ORI­GI­NAL VS, RE­MA­KE

La to­do­po­de­ro­sa in­dus­tria au­dio­vi­sual de EE. UU. nos ven­de ca­da año de­ce­nas de re­ma­kes sin que los es­pec­ta­do­res nos plan­tee­mos ver la se­rie a la que co­pian. Ana­li­za­mos cin­co ca­sos ac­tua­les.

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA - To­ni de la To­rre

Las bue­nas ideas es­ca­sean, en el mun­do de la te­le­vi­sión, y una sa­li­da fá­cil es adop­tar las ideas de otros.

Eso es en lo que con­sis­ten los re­ma­kes de las se­ries con­tem­po­rá­neas, una prác­ti­ca ca­da vez más ha­bi­tual en­tre los ca­na­les nor­te­ame­ri­ca­nos, que, an­te la au­sen­cia de pro­yec­tos pro­me­te­do­res, se de­di­can a pes­car en aguas eu­ro­peas en bus­ca de fic­cio­nes que pue­dan con­ver­tir­se en éxi­tos de au­dien­cia. Y a me­nu­do lo con­si­guen. Par­ten con la ven­ta­ja de que su pú­bli­co, el nor­te­ame­ri­cano, no co­no­ce la se­rie a la que están fo­to­co­pian­do sin nin­gún ti­po de pu­dor. Por­que el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se es ce­rra­do: los es­pec­ta­do­res in­tere­sa­dos en la fic­ción in­ter­na­cio­nal son una mi­no­ría, pues la ri­ca pro­duc­ción pro­pia del país ha crea­do una cul­tu­ra que se re­tro­ali­men­ta so­la.

LAS ‘VEN­TA­JAS’ DE LA ADAP­TA­CIÓN

Son po­cos los es­ta­dou­ni­den­ses que ve­rían una se­rie am­bien­ta­da fue­ra de su país y con ac­to­res ex­tran­je­ros. Los bri­tá­ni­cos son los úni­cos que han lo­gra­do abrir­se pa­so en la te­le­vi­sión nor­te­ame­ri­ca­na, pe­ro lo han he­cho con una se­rie co­mo Down­ton Ab­bey, que, en par­te, fun­cio­na por­que mues­tra a los in­gle­ses co­mo esos pe­cu­lia­res per­so­na­jes que to­man el té a las cin­co y ha­blan ex­tra­ño. A la ma­yo­ría de nor­te­ame­ri­ca­nos, el acen­to bri­tá­ni­co les pa­re­ce ri­dícu­lo (de aquí que ac­to­res co­mo Hugh Lau­rie lo es­con­dan pa­ra po­der pro­ta­go­ni­zar una se­rie co­mo Hou­se), y ya no di­ga­mos lo que su­pon­dría pa­ra mu­chos de ellos te­ner que leer sub­tí­tu­los. Es un es­fuer­zo que ven in­ne­ce­sa­rio y al que no quie­ren acos­tum­brar­se. És­te es el pre­tex­to que uti­li­zan los gran­des ca­na­les pa­ra com­prar, adap­tar y tras­la­dar fic­cio­nes eu­ro­peas al len­gua­je au­dio­vi­sual es­ta­dou­ni­den­se.

Mien­tras, los res­pon­sa­bles de las fic­cio­nes adap­ta­das ce­le­bran el re­ma­ke co­mo una vic­to­ria. Es la úni­ca ma­ne­ra de en­trar en el te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se y, con un po­co de suer­te, aca­bar dan­do el sal­to al mun­do de Holly­wood. ¿Se­ría hoy Ricky Ger­vais una per­so­na­li­dad co­no­ci­da en­tre los nor­te­ame­ri­ca­nos si The Of­fi­ce no hu­bie­ra te­ni­do una ver­sión nor­te­ame­ri­ca­na? ¿Ha­bría lle­ga­do a pre­sen­tar los Glo­bos de Oro sin la car­ta de pre­sen­ta­ción que su­pu­so ese re­ma­ke? Pro­ba­ble­men­te, no. Y lo mis­mo po­de­mos de­cir del tam­bién bri­tá­ni­co Rus­sell T. Da­vies, que fue des­cu­bier­to cuan­do Show­ti­me com­pró los de­re­chos de su se­rie Queer as Folk. El éxi­to que tu­vo ese re­ma­ke hi­zo que, años más tar­de, el ca­nal es­ta­dou­ni­den­se Starz se fi­ja­ra en su se­rie Torch­wood y de­ci­die­ra co­pro­du­cir su cuar­ta tem­po­ra­da. Un pac­to al que el guio­nis­ta ac­ce­dió pa­ra lle­gar a una au­dien­cia ma­yor, a pe­sar de que en el pro­ce­so se per­dió par­te de la esen­cia de la se­rie. La suer­te de los re­ma­kes ha si­do dis­par, y han acu­mu­la­do mu­chos fra­ca­sos (al­gu­nos de los más so­na­dos: Li­fe on Mars, The IT Crowd, Spa­ced, Cou­pling y Skins, to­dos ellos can­ce­la­dos tras unos po­cos epi­so­dios). Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años los re­ma­kes están dan­do en el cla­vo y lo­gran pre­ser­var mí­ni­ma­men­te la idea de la se­rie ori­gi­nal al mis­mo tiem­po que cu­bren la fo­to­co­pia con un ni­vel de pro­duc­ción ele­va­do, pro­duc­to de ma­yor pre­su­pues­to. El re­sul­ta­do no de­ja de ser un co­piar y pegar, pues el mé­ri­to de la idea ori­gi­nal, las vir­tu­des que sos­tie­nen la fic­ción, siem­pre se­rán del au­tor, pe­ro es un co­piar y pegar bien eje­cu­ta­do. De es­te mo­do, ocu­rre que se­ries co­mo Hou­se of Cards se es­tre­nan en

La fu­tu­ra ‘The Brid­ge’, de FOX, vie­ne de una exi­to­sa co­pro­duc­ción sue­co­da­ne­sa

nues­tro país y aca­pa­ran la aten­ción de la au­dien­cia. Y no es pa­ra me­nos: la se­rie tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a Ke­vin Spa­cey y co­mo di­rec­tor a Da­vid Fin­cher y, ade­más, cuen­ta con una fac­tu­ra vi­sual im­pe­ca­ble, que in­vi­ta a hin­car­le el dien­te. ¿Aca­so al­guien re­cuer­da que, en reali­dad, se tra­ta de un re­ma­ke de una se­rie bri­tá­ni­ca?

No exis­te nin­gún mo­ti­vo por el que los es­pec­ta­do­res eu­ro­peos de­ban ver an­tes las ver­sio­nes nor­tea­me­ri­ca­nas

de fic­cio­nes que, ori­gi­nal­men­te, per­te­ne­cen a otro país. En Es­ta­dos Uni­dos, tie­ne sen­ti­do por la aler­gia, men­cio­na­da an­te­rior­men­te, a cual­quier pro­duc­to au­dio­vi­sual im­por­ta­do. Pe­ro, en nues­tro ca­so, es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver fic­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, sub­tí­tu­los in­clui­dos. ¿Por qué de­be­ría­mos ver la ver­sión nor­te­ame­ri­ca­na en vez de la se­rie ori­gi­nal? Ver fic­cio­nes de otros paí­ses es una ma­ne­ra de en­trar en otras cul­tu­ras y, en con­se­cuen­cia, en­ri­que­cer­se. Pe­ro la in­fluen­cia de la in­dus­tria nor­te­ame­ri­ca­na es tan po­ten­te que, al fi­nal, aca­ba­mos con­su­mien­do sólo ver­sio­nes nor­tea­me­ri­ca­nas de las se­ries (y, en con­se­cuen­cia, con­su­mien­do sólo cul­tu­ra y es­ti­lo de vi­da es­ta­dou­ni­den­se). De es­te mo­do, nos es­ta­mos per­dien­do otras ma­ne­ras de na­rrar y con­tar his­to­rias en te­le­vi­sión.

PERS­PEC­TI­VA ‘YANQUICÉNTRICA’

Es­to ocu­rre, en gran par­te, por­que la ma­yo­ría de me­dios de co­mu­ni­ca­ción que se de­di­can al mun­do de las se­ries lo ha­cen des­de una pers­pec­ti­va yanquicéntrica. Es de­cir, que po­nen una gran aten­ción a las se­ries que vie­nen des­de Es­ta­dos Uni­dos, a las que de­di­can múl­ti­ples aná­li­sis y du­pli­can has­ta el más in­sig­ni­fi­can­te de los ti­tu­la­res, y, sin em­bar­go, ig­no­ran por com­ple­to el pa­no­ra­ma se­rié­fi­lo del Reino Uni­do, Fran­cia, Di­na­mar­ca o Sue­cia, que ac­tual­men­te están vi­vien­do un mo­men­to crea­ti­vo muy dul­ce. Así, ocu­rre que se anun­cia que se es­tá pre­pa­ran­do una se­rie que se lla­ma­rá The Brid­ge, y la ma­yo­ría de los me­dios lo ti­tu­la “la nue­va se­rie de Dia­ne Kru­ger”, sin ni si­quie­ra men­cio­nar que se tra­ta de un re­ma­ke de Bron/Broen, una ex­ce­len­te co­pro­duc­ción sue­co­da­ne­sa que fue la sen­sa­ción del año pa­sa­do, en Eu­ro­pa del nor­te. Lo mis­mo su­ce­de­rá con Les Revenants, se­rie fran­ce­sa que ten­drá re­ma­ke nor­te­ame­ri­cano a fi­na­les de es­te año, o Mis­tres­ses, que aquí lle­ga­rá el pró­xi­mo mes de abril sin que na­die re­cuer­de que, en reali­dad, to­do el mé­ri­to es de una brillante se­rie bri­tá­ni­ca cu­ya emi­sión, en nues­tro país, pa­só la­men­ta­ble­men­te des­aper­ci­bi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.