Te­le­vi­sión ta­ma­ño ex­tra­gran­de

La pa­rri­lla te­le­vi­si­va se rinde a los pro­gra­mas más des­co­mu­na­les, exa­ge­ra­dos y pan­ta­grué­li­cos. És­tas son al­gu­nas de las pro­pues­tas.

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV - Oriol Ro­drí­guez

El pa­sa­do mar­tes 12 de mar­zo de­be­ría ha­ber en­tra­do en vi­gor la prohi­bi­ción de los re­fres­cos gi­gan­tes en Nue­va York. Se tra­ta­ba de una me­di­da im­pul­sa­da por el al­cal­de de la ciu­dad de los ras­ca­cie­los, Mi­chael Bloomberg, pa­ra in­ten­tar com­ba­tir el ca­da vez más preo­cu­pan­te pro­ble­ma de obe­si­dad en­tre la po­bla­ción (unos 6.000 neo­yor­qui­nos mue­ren ca­da año por com­pli­ca­cio­nes de­ri­va­das del so­bre­pe­so). Una res­tric­ción que, sin em­bar­go, y en­tre re­pro­ches al Ayun­ta­mien­to de la Gran Man­za­na, fi­nal­men­te in­va­li­dó el juez es­ta­tal Mil­ton Tin­gling. Y es que Es­ta­dos Uni­dos es un país en el que la gen­te dis­fru­ta con lo des­pro­por­cio­na­da­men­te gran­de. A los nor­te­ame­ri­ca­nos, de­fi­ni­ti­va­men­te, les chi­fla lo ti­tá­ni­co y exa­ge­ra­do: co­ches, ca­sas, pe­ce­ras, ham­bur­gue­sas, pas­te­les, re­fres­cos… Cuan­to más vo­lu­mi­no­so to­do, me­jor. Pa­sión por lo gi­gan­tes­co que, re­fle­jo de su cul­tu­ra, ha aca­ba­do tras­pa­san­do los lí­mi­tes de la pe­que­ña pantalla, sien­do ca­da vez más los pro­gra­mas que apues­tan por lo enor­me. For­ma­tos co­lo­sa­les que, po­co a po­co, tam­bién van ha­cién­do­se un es­pa­cio en la pa­rri­lla de las te­le­vi­sio­nes.

Uno de los ejem­plos más ilus­tra­ti­vos de es­ta te­le­vi­sión en do­sis abun­dan­tes es el de Cró­ni­cas car­ní­vo­ras, un pro­gra­ma de Energy que em­pa­cha con tan sólo ver­lo. Con­du­ci­do por el otro­ra ac­tor, aho­ra re­con­ver­ti­do en ñampazampa ca­tó­di­co ofi­cial Adam Rich­man, el es­pa­cio via­ja al­re­de­dor de Amé­ri­ca del Nor­te, de­te­nién­do­se ca­da ca­pí­tu­lo en una ciu­dad de la que des­cu­bri­rá tres de sus res­tau­ran­tes más po­pu­la­res, no tan­to por cri­te­rios de ca­li­dad, sino de can­ti­dad. Un pa­seo por la co­ci­na más ge­ne­ro­sa que sue­le fi­na­li­zar con Rich­man to­man­do par­te de un con­cur­so de co­mer, por lo ge­ne­ral, un desafío con­tra el cronómetro pa­ra in­ten­tar di­lu­ci­dar cuán­tos pe­rri­tos ca­lien­tes es ca­paz de de­vo­rar, cuán­tas piz­zas es ca­paz de en­gu­llir o cuán­tas ham­bur­gue­sas es ca­paz de tra­gar en el me­nor tiem­po po­si­ble (Rich­man aban­do­nó el pro­gra­ma a fi­na­les de 2012 por pro­ble­mas de sa­lud). Sin re­sul­tar tan in­di­ges­to, otro es­pa­cio gas­tro­nó­mi­co que se de­ci­de por lo so­bre­di­men­sio­na­do es El rey de las tar­tas (Dis­co­very MAX). Su tí­tu­lo in­du­ce a pen­sar en un pro­gra­ma más de co­ci­na, en es­te ca­so, so­bre có­mo ela­bo­rar las más ri­cas tar­tas, pas­te­les y pas­te­li­tos; pe­ro re­sul­ta ser un reality no ap­to pa­ra aqué­llos que ten­gan el azú­car al­to, pro­ta­go­ni­za­do por el co­ci­ne­ro Buddy Va­las­tro y su in­fi­ni­ta fa­mi­lia de ori­gen ita­liano, ex­per­tos en la con­fec­ción de las más me­ga­lí­ti­cas cons­truc­cio­nes que se pue­dan al­zar con una ba­se de biz­co­cho. Asom­bro­sas obras de re­pos­te­ría que pue­den ir des­de un bó­li­do de la NAS­CAR a es­ca­la real has­ta una Es­ta­tua de la Li­ber­tad.

MÁS QUE CO­MI­DA

Pe­ro no to­do lo te­le­vi­si­va­men­te exa­ge­ra­do se re­du­ce a la co­mi­da. Dis­co­very MAX, ca­nal, por cier­to, cu­yo le­ma es el muy ilus­tra­ti­vo Reali­dad a lo gran­de, es­tre­na­ba re­cien­te­men­te una nue­va tem­po­ra­da de Acua­rios XXL, cró­ni­ca del queha­cer dia­rio de Way­de King y Brett Ray­mer, dos di­se­ña­do­res de pe­ce­ras abis­ma­les que de­ben en­fren­tar­se a los en­car­gos más bi­za­rros: ca­si­nos que quie­ren de­co­rar sus tra­ga­pe­rras en­tre pe­ces de co­lo­res y fi­chas de pó­quer, den­tis­tas que ins­ta­lan en sus con­sul­tas pe­ce­ras de seis me­tros ha­bi­ta­das por ti­bu­ro­nes… Co­mo re­car­ga­das y des­me­di­das son, tam­bién, las re­cons­truc­cio­nes y re­mo­de­la­cio­nes de co­ches y motos que se rea­li­zan en pro­gra­mas co­mo Tu­nea­dos ur­ba­nos, en el que Ryan Fried­ling­haus, pro­pie­ta­rio del ta­ller West Coast Cus­toms, for­ja au­to­mó­vi­les es­pec­ta­cu­la­res pa­ra una se­lec­ta clien­te­la; MTV Tu­ning, don­de, en una adap­ta­ción mo­der­na del cuen­to de la ce­ni­cien­ta, los ca­rros más des­tar­ta­la­dos aca­ban con­ver­ti­dos en vehícu­los des­pam­pa­nan­tes so­bre­car­ga­dos en pres­ta­cio­nes, o Ame­ri­can Chop­per, pro­gra­ma con­du­ci­do por el ca­ris­má­ti­co mos­ta­chu­do Paul Teu­tul Sr., ma­nu­fac­tu­ra­dor de las más asom­bro­sas cus­tom. Pe­ro si de ma­qui­na­ria des­co­mu­nal se tra­ta, los pro­gra­mas que hay que se­guir son Ti­ta­nes me­cá­ni­cos y Fie­ras de la in­ge­nie­ría. El pri­me­ro tie­ne co­mo ob­je­ti­vo des­cu­brir los cin­co me­jo­res avio­nes, tre­nes, bu­ques y de­más ar­ti­lu­gios de gran en­ver­ga­du­ra, pa­ra en­fren­tar­los unos con­tra otros y de­sig­nar cuál es el me­jor de to­dos esos gi­gan­tes de ace­ro. Prac­ti­car la di­dác­ti­ca a gran es­ca­la es, igual­men­te, el pro­pó­si­to de Fie­ras de la in­ge­nie­ría, pro­duc­ción que des­me­nu­za aque­llas cons­truc­cio­nes, es­truc­tu­ras e in­ge­nios que, por sus di­men­sio­nes, han pues­to a prue­ba los lí­mi­tes de la cien­cia. Y es que, co­mo di­ce el re­frán, el bar­co que sea gran­de, an­de o no an­de.

‘Cró­ni­cas car­ní­vo­ras’ ‘El rey de las tar­tas’

‘Tu­nea­dos ur­ba­nos’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.