (ter­cer de­ri­va­do de la fic­ción ori­gi­nal), que, a pe­sar de no al­can­zar las mis­mas cifras, pro­me­dia sin gran­des di­fi­cul­ta­des 18 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. Su se­gui­mien­to es li­ge­ra­men­te me­nor, y pro­ba­ble­men­te sea por­que es­ta nue­va fic­ción es­tá in­ten­tan­do dis­tan­ciar­se de la fór­mu­la de la que pro­vie­ne. NCIS: Los Án­ge­les man­tie­ne la es­truc­tu­ra que for­ma par­te de los fun­da­men­tos de la fran­qui­cia, pe­ro, al mis­mo tiem­po, in­ten­ta in­tro­du­cir unas go­tas de crea­ti­vi­dad que son bien­ve­ni­das por una par­te de los se­gui­do­res de la se­rie y, so­bre to­do, por par­te de la crí­ti­ca. Son mo­men­tos pun­tua­les que rom­pen las nor­mas de la fic­ción y que van en au­men­to en la cuar­ta tem­po­ra­da, que FOX Cri­me es­tre­na es­te lu­nes.

Pre­ci­sa­men­te, el arran­que de la cuar­ta tem­po­ra­da es un buen ejem­plo de es­ta osa­día. En vez de re­co­ger el hi­lo del cliff­han­ger que de­ja­ron en el úl­ti­mo epi­so­dio, los guio­nis­tas op­tan por re­es­cri­bir­lo por com­ple­to. To­do lo que vi­mos en el fi­nal de la ter­ce­ra tem­po­ra­da fue fal­so. O, al me­nos, hay otra pers­pec­ti­va de la mis­ma his­to­ria, que se re­la­ta en el ini­cio de la cuar­ta tem­po­ra­da. De es­te mo­do, la pro­duc­ción exi­ge al es­pec­ta­dor un es­fuer­zo po­co ha­bi­tual pa­ra una se­rie pro­ce­di­men­tal di­ri­gi­da a un pú­bli­co ma­si­vo. Con es­tos gi­ros, el spin-off in­ten­ta rom­per los mol­des de una fór­mu­la que en­cor­se­ta en ex­ce­so. Sin pa­sar­se, por­que, en la ma­yo­ría de epi­so­dios, se­gui­rá pe­ga­da al es­que­ma clá­si­co, pe­ro arries­gan­do lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra re­sul­tar re­fres­can­te.

Ch­ris O’Don­nell (de­re­cha) es uno de los pro­ta­go­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.