‘CROWD­FUN­DING’ AU­DIO­VI­SUAL:

In­ter­net ha abier­to nue­vas vías en el mun­do au­dio­vi­sual. La au­dien­cia ha co­gi­do el tes­ti­go de las gran­des pro­duc­to­ras y fi­nan­cia lo que quie­re ver gra­cias al mi­cro­me­ce­naz­go, más co­no­ci­do co­mo ‘crowd­fun­ding’. Una nue­va te­le­vi­sión a la car­ta ‘on­li­ne’ es­tá c

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA - Estefania Chue­ca

El es­pec­ta­dor pa­si­vo ha pa­sa­do a me­jor vi­da. Aho­ra la au­dien­cia tie­ne más voz y vo­to que nun­ca y go­za de ca­pa­ci­dad ple­na pa­ra de­ci­dir qué quie­re ver. El au­dio­vi­sual es­tá dan­do nue­vos pa­sos: la li­be­ra­ción de la in­dus­tria, el au­ge de la au­to­pro­mo­ción y la frag­men­ta­ción de la au­dien­cia han pro­pi­cia­do la con­so­li­da­ción del mi­cro­me­ce­naz­go o la fi­nan­cia­ción co­lec­ti­va. Lo que co­lo­quial­men­te se co­no­ce co­mo crowd­fun­ding. Su idea es, cuan­to me­nos, de­mo­crá­ti­ca: los crea­do­res ex­po­nen el pro­yec­to y fi­jan el di­ne­ro que ne­ce­si­tan pa­ra lle­var­lo a ca­bo. Si al pú­bli­co le gus­ta, con­tri­bui­rá pa­ra que se reali­ce, co­mo si de un me­ce­nas se tra­ta­se. El crea­dor ofre­ce a su pú­bli­co un des­glo­se de­ta­lla­do pa­ra que vea en qué se usa­rá el di­ne­ro: to­do ti­po de in­for­ma­ción so­bre el pro­ce­so de pro­duc­ción y gra­ba­ción; in­clu­so, en al­gu­nos ca­sos, pue­de co­la­bo­rar en él. Trans­pa­ren­cia to­tal. Y, cuan­do el pro­yec­to finaliza, re­ci­be re­com­pen­sas, des­cuen­tos y ob­se­quios, ade­más de la gra­ti­fi­ca­ción mo­ral de que es­tá pro­mo­vien­do una cul­tu­ra en la que cree… Hoy en día, rea­li­zar una se­rie, una TV mo­vie o un do­cu­men­tal ya no es una ta­rea ex­clu­si­va pa­ra pro­duc­to­ras y ca­de­nas de te­le­vi­sión.

Con el de­seo de fa­ci­li­tar el con­tac­to en­tre au­tor y me­ce­nas, han na­ci­do va­rias pla­ta­for­mas, en in­ter­net, de­di­ca­das al crowd­fun­ding. La pri­me­ra, Kicks­tar­ter, se creó en Es­ta­dos Uni­dos, gra­cias a la cual se fi­nan­cia­ron nu­me­ro­sos pro­yec­tos au­dio­vi­sua­les con éxi­to, co­mo, por ejem­plo, uno de la guio­nis­ta Ja­ne Es­pen­son (guio­nis­ta de Buffy, ca­za­vam­pi­ros, pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va de Torch­wood y con­sul­to­ra de pro­duc­ción de Éra­se una vez), que con­si­guió di­ne­ro por es­ta vía pa­ra fi­nan­ciar la se­gun­da tem­po­ra­da de su web­se­rie Hus­bands. Ba­jo la es­te­la de Kicks­tar­ter, en Es­pa­ña, Lán­za­nos, Ver­ka­mi y Go­teo se aden­tra­ron en el crowd­fun­ding si­tuán­do­se co­mo pla­ta­for­mas de re­fe­ren­cia en el sec­tor. To­das ellas des­ta­can la ge­nia­li­dad de la fór­mu­la, que, sin lu­gar a du­das, per­mi­te dar alas a la cul­tu­ra.

EL TE­RROR Y LA ANI­MA­CIÓN FUN­CIO­NAN

Li­bros, in­ven­tos, pro­yec­tos edu­ca­ti­vos y eco­ló­gi­cos… El crowd­fun­ding per­mi­te fi­nan­ciar un amplio aba­ni­co de pro­yec­tos, aun­que, hoy por hoy, los que más sa­li­da tie­nen son los au­dio­vi­sua­les, jun­to con los mu­si­ca­les. Pe­lí­cu­las, cor­tos, do­cu­men­ta­les y web­se­ries están a la or­den del día en to­das las pla­ta­for­mas. De en­tre los gé­ne­ros de fic­ción que más triun­fan, exis­ten dos muy di­fe­ren­cia­dos. En pri­mer lu­gar, el te­rror y, prin­ci­pal­men­te, los zom­bis – The Wal­king Dead ha crea­do es­cue­la– arras­tran a una gran le­gión de crea­do­res y se­gui­do­res. Jo­nàs Sa­la, uno de los fun­da­do­res de Ver­ka­mi, jun­to con su her­mano y su pa­dre, nos co­men­ta que “el te­ma zom­bi, el te­rror en cor­tos y web­se­ries de gé­ne­ro, tie­ne mu­cho éxi­to e, in­clu­so, mu­chas pro­pues­tas se han es­tre­na­do en el Fes­ti­val de Sit­ges”. La web­se­rie de apo­ca­lip­sis zom­bi Ca­ban­yal Z y el lar­go­me­tra­je Sa­ve the Zom­bies son al­gu­nos de los ejem­plos que han en­con­tra­do fi­nan­cia­ción por es­ta vía.

En se­gun­do lu­gar, ca­be des­ta­car la ani­ma­ción, un gé­ne­ro que cuen­ta con pro­yec­tos muy in­tere­san­tes. Se­gún Sa­la, “la ani­ma­ción fun­cio­na muy bien por­que tie­ne una gran co­mu­ni­dad de se­gui­do­res del có­mic y la ilustración, a los que les gus­ta co­la­bo­rar”. Via­je a pies es uno de los pro­yec­tos que des­ta­can en ani­ma­ción 2D, y que tam­bién ha con­se­gui­do fi­nan­cia­ción.

Des­de otra pla­ta­for­ma, Lán­za­nos, tam­bién se si­gue es­ta ten­den­cia en ani­ma­ción, aun­que Gre­go­rio Ló­pez-Tri­vi­ño, su di­rec­tor eje­cu­ti­vo, nos apun­ta que no siem­pre lo­gran fi­nan­ciar­se to­dos los pro­yec­tos: “Los de Cá­li­co o elec­tró­ni­co in­ten­ta­ron lan­zar co­sas por crowd­fun­ding, pe­ro no lo con­si­guie­ron. Iban a sa­car nue­vos per­so­na­jes, que se lla­ma­ban Don Ramón y Per­chi­ta”. Por otra par­te, la co­me-dia tam­bién tie­ne pre­sen­cia, aun­que en me­nor gra­do. Ló­pez-Tri­vi­ño des­ta­ca Se­rie­nó­ma­nos, la web­se­rie de Fernando Ga­me­ro, uno de los crea­do­res del pro­gra­ma de te­le­vi­sión Ho­mo Zapping, don­de se pa­ro­dia­ban tí­tu­los te­le­vi­si­vos tan co­no­ci­dos co­mo Frin­ge, Mad Men, The Ki­lling y The Wal­king g Dead, que con­si­guió el di­ne­ro pa­ra rea­li­zar el pri­mer ca­pí-- tu­lo, aun­que no tu­vo con­ti­nua­ción. Pa­ra que un pro­yec­to ob­ten­ga éxi­to y con­ti­nua­ción, su ar­tí­fi­ce de­be es­tar siem­pre al pie del ca­ñón: es su res­pon­sa­bi­li­dad rea­li­zar un se­gui­mien­to ex­haus­ti­vo del pro­duc­to, ani­mar al pú­bli­co e in­ter­ac­tuar con él. Cuan­to más se in­vo­lu­cra el crea­dor, más par­ti­ci­pa­ti­va se­rá la au­dien­cia.

AC­TO­RES QUE PAR­TI­CI­PAN

El crowd­fun­ding, ade­más, fa­ci­li­ta la sa­li­da de pro­duc­tos in­de­pen­dien­tes que nun­ca ha­brían te­ni­do ca­bi­da en la pe­que­ña pantalla ac­tual. Cuen­ta de ello han da­do los ac­to­res te­le­vi­si­vos, que han vis­to en es­te fe­nó­meno una nue­va sa­li­da a su ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, ya sea co­mo for­ma de pro­mo­ción, pa­ra su­plir los po­cos pro­yec­tos que les lle­gan o co­mo ayu­da a jó­ve­nes crea­do­res, dán­do­les más no­to­rie­dad.

En­ric Se­na­bre, coor­di­na­dor de pro­yec­tos y com­mu­nity ma­na­ger de la pla­ta­for­ma Go­teo, afir­ma que “si hay un pres­crip­tor, al­guien a quien crees o por quien sien­tes ad­mi­ra­ción, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te te va­li­da ese pro­yec­to que es­tá bus­can­do di­ne­ro. A mu­chos ac­to­res no les im­por­ta ayu­dar a un co­le­ga que es di­rec­tor o guio­nis­ta con una re­co­men­da­ción y, si ellos están im­pli­ca­dos en la pro­duc­ción, con más ra­zón”. Eduar­do Gó­mez y Pa­blo Chia­pe­lla ( La que se ave­ci­na) han co­la­bo­ra­do en la web­se­rie On­li­ne; los ac­to­res Nat­ha­lie Seseña y Adrián Gor­di­llo ac­túan en la co­me­dia áci­da Un fi­nal fe­liz, y Mi­ren Ibar­gu­ren bus­ca fi­nan­cia­ción pa­ra rea­li­zar un bio­pic de la ac­triz eró­ti­ca Lo­lo Fe­rra­ri. Des­ta­ca, ade­más, el ca­so del do­cu­men­tal Los hom­bres tam­bién son vír­ge­nes, en el que ca­ras te­le­vi­si­vas co­mo las de El Gran Wyo­ming y Da­ni Ma­teo ( El in­ter­me­dio) o Da­mián Mo­lla ( El hor­mi­gue­ro) ex­pli­can có­mo fue su pri­me­ra vez.

Gre­go­rio Ló­pez-Tri­vino, de Lán­za­nos, reflexiona so­bre es­ta ten­den­cia: “Ha­ce años, sa­lir en te­le­vi­sión era de­ni­grar al ac­tor, pe­ro aho­ra se pe­lean por sa­lir; los nue­vos ta­len­tos sa­len de las se­ries. El crowd­fun­ding es otra vía

Pa­ra que el pro­yec­to ten­ga éxi­to y con­ti­núe, el crea­dor tie­ne que pen­sar en la au­dien­cia e in­ter­ac­tuar con ella

pa­ra ejer­cer su tra­ba­jo y, ade­más, es una vía de pro­mo­ción rá­pi­da”. Pe­ro ¿qué ocu­rre cuan­do un pro­yec­to es­tá fi­nan­cia­do y aca­ba­do? Jo­nàs Sa­la, de Ver­ka­mi, nos ex­pli­ca que su dis­tri­bu­ción si­gue las vías tra­di­cio­na­les: “Es­to no cam­bia la for­ma de dis­tri­buir y dar a co­no­cer tu obra. Des­pués la ven­des, ha­ces la ex­plo­ta­ción nor­mal, in­de­pen­dien­te­men­te de dón­de ha­ya sa­li­do el di­ne­ro”. Los fes­ti­va­les o las pro­pias ca­de­nas de te­le­vi­sión pue­den ser per­fec­ta­men­te los des­ti­na­ta­rios de las obras. De he­cho, TV3 ha com­pra­do los de­re­chos de emi­sión del do­cu­men­tal Joan Sa­les. El hombre in­có­mo­do, la ver­dad mo­les­ta, que ha si­do fi­nan­cia­do por crowd­fun­ding, y An­te­na 3 tie­ne el pro­yec­to El Só­tano, en el que tie­nen ca­bi­da mu­chí­si­mas web­se­ries, al­gu­nas fi­nan­cia­das por el mi­cro­me­ce­naz­go.

AL­GU­NOS PRO­YEC­TOS ACA­BAN EN TE­LE­VI­SIÓN

Otro ejem­plo iden­ti­fi­ca­dor se­ría el del do­cu­men­tal [No-res], so­bre la Co­lò­nia Cas­tells, una de las po­cas co­lo­nias fa­bri­les que que­da­ban en Bar­ce­lo­na, y que des­ta­ca­ba por sus ca­sas ba­jas y ca­lle­jue­las. Ló­pez-Tri­vi­ño, de Lán­za­nos, nos ex­pli­ca su cu­rio­sa his­to­ria: “Se ne­ce­si­ta­ban 100.000 eu­ros pa­ra el pro­yec­to, por crowd­fun­ding se con­si­guie­ron 10.000, que es sólo un 10%, pe­ro a TV3 le in­tere­só que 560 per­so­nas hu­bie­ran par­ti­ci­pa­do y apos­tó por él”. Apar­te de la fic­ción, el do­cu­men­tal de crí­ti­ca so­cial es ya una gran ten­den­cia, en el mun­do del crowd­fun­ding.

Des­de Go­teo, Se­na­bre apun­ta que “los pro­yec­tos au­dio­vi­sua­les que in­ci­den de una ma­ne­ra u otra en con­tex­tos so­cia­les de ac­tua­li­dad, es de­cir, po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos o de ac­ti­vis­mo, a un ti­po de pro­ble­má­ti­ca de una co­lec­ti­vi­dad están en­con­tran­do mu­cho apo­yo en el crowd­fun­ding. En­cuen­tran en in­ter­net mu­cha em­pa­tía, mu­cha gen­te cree que, apar­te de su va­lor cul­tu­ral, son ne­ce­sa­rios”. De he­cho, Jo­nàs Sa­la, de Ver­ka­mi, no des­car­ta que un for­ma­to co­mo Sal­va­dos triun­fa­ra fi­nan­cia­do por crowd­fun­ding: “Pien­so que, si un día lo ce­rra­sen, co­mo es un pro­gra­ma de in­te­rés so­cial y tie­ne una co­mu­ni­dad im­por­tan­te que lo ve ne­ce­sa­rio, que da res­pues­tas a te­mas que no se tra­tan o que se tra­tan des­de otro pun­to de vis­ta, si el pro­yec­to op­ta­ra por el crowd­fun­ding, es­toy se­gu­ro de que lo fi­nan­cia­ría”.

Y apo­ya la idea Se­na­bre, que, ade­más, apun­ta: “En cier­to sen­ti­do, se están acer­can­do dos mun­dos. El pe­rio­dis­mo de mi­ra­da crí­ti­ca se es­tá fi­nan­cian­do. Si acer­cá­ra­mos el for­ma­to web­se­rie al pe­rio­dis­mo, se­ría muy via­ble”. Así que, si La Sex­ta se lo pien­sa, Jor­di Évo­le ya sa­be dón­de acu­dir... Y es que to­do aquél que cuen­te con una gran idea, em­pe­ño e ini­cia­ti­va, gra­cias al crowd­fun­ding, tie­ne otra opor­tu­ni­dad pa­ra lle­var­la a ca­bo.

No to­do es ‘The Wal­king Dead’. En la ‘web­se­rie’ ‘Ca­ban­yal Z’ tam­bién hay zom­bies. ‘Li­bres’, la se­rie ‘on­li­ne’ so­bre oku­pa­ción ru­ral tu­vo su cam­pa­ña de ‘crowd­fun­ding’. La se­gun­da tem­po­ra­da de ‘Hus­bands’ sa­lió ade­lan­te por el mi­cro­me­ce­naz­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.