Sheen mul­ti­pli­ca­do por 100

Lle­ga la se­gun­da tem­po­ra­da de ‘An­ger Ma­na­ge­ment’

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

No hay na­da en Char­lie Sheen que no se sal­ga de lo nor­mal. El ac­tor, que di­ce que be­be san­gre de ti­gre y se de­cla­ra un ga­na­dor na­to, no pue­de evi­tar ser el pro­ta­go­nis­ta de los ti­tu­la­res más es­can­da­lo­sos, sea pa­ra bien o pa­ra mal. Lo fue cuan­do de­ci­die­ron des­pe­dir­lo de la co­me­dia Dos hom­bres y me­dio tras una dis­cu­sión pú­bli­ca con el crea­dor de la se­rie, Chuck Lo­rre, que es­ta­ba har­to de tra­ba­jar con un ac­tor que lle­ga­ba al set de ro­da­je en un es­ta­do la­men­ta­ble, es­pe­cial­men­te los días que ve­nía di­rec­ta­men­te de una de sus fies­tas con dro­gas, al­cohol y ac­tri­ces porno. Y lo es tam­bién aho­ra, cuan­do ha con­se­gui­do una re­no­va­ción his­tó­ri­ca pa­ra su nue­va se­rie, An­ger Ma­na­ge­ment, pues el ca­nal es­ta­dou­ni­den­se FX Net­work le ha en­car­ga­do 90 epi­so­dios de gol­pe.

HU­MOR DE LA VIE­JA ES­CUE­LA

El ob­je­ti­vo era lle­gar a los 100 (co­sa que ha con­se­gui­do su­man­do los diez epi­so­dios de los que cons­tó la pri­me­ra tem­po­ra­da), pues es la cifra que, en Es­ta­dos Uni­dos, ga­ran­ti­za que una se­rie sea ob­je­to de sin­di­ca­ción y que, en con­se­cuen­cia, sus de­re­chos se pue­dan ven­der a ba­jo cos­te en ca­na­les lo­ca­les de to­do el país. Cuan­do una se­rie lo­gra ser sin­di­ca­da, ga­ran­ti­za que se­gui­rá ge­ne­ran­do be­ne­fi­cios du­ran­te años a tra­vés de sus múl­ti­ples re­po­si­cio­nes, y es el sue­ño he­cho reali­dad pa­ra cual­quier co­me­dia (pa­ra el es­tu­dio, los ac­to­res y el equi­po téc­ni­co). La ma­yo­ría tar­dan unas sie­te tem­po­ra­das en lo­grar es­te ob­je­ti­vo, pe­ro Sheen y su An­ger Ma­na­ge­ment lo han con­se­gui­do en la se­gun­da, que, pre­ci­sa­men­te, se es­tre­na ma­ña­na do­min­go, en Pa­ra­mount Co­medy.

La co­me­dia si­gue, a gran­des ras­gos, el mis­mo sen­ti­do del hu­mor de sit-com de la an­ti­gua es­cue­la que ca­rac­te­ri­za­ba a Dos hom­bres y me­dio, y eso in­clu­ye el per­ma­nen­te des­fi­le de mo­de­los que pro­ta­go­ni­zan los es­car­ceos se­xua­les del pro­ta­go­nis­ta. Pe­ro no es ex­tra­ño que Sheen ha­ya op­ta­do por man­te­ner la mis­ma fór­mu­la, a pe­sar de que el cam­bio a la te­le­vi­sión por ca­ble le ha­bría per­mi­ti­do ser más irre­ve­ren­te y crea­ti­vo. Al fin y al ca­bo, es lo que sus se­gui­do­res es­pe­ran de él, y la apues­ta le ha sa­li­do bien, pues man­tie­ne una me­dia de dos mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res (el do­ble que cual­quier otra co­me­dia del ca­ble). Pro­ba­ble­men­te, su sue­ño se­ría com­ple­to si su an­ti­gua se­rie, que pro­ta­go­ni­zó du­ran­te ocho años, se hu­bie­ra des­plo­ma­do en los ín­di­ces de au­dien­cia, pe­ro la mar­cha de Sheen no ha pro­vo­ca­do la de­ser­ción de los es­pec­ta­do­res. To­ni de la To­rre

Sheen si­gue fiel a sí mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.