Pri­va­ci­dad ca­da vez más ex­pues­ta

Los par­ti­ci­pan­tes de ‘reali­ties’ se ex­hi­ben sin pu­dor an­te la aten­ta mi­ra­da de un pú­bli­co ávi­do de mor­bo. Los so­ció­lo­gos ana­li­zan las ra­zo­nes de es­ta ten­den­cia de la pa­rri­lla te­le­vi­si­va.

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV - Nú­ria Mo­re­ras

Día tras día, la lí­nea en­tre lo pri­va­do y lo pú­bli­co se tras­pa­sa con más fa­ci­li­dad. En to­dos los ám­bi­tos (por ejem­plo, en las redes so­cia­les), aun­que no­so­tros nos cen­tra­re­mos en el fe­nó­meno te­le­vi­si­vo. Los con­cur­san­tes de reali­ties mues­tran sin pu­dor es­ce­nas ín­ti­mas, co­mo asear­se, dor­mir…, cuan­do no te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les. Se­gún la so­ció­lo­ga y es­cri­to­ra Eu­là­lia So­lé, es­ta­mos en un pun­to en el que “lo pri­va­do se con­vier­te en pú­bli­co. Pe­ro an­tes, la bue­na ca­li­dad ha da­do pa­so a la vul­ga­ri­dad”. So­lé jus­ti­fi­ca sus pa­la­bras: “Cuan­do Mer­ce­des Mi­lá se pu­so al frente de Gran her­mano, pro­ve­nía de es­pa­cios te­le­vi­si­vos muy res­pe­ta­bles. ¿Por qué lo hi­zo? Pa­re­ce cla­ro que por di­ne­ro. La trans­for­ma­ción de la pre­sen­ta­do­ra, a lo lar­go de las 14 edi­cio­nes del pro­gra­ma, ilus­tra el po­der del be­ne­fi­cio y el de la gro­se­ría ex­pan­dién­do­se y man­chan­do men­tes”. Sin em­bar­go, la ve­te­ra­na periodista ca­ta­la­na se de­fien­de con el ar­chi­co­no­ci­do ar­gu­men­to de que GH es un ex­pe­ri­men­to so­cio­ló­gi­co.

El reality emi­ti­do por Te­le­cin­co no es el úni­co pre­sen­te en nues­tras pan­ta­llas, pe­ro sí el más po­pu­lar. Aun­que, po­co a po­co, se han ido ha­cien­do hue­co otras pro­pues­tas, en­tre las que des­ta­ca Gandía Sho­re (la adap­ta­ción es­pa­ño­la de Jer­sey Sho­re), un pro­gra­ma que ha lo­gra­do un éxi­to sin pre­ce­den­tes pa­ra su ca­de­na, MTV, sólo por mos­trar a ocho jó­ve­nes que pa­sa­ban las no­ches de fies­ta y bo­rra­che­ra, y los días con la con­si­guien­te re­sa­ca. ¿Qué gus­ta de esas pro­pues­tas? Ha­bla­mos, tam­bién, con el periodista y so­ció­lo­go Lo­ren­zo Díaz (au­tor, en­tre otros, del li­bro La ca­ja su­cia. Te­le­ba­su­ra en Es­pa­ña), quien es con­tun­den­te: “Es­tá de mo­da lo gro­tes­co, pe­ro, ade­más, las ca­de­nas han en­con­tra­do un buen fi­lón, con esos pro­duc­tos, por­que re­sul­tan muy ba­ra­tos”. Sin em­bar­go, el man­che­go no con­si­de­ra que se ha­ya de de­mo­ni­zar a las te­le­vi­sio­nes, da­do que “lo que pre­ten­den es ha­cer ne­go­cio. Su ob­je­ti­vo no es edu­car, ins­truir ni for­mar, pa­ra ello ya están las es­cue­las y las uni­ver­si­da­des. Una co­sa es­tá cla­ra: las te­le­vi­sio­nes no han ve­ni­do a re­sol­ver el dé­fi­cit cul­tu­ral del país, sino a en­tre­te­ner e in­for­mar”. Por otro la­do, pro­si­gue el es­pe­cia­lis­ta en so­cio­lo­gía de la co­mu­ni­ca­ción, es­te ti­po de for­ma­to “ha de­ja­do de mos­trar la reali­dad pa­ra cons­truir­la”. El re­sul­ta­do: pro­gra­mas ar­ti­fi­cia­les y fic­ti­cios dis­fra­za­dos con una ca­pa de sin­ce­ri­dad.

Si bus­ca­mos otro ejem­plo ac­tual, tam­bién los trós­pi­dos de ¿Quién quie­re ca­sar­se con mi hi­jo? (Cua­tro) han de­ja­do que se vio­le su in­ti­mi­dad con ma­dres ca­sa­men­te­ras y pre­ten­dien­tas de to­do me­nos dis­cre­tas. Y, ha­blan­do de com­pro­mi­sos, pa­ra las pa­re­jas que ten­gan cla­ro que desean for­ma­li­zar su unión, Sál­va­me pre­pa­ra un nue­vo for­ma­to que ca­sa­rá a pa­re­jas en di­rec­to. Un “Sí, quie­ro” re­trans­mi­ti­do pa­ra el go­zo del es­pec­ta­dor vo­yeur, que to­do le pa­re­ce cri­ti­ca­ble sal­vo su pro­pio con­su­mo te­le­vi­si­vo. Por­que “la so­cie­dad es­pa­ño­la tie­ne un ni­vel cul­tu­ral muy ba­jo”, en pa­la­bras de Díaz. Otro fac­tor es que aquí “so­mos per­mi­si­vos y de­man­da­mos es­te pro­duc­to”. De ahí que a la au­dien­cia le atrai­ga tan­to el mor­bo y el es­pec­tácu­lo más sór­di­do de los obs­ce­nos exhibicionistas que co­pan es­tos es­pa­cios.

FAMOSOS DE TO­DO A CIEN

Ca­da vez cui­da­mos me­nos nues­tra in­ti­mi­dad y, en es­pe­cial, eso se sub­ra­ya en­tre los jó­ve­nes. Mues­tra de ello es, tam­bién, in­ter­net, una red que ofre­ce ca­na­les pro­pi­cios pa­ra la ten­den­cia al ego­cen­tris­mo nar­ci­sis­ta, co­mo las redes so­cia­les. La ex­pli­ca­ción de So­lé acer­ca de los mo­ti­vos de es­te ex­hi­bi­cio­nis­mo te­le­vi­si­vo es que “cuan­do en la ba­lan­za pri­ma la can­ti­dad (más au­dien­cia, más di­ne­ro, más fa­ma) so­bre la ca­li­dad (vi­da sa­tis­fac­to­ria, amis­ta­des au­tén­ti­cas), hay que lla­mar la aten­ción, in­clu­so es­can­da­li­zar”. Y ma­ti­za: “Cuan­to más va­cío se es­tá in­te­rior­men­te, más ne­ce­si­dad exis­te de ex­hi­bir com­por­ta­mien­tos que de­be­rían for­mar par­te de la pri­va­ci­dad”.

De he­cho, por re­gla ge­ne­ral, la ma­yo­ría de jó­ve­nes creen que tie­nen una vi­da dig­na de pro­ta­go­ni­zar un reality. La ra­zón, se­gún So­lé, es que “los reali­ties son vul­ga­res, co­mo la ma­yo­ría de las vi­das”. Y diag­nos­ti­ca, asi­mis­mo, una de­gra­da­ción del es­pec­ta­dor: “No se tra­ta de que to­do el mun­do sea­mos unos in­te­lec­tua­les, sino de que la nor­ma­li­dad sig­ni­fi­que dig­ni­dad y buen gus­to. Que el pú­bli­co go­ce con las de­bi­li­da­des per­so­na­les de otros es una mues­tra del de­cli­ve cul­tu­ral que pa­de­ce­mos hoy”. En la mis­ma lí­nea, Díaz ma­ni­fies­ta que la te­le­ba­su­ra es “una te­le­vi­sión que en­tro­ni­za la or­di­nary peo­ple”, y nos da la fór­mu­la pa­ra me­jo­rar­la: “Con­ven­dría re­no­var el ar­ma­rio de quie­nes sa­len en esos me­dios, los de aho­ra son famosos de to­do a cien”.

Si bien, en oca­sio­nes, los par­ti­ci­pan­tes de esos shows te­le­vi­si­vos han lo­gra­do los de­no­mi­na­dos cin­co mi­nu­tos de fa­ma a ba­se de ex­hi­bir­se, pos­te­rior­men­te se que­jan por­que no en­cuen­tran tra­ba­jo. Con­clu­ye Díaz que “esos fa­mo­si­llos tie­nen un re­co­rri­do cor­to, su po­pu­la­ri­dad es efí­me­ra y, cuan­do están aca­ba­dos, los man­dan a ga­le­ras sin más”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.