SHA­ME­LESS

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA -

La Sha­me­less nor­te­ame­ri­ca­na se ha con­ver­ti­do en un éxi­to de au­dien­cia pa­ra el ca­nal Show­ti­me. Y no es ex­tra­ño. Su tác­ti­ca, co­mo adap­ta­ción, con­sis­te en co­ger sólo las me­jo­res tra­mas de su ho­mó­ni­ma bri­tá­ni­ca, que lle­va 11 tem­po­ra­das en emi­sión, en al­go así co­mo un vo­lu­men de gran­des éxi­tos de la fic­ción ori­gi­nal. El tru­co le ha sa­li­do bien, pues la se­rie crea­da por Paul Ab­bott ha te­ni­do, a lo lar­go de su re­co­rri­do, sus más y sus me­nos. Sin em­bar­go, a na­die se le es­ca­pa que el ver­da­de­ro mé­ri­to con­sis­te en acer­tar y equi­vo­car­se, y no en uti­li­zar los acier­tos de otro pa­ra crear la fic­ción per­fec­ta, al es­ti­lo cor­ta y pe­ga.

Tam­bién sal­ta a la vis­ta, si uno se fi­ja en la ori­gi­nal, que es mu­cho más au­tén­ti­ca que su ver­sión nor­te­ame­ri­ca­na. La in­ter­pre­ta­ción de Da­vid Th­rel­fall co­mo Frank Ga­llag­her, el pa­triar­ca bo­rra­cho y ga­ñán de una fa­mi­lia de los su­bur­bios lon­di­nen­ses, es sim­ple­men­te es­pec­ta­cu­lar. Y, aun­que Wi­lliam H. Macy ha­ce un buen tra­ba­jo en el re­ma­ke, hay co­sas que no se pue­den imi­tar, y la au­ten­ti­ci­dad es una de ellas. La Sha­me­less bri­tá­ni­ca trans­mi­te reali­dad, mien­tras que la pro­duc­ción es­ta­dou­ni­den­se res­pi­ra ar­ti­fi­cio, lo que de­mues­tra que no bas­ta con co­piar las res­pues­tas del más lis­to de la cla­se pa­ra ser in­te­li­gen­te.

ORI­GI­NAL

RE­MA­KE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.