Los orí­ge­nes de Nor­man Ba­tes

La se­rie, pre­cue­la so­bre ‘Psi­co­sis’, co­mien­za en EE. UU.

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV - To­ni de la To­rre

To­dos los ase­si­nos tie­nen una his­to­ria que ex­pli­ca có­mo se con­vir­tie­ron en monstruos.

Nor­man Ba­tes no es una ex­cep­ción a es­ta nor­ma, pe­ro, has­ta aho­ra, no ha­bía­mos te­ni­do ac­ce­so a los in­trin­ca­dos y re­tor­ci­dos me­ca­nis­mos men­ta­les que lo con­vir­tie­ron en el psi­có­pa­ta que es. Es un tra­ba­jo de ex­plo­ra­ción que Al­fred Hitch­cock no lle­vó a ca­bo en Psi­co­sis, pe­ro que sí pre­ten­de eje­cu­tar Ba­tes Mo­tel, una se­rie que fun­cio­na co­mo pre­cue­la de la fa­mo­sa pe­lí­cu­la del maes­tro del sus­pen­se y que nos pre­sen­ta a un Nor­man Ba­tes ado­les­cen­te. Fue en esa eta­pa cuan­do se for­jó la men­ta­li­dad del ase­sino que in­ter­pre­tó Ant­hony Per­kins y que aho­ra es­ta­rá en ma­nos del jo­ven Fred­die High­mo­re. La se­rie se es­tre­na el pró­xi­mo lu­nes y es la gran apues­ta del ca­nal es­ta­dou­ni­den­se A&E, cu­yas an­te­rio­res pro­pues­tas, Long­mi­re y The Gla­des, han pa­sa­do des­aper­ci­bi­das.

CÓ­MO SE FOR­JÓ EL PSI­CÓ­PA­TA

Ba­tes Mo­tel es, pre­ci­sa­men­te, su opor­tu­ni­dad pa­ra en­con­trar su lu­gar en el com­ple­jo ma­pa del ca­ble nor­te­ame­ri­cano. Sin em­bar­go, y aun­que el atrac­ti­vo del per­so­na­je de Nor­man Ba­tes ha lla­ma­do la aten­ción de los es­pec­ta­do­res, la se­rie ten­drá que ga­nar­se a una au­dien­cia ca­da vez más exi­gen­te con las fic­cio­nes en las que in­vier­te el tiem­po. Por aho­ra, es pro­ba­ble que se lle­ve a par­te de los se­gui­do­res de Ame­ri­can Ho­rror Story, se­rie con la que tie­ne una afi­ni­dad es­té­ti­ca que sal­ta a sim­ple vis­ta (in­clu­so los tea­sers de Ba­tes Mo­tel son del mis­mo es­ti­lo que los de la se­rie de Ryan Murphy). La pre­sen­cia de la ve­te­ra­na ac­triz Ve­ra Far­mi­ga ayu­da a dar­le pe­so al pro­yec­to. Ella in­ter­pre­ta a la ma­dre de Nor­man, que tor­tu­ra­ba psi­co­ló­gi­ca­men­te a su hi­jo, con el que te­nía una re­la­ción mal­sa­na y ob­se­si­va, pues Nor­man ocu­pó el lu­gar de su di­fun­to pa­dre.

Pa­ra la se­ño­ra Ba­tes, el se­xo era pe­ca­do y to­das las mu­je­res unas bus­co­nas, ex­cep­to ella. Du­ran­te años es­tu­vo so­me­tien­do a Nor­man a es­tas re­tor­ci­das ideas, de mo­do que la ado­les­cen­cia del per­so­na­je es una eta­pa muy in­tere­san­te pa­ra ex­plo­rar, es­pe­cial­men­te en una se­rie, pues la es­truc­tu­ra epi­só­di­ca per­mi­te cons­truir po­co a po­co la per­so­na­li­dad del psi­có­pa­ta y su cre­cien­te ca­rác­ter vio­len­to. La fic­ción per­mi­ti­rá al es­pec­ta­dor en­trar en la in­ti­mi­dad de la re­la­ción en­tre ma­dre e hi­jo, uti­li­zan­do co­mo re­fe­ren­te vi­sual la pe­lí­cu­la de Hitch­cock, pe­ro co­mo ba­se del guión la no­ve­la ori­gi­nal de Ro­bert Bloch. La fic­ción es­tá es­cri­ta por el des­co­no­ci­do Ant­hony Cipriano (guio­nis­ta de un fil­me de te­má­ti­ca si­mi­lar, El fin de la inocen­cia) y pro­du­ci­da por Carl­ton Cu­se, en su pri­mer pro­yec­to des­de el po­lé­mi­co fi­nal de Per­di­dos, se­rie de la que fue cos­how­run­ner.

Ba­tes y su ma­dre, una

re­la­ción en­fer­mi­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.