Com­par­tien­do pi­so y ri­sas

Per­so­na­jes que vi­ven ba­jo el mis­mo te­cho: una si­tua­ción re­in­ci­den­te en las co­me­dias te­le­vi­si­vas. Su bue­na aco­gi­da im­pi­de que se aban­do­ne la fór­mu­la.

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV - Estefania Chue­ca

Unos ami­gos de­ci­den com­par­tir pi­so pa­ra so­bre­vi­vir an­te las in­cle­men­cias eco­nó­mi­cas... Bien po­dría ser el ini­cio del ar­gu­men­to de una nue­va se­rie có­mi­ca que si­gue la es­te­la de otras mu­chas que go­zan de un éxi­to apa­bu­llan­te. No, no nos he­mos can­sa­do de es­ta pre­mi­sa y, si al­go fun­cio­na, ¿por qué cam­biar­lo? Va­rios per­so­na­jes en el mis­mo há­bi­tat ofre­cen mil y una po­si­bi­li­da­des pa­ra en­tre­la­zar tra­mas que dan lu­gar a in­nu­me­ra­bles si­tua­cio­nes có­mi­cas. El gé­ne­ro de la sit-com ha en­con­tra­do en es­ta fór­mu­la su ar­gu­men­to prin­ci­pal. Ade­más, el pre­su­pues­to agra­de­ce el he­cho de que el mis­mo de­co­ra­do dé co­bi­jo a tan­tos per­so­na­jes.

HBO QUIE­RE UNA VER­SIÓN GAY DE ‘GIRLS’

La tra­gi­co­me­dia de Le­na Duh­nam qui­so que su per­so­na­je Han­na com­par­tie­ra pi­so pa­ra mos­trar, en Girls, el gran es­treno de la tem­po­ra­da pa­sa­da, el re­fle­jo de có­mo vi­ve la ju­ven­tud hoy en día, des­pués de que los pa­dres cor­ten el gri­fo y sin po­si­bi­li­dad de un tra­ba­jo es­ta­ble. En to­dos los ca­sos, com­par­tir pi­so, ade­más de ge­ne­rar co­mi­ci­dad, se con­vier­te en la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra ahon­dar en la amis­tad y en lo com­pli­ca­da que pue­de ser, más in­clu­so que una re­la­ción sen­ti­men­tal. Vien­do los bue­nos re­sul­ta­dos que da es­te ar­gu­men­to, HBO ya es­tá crean­do la ver­sión gay de Girls, con Jo­nat­han Groff ( Glee) co­mo pro­ta­go­nis­ta –que bien po­dría lla­mar­se Boys–, don­de se cam­bia­rá Nue­va York por San Fran­cis­co y vein­tea­ñe­ras por trein­ta­ñe­ros.

El lis­to, el ton­to, el freaky, el li­gón... Los pi­sos com­par­ti­dos, en te­le­vi­sión, están lle­nos de per­so­na­jes tó­pi­cos pe­ro con nu­me­ro­sos ma­ti­ces. Friends pu­so de mo­da la fór­mu­la, en los no­ven­ta. Dio en el cla­vo al po­ner a vi­vir ba­jo el mis­mo te­cho a la ma­niá­ti­ca Mo­ni­ca y la snob de Ra­chel. Co­mo tam­bién acer­tó al si­tuar a dos pe­cu­lia­res per­so­na­jes, el mu­je­rie­go y cor­to de mi­ras Joey y el cí­ni­co Chand­ler, en el apar­ta­men­to jus­to en­fren­te de ellas. Tan­to en­tre ellas co­mo en­tre ellos, co­mo to­dos jun­tos, lo­gra­ron una se­rie cohe­sio­na­da, en la que el puer­ta con puer­ta ge­ne­ra­ba mo­men­tos tan tre­men­da­men­te di­ver­ti­dos que la au­dien­cia la con­vir­tió en su se­rie de re­fe­ren­cia du­ran­te diez años se­gui­dos, tan­to en la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se co­mo en la es­pa­ño­la. Su tes­ti­go lo ha co­gi­do, aho­ra, la di­ver­ti­dí­si­ma The Big Bang Theory. Shel­don y Leo­nard, dos fí­si­cos que tra­ba­jan pa­ra el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ca­li­for­nia y com­par­ten te­cho, vie­ron có­mo su mun­do nerd se tras­to­ca­ba con la lle­ga­da de Penny al apar­ta­men­to ve­cino. Ya son ca­si 20 mi­llo­nes de per­so­nas las que si­guen las aven­tu­ras y des­ven­tu­ras de es­tos pe­cu­lia­res com­pa­ñe­ros de pi­so.

No obs­tan­te, que­rer alar­gar la con­vi­ven­cia en­tre com­pa­ñe­ros de pi­so en oca­sio­nes pue­de re­sul­tar con­tra­pro­du­cen­te. En New Girl, la di­ver­ti­da y ex­cén­tri­ca Jess vuel­ve del re­vés el mun­do de sus tres com­pa­ñe­ros de pi­so: el pe­si­mis­ta Nick, el li­gón Sch­midt y el com­pe­ti­ti­vo Wins­ton. La co­me­dia tu­vo bue­na aco­gi­da en su es­treno pe­ro, po­co a po­co, se ha ido des­in­flan­do, y en sus úl­ti­mas emi­sio­nes anotó su mí­ni­mo his­tó­ri­co, con cin­co mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. Su pro­ble­ma: más que cen­trar­se en his­to­rias co­ra­les, sólo se ex­plo­ta la per­so­na­li­dad es­tra­fa­la­ria de la pro­ta­go­nis­ta.

Dos hom­bres y me­dio tam­bién su­frió una de­ba­cle. La sit-com en la que los her­ma­nos Har­per com­par­tían pi­so mez­cla­ba el gé­ne­ro fa­mi­liar con el hu­mor de una con­vi­ven­cia dia­ria, y con­ca­te­na­ba si­tua­cio­nes que, cier­ta­men­te, des­per­ta­ban car­ca­ja­das. Sin em­bar­go, la mar­cha de su pro­ta­go­nis­ta, Char­lie Har­per (Char­lie Sheen), al que die­ron muer­te en la se­rie, su­pu­so que los guio­nis­tas re­sol­vie­ran la si­tua­ción con la lle­ga­da de un nue­vo in­qui­lino en la ca­sa de Char­lie, en la no­ve­na tem­po­ra­da: Wal­den. Ri­zan­do el ri­zo, es­te ri­co in­for­má­ti­co com­pra la ca­sa –ya que Alan adquiere una deu­da mi­llo­na­ria por la afi­ción al jue­go de Char­lie–, e in­vi­ta a Alan y Ja­ke a vi­vir con él pa­ra no es­tar so­lo. El cam­bio de com­pa­ñe­ro de pi­so gus­tó al pú­bli­co... los dos pri­me­ros ca­pí­tu­los, de­bi­do al efec­to sor­pre­sa. Lue­go per­dió un 30% de au­dien­cia, que, por aho­ra, se va man­te­nien­do, aun­que ¿se­rá por mu­cho tiem­po?

‘The Big Bang Theory’

‘Girls’

Jo­nat­han Groff (‘Glee’)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.