Se­ries Maes­tras

Cua­tro ac­to­res y un crea­dor nos cuen­tan en ex­clu­si­va la im­por­tan­cia de fic­cio­nes a las que de­be­mos bue­nos re­cuer­dos y mu­cha te­le­vi­sión con­tem­po­rá­nea: ‘Twin Peaks’, ‘Doc­tor en Alas­ka’, ‘Ex­pe­dien­te X’, ‘The Wi­re’ y ‘Per­di­dos’. ¿Hu­bie­ran si­do po­si­bles otras

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA - Tex­to: Pa­tri­cia Puen­tes (Los Án­ge­les)

Nos de­lei­ta­mos con la am­bi­güe­dad de Don Dra­per,

so­mos adic­tos a la úl­ti­ma per­ver­sión del pro­duc­tor Ryan Murphy, po­de­mos lle­gar a jus­ti­fi­car el trá­fi­co de me­tan­fe­ta­mi­nas en Nue­vo Mé­xi­co y el ase­si­na­to en se­rie de de­pra­va­dos en Miami... ¿Hu­bie­ran si­do po­si­bles Mad Men, Ame­ri­can Ho­rror Story, Brea­king Bad o Dex­ter sin al­gu­nas se­ries mí­ti­cas que ayu­da­ron a pa­vi­men­tar su ca­mino? Pa­re­ce que na­die des­car­ta que vi­vi­mos la épo­ca do­ra­da de la te­le­vi­sión y que, la ma­yo­ría de fi­nes de se­ma­na, pue­de re­sul­tar mu­cho más atrac­ti­vo que­dar­se en ca­sa con Ca­rrie Mat­hi­son, Ali­cia Flo­rrick, Rick Gri­mes o el clan de los Stark o los Crawley que aven­tu­rar­se a una sa­la de ci­ne. Pe­ro las co­sas no siem­pre fue­ron así.

“Te­ne­mos la me­jor pro­gra­ma­ción de la his­to­ria de la te­le­vi­sión”, nos ex­pli­ca al res­pec­to el crea­dor de Jus­ti­fied: la ley de Ray­lan, Graham Yost. “Ya te­nía­mos mu­cha te­le­vi­sión de ca­li­dad y gran­des guio­nis­tas y ac­to­res, pe­ro creo que, des­de Can­ción tris­te de Hill Street (1981), la te­le­vi­sión se con­vir­tió en un ver­da­de­ro me­dio ar­tís­ti­co”.

El dra­ma po­li­cía­co de Ste­ven Boch­co y otras se­ries con­tem­po­rá­neas de los 80, co­mo La ley de Los Án­ge­les, El equi­po A, Se ha es­cri­to un cri­men o A cor obert sin du­da cuen­tan con un rin­cón pa­ra el ca­ri­ño y la nos­tal­gia, en la me­mo­ria te­le­vi­si­va de mu­chos, pe­ro si­guen te­nien­do una fór­mu­la mar­ca­da que se re­pe­tía se­ma­na tras se­ma­na. Pa­ra los que nos que­dá­ba­mos has­ta las dos de la ma­dru­ga­da con la in­ten­ción de ver un epi­so­dio nue­vo de Doc­tor en Alas­ka pro­gra­ma­do con po­co amor y me­nos or­den, o los que nos ob­se­sio­na­mos con la iden­ti­dad del ase­sino de Lau­ra Pal­mer o esa ten­sión se­xual in­ne­ga­ble en­tre los agen­tes Mul­der y Scully, la dé­ca­da de los no­ven­ta sig­ni­fi­có el prin­ci­pio de la te­le­vi­sión idio­sin­crá­si­ca y com­ple­ja que se­gui­mos dis­fru­tan­do ca­da vez en ma­yor can­ti­dad, hoy en día. Unos co­mien­zos cu­yos ten­tácu­los crea­ti­vos se ex­ten­die­ron más allá de fi­na­les del mi­le­nio, y con re­sul­ta­dos te­le­vi­si­vos que no sólo han ins­pi­ra­do a los es­pec­ta­do­res, sino a los pro­duc­to­res te­le­vi­si­vos ac­tua­les.

“Me crié mi­ran­do Se­xo en Nue­va York”, nos ex­pli­ca la crea­do­ra de la con­tem­po­rá­nea Girls, Le­na Dun­ham. “No creo que mis chi­cas pu­die­ran exis­tir sin ella. Sus ideas so­bre lo que sig­ni­fi­ca ser mu­jer y lo que im­pli­ca vi­vir en Nue­va York están for­ma­das a par­tir de esa se­rie y la ver­sión del fe­mi­nis­mo que sur­gió de ella”. Y Dun­ham no es­tá so­la. Ar­man­do Ia­nuc­ci, de Veep, o Beau Wi­lli­mon, de Hou­se of Cards, no han po­di­do ig­no­rar El ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca. Te­ren­ce Win­ter, de la ma­fio­sa Board­walk Em­pi­re, era guio­nis­ta de Los So­prano. Y es di­fí­cil en­ten­der Homeland sin la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo per­so­ni­fi­ca­da an­te­rior­men­te por Jack Bauer ( 24).

He aquí cin­co tí­tu­los mí­ti­cos más, pio­ne­ros, me­diá­ti­cos y que han de­ja­do una es­te­la ca­tó­di­ca tras de sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.