“EM­PE­CÉ A PEN­SAR QUE RICK SE HA­BÍA VUEL­TO COM­PLE­TA­MEN­TE LO­CO”

ANDREW LIN­COLN, pro­ta­go­nis­ta de ‘The Wal­king Dead’ (FOX / La Sex­ta)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Pa­tri­cia Puen­tes

So­bre­vi­vir al apo­ca­lip­sis zom­bi no es ta­rea sen­ci­lla: se duer­me po­co, se co­me me­nos y se en­tie­rra a de­ma­sia­da gen­te. El gru­po de su­per­vi­vien­tes li­de­ra­do por Rick Gri­mes (Andrew Lin­coln) si­gue, en la ter­ce­ra tem­po­ra­da de The Wal­king Dead, la­men­tan­do más que nun­ca la pér­di­da de la gran­ja de Hers­hel. Una cár­cel don­de re­fu­giar­se, la lle­ga­da de dos nue­vos per­so­na­jes, la reapa­ri­ción de al­guien a quien ya co­no­cía­mos y la pér­di­da de al­guno de los nues­tros mar­ca­rá el tono de los nue­vos ca­pí­tu­los. Re­fle­xio­na­mos con Lin­coln so­bre el se­cre­to del éxi­to de los ca­mi­nan­tes. El pró­xi­mo jue­ves lle­ga a La Sex­ta el nue­vo cur­so de es­ta se­rie dra­má­ti­ca que ya emi­te FOX.

Con dos tem­po­ra­das de tan­to éxi­to a sus es­pal­das, ¿cuál era el re­to al em­pe­zar la ter­ce­ra?

Se­guir ha­cien­do lo que he­mos he­cho has­ta aho­ra. Es un pa­pel de en­sue­ño y me en­can­ta in­ter­pre­tar a es­te tío. La vi­da si­gue dán­do­le gol­pes y más gol­pes, y es­ta tem­po­ra­da va a lle­gar a un pun­to en el que ex­plo­ta­rá. Du­ran­te unas se­ma­nas, em­pe­cé a pen­sar que, en reali­dad, el per­so­na­je se ha­bía vuel­to com­ple­ta­men­te lo­co, pe­ro es muy di­ver­ti­do in­ter­pre­tar­lo.

Des­de la tem­po­ra­da pa­sa­da, Rick pa­re­ce ha­ber cru­za­do un pun­to sin re­torno...

Hay al­go en él que me en­can­tó, cuan­do leí el có­mic por pri­me­ra vez, y es que en­se­gui­da te das cuen­ta de que es­tás con es­te tío. Es al­guien que en­car­na la ley, va ves­ti­do co­mo un hombre de la ley. Pe­ro la ropa em­pie­za a des­gas­tar­se y le aca­ba dan­do el som­bre­ro de she­riff a su hi­jo... Si­gues es­tan­do de su la­do in­clu­so cuan­do em­pie­za a ha­cer al­gu­nas co­sas ho­rri­bles, co­sas que no se hu­bie­ran acep­ta­do en nin­gún otro mun­do. Y eso es lo más fas­ci­nan­te de po­der in­ter­pre­tar­lo. Creo que, en su men­te, cree que es­tá ha­cien­do las co­sas ade­cua­das, y la ha­bi­li­dad de los guio­nis­tas y mi tra­ba­jo es in­ten­tar ha­cer que la au­dien­cia nos acom­pa­ñe en el tra­yec­to que tie­ne que re­co­rrer el per­so­na­je.

¿Us­ted po­dría li­de­rar un gru­po de su­per­vi­vien­tes, si em­pe­za­ra el apo­ca­lip­sis?

No, se­ría un inú­til y es­ta­ría muer­to en mi­nu­tos. Por eso soy ac­tor, y no she­riff.

No sé si en la pres­ti­gio­sa Ro­yal Aca­demy of Dra­ma­tic Art le en­se­ña­ron cuál es la me­jor ma­ne­ra de ma­tar a un zom­bi...

[Ri­sas] Re­cuer­do mi se­gun­da se­ma­na en el set de The Wal­king Dead. Es­tu­ve de­ba- jo del tan­que du­ran­te unas ocho ho­ras, Frank [Da­ra­bont, crea­dor de la se­rie] se aga­chó y me di­jo: “¿Tie­nes for­ma­ción clá­si­ca, ver­dad?”. Y yo le di­je: “Sí, he he­cho Sha­kes­pea­re”. En­ton­ces me pre­gun­tó có­mo me sentía en aque­lla si­tua­ción y le di­je que nun­ca me ha­bía di­ver­ti­do tan­to. Y, des­de el fon­do de mi co­ra­zón, le pue­do de­cir que la reacción que es­ta­mos ob­te­nien­do de los fans es mu­cho ma­yor a lo que hu­bié­ra­mos po­di­do ima­gi­nar. Es­ta­mos en el cam­po y co­rre­mos y su­da­mos y gri­ta­mos, e in­ten­ta­mos dar to­do lo que te­ne­mos. El he­cho de que la gen­te se lo es­té to­man­do tan en se­rio es in­creí­ble. ¿A qué cree que se de­be esa po­pu­la­ri­dad? Cuan­do te qui­tan to­do lo que tie­nes, cuan­do to­da la for­ma­li­dad y el ci­vis­mo y esa se­gu­ri­dad al­go es­té­ril que te­ne­mos des­apa­re­cen, sa­le la feal­dad hu­ma­na, pe­ro tam­bién hay al­go bo­ni­to en to­do ello, y es re­fres­can­te te­ner al­go tan cru­do y lleno de co­ra­zón. Una de las co­sas que me gus­tan, y en la di­rec­ción en la que po­de­mos ir en fu­tu­ras tem­po­ra­das, es el he­cho de que es­ta­mos em­pe­zan­do de nue­vo, hay que rein­ven­tar la hu­ma­ni­dad, una idea fas­ci­nan­te.

¿Has­ta qué pun­to los ca­mi­nan­tes no son más que una ex­cu­sa pa­ra ex­pli­car esa otra his­to­ria?

Los ver­da­de­ros fans de los zom­bis son cons­cien­tes de ello, la gen­te que cree que los zom­bis son una ton­te­ría no lo en­tien­de. Pe­ro no se tra­ta de los zom­bis, sino de esa at­mós­fe­ra, ese ma­les­tar y sen­ti­mien­to ge­ne­ral de an­sie­dad. Y sí, se­gu­ra­men­te po­drías ha­cer la se­rie co­mo al­go sim­ple­men­te po­sa­po­ca­líp­ti­co y se pa­re­ce­ría bas­tan­te, pe­ro los zom­bis son guay y te per­mi­ten com­bi­nar ac­ción y te­rror, que sue­na cu­tre, pe­ro no lo es. Sig­ni­fi­ca que tam­bién emo­cio­na­mos y asus­ta­mos a la gen­te. Los es­pec­ta­do­res con­si­guen esa ex­pe­rien­cia ci­ne­má­ti­ca y vi­ven con es­tos per­so­na­jes. Sien­ten la ten­sión, el do­lor y tam­bién el ali­vio y la li­be­ra­ción de te­ner mie­do.

En la pri­me­ra tem­po­ra­da, Frank Da­ra­bont ( Ca­de­na per­pe­tua) era el je­fe de guio­nis­tas. Su mar­cha los de­jó con Glen Maz­za­ra al car­go, a mi­ta­des de la se­gun­da y pa­ra la ter­ce­ra.

Es lo que hay. Glen es un buen tío, no me gus­ta hablar de es­te te­ma, de to­da esa si­tua­ción... Pa­ra mí son to­dos co­mo fa­mi­lia.

¿Ve di­fe­ren­cias en­tre lo que hi­zo Da­ra­bont y lo que es­tá ha­cien­do Maz­za­ra?

La ver­dad es que no mi­ro la se­rie, así que no veo di­fe­ren­cias. Lo úni­co que sé es que en el equi­po so­mos 250 per­so­nas, en­tre am­bos la­dos de la cá­ma­ra, y to­dos lo di­mos ab­so­lu­ta­men­te to­do, es­te año, pa­ra ha­cer la me­jor se­rie po­si­ble, y eso me enor­gu­lle­ce. So­mos un equi­po muy uni­do y nos co­no­ce­mos to­dos.

Nos de­cía que no mi­ra la se­rie...

No he mi­ra­do mi tra­ba­jo en los úl­ti­mos diez años. Du­ran­te un tiem­po sí que lo ha­cía, pe­ro no du­ró de­ma­sia­do. A ve­ces ves a un ac­tor a quien ado­ras al prin­ci­pio de su ca­rre­ra y, años des­pués, te das cuen­ta de que se ha con­ver­ti­do en una imi­ta­ción de sí mis­mo. Pien­sas: “Mi­ra, ya es­tá vol­vien­do a ha­cer eso...”. Me di cuen­ta de que eso me es­ta­ba pa­san­do un po­co, me gus­ta­ba la ca­ra que po­nía cuan­do ha­cía de­ter­mi­na­da co­sa o, si realmente sentía al­go, me des­agra­da­ba la ex­pre­sión que eso me da­ba. Em­pie­zas a te­ner com­ple­jos y cohi­bir­te. Así que me man­ten­go fue­ra de la ecua­ción pa­ra que no me pa­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.