“AL PRIN­CI­PIO ES­TA SE­RIE NO ERA LO BAS­TAN­TE BUE­NA CO­MO PA­RA TE­NER ÉXI­TO”

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Pa­tri­cia Puen­tes (Los Án­ge­les)

El exa­gen­te del Ser­vi­cio Se­cre­to en­car­ga­do de pro­te­ger (y enamo­rar) a la se­cre­ta­ria de pren­sa de El ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca ha­ce una dé­ca­da que tie­ne su pro­pia se­rie de te­le­vi­sión. Ha­bla­mos con el ac­tor Mark Har­mon so­bre las diez tem­po­ra­das de Navy: In­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal, so­bre las cla­ves del éxi­to de la se­rie y so­bre los re­tos de in­ter­pre­tar al ta­ci­turno agen­te es­pe­cial Gibbs du­ran­te tan­tos años sin que el tra­ba­jo se le ha­ga re­pe­ti­ti­vo.

Ac­tual­men­te, es­tá tra­ba­jan­do en la dé­ci­ma tem­po­ra­da de Navy. ¿Se ha­ce abu­rri­do el tra­ba­jo?

No me abu­rre en ab­so­lu­to, si no, no po­dría ha­cer­lo, y creo que al res­to del re­par­to le ocu­rre igual. La se­rie con­ti­núa pre­sen­tán­do­nos nue­vos re­tos, los guio­nis­tas la man­tie­nen fres­ca. Ade­más, nos lle­va­mos to­dos muy bien, y eso se no­ta. Aun­que no siem­pre ha si­do así, pues­to que ha ha­bi­do mu­chos cam­bios, du­ran­te es­tos años, la se­rie ha evo­lu­cio­na­do, ha ma­du­ra­do, y es­pe­ra­mos que aho­ra sea me­jor. En es­tos mo­men­tos, Navy tie­ne más éxi­to que nun­ca, lo cual me ha­ce sen­tir or­gu­llo­so, y eso es com­ple­ta­men­te opues­to al abu­rri­mien­to o al can­san­cio. Nun­ca ha­bía te­ni­do un tra­ba­jo co­mo és­te, en el que la gen­te quie­re ve­nir al set y tra­ba­jar en nues­tro equi­po.

¿Có­mo se ex­pli­can es­te éxi­to cre­cien­te, a me­di­da que la fic­ción cum­ple años?

Siem­pre me ha pa­re­ci­do que, al prin­ci­pio, es­ta se­rie no era lo bas­tan­te bue­na co­mo pa­ra te­ner éxi­to, pe­ro tam­po­co lo su­fi­cien­te­men­te ma­la co­mo pa­ra que la can­ce­la­ran. Así que tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en ella. Al prin­ci­pio es di­fí­cil, vas a tra­ba­jar e in­ten­tas en­con­trar la for­ma de que fun­cio­ne lo que es­tás ha­cien­do. En­ton­ces ni si­quie­ra te­nía­mos guio­nes, lo cual era muy du­ro. Pe­ro eso tam­bién te ha­ce más fuer­te y apren­des de ello pa­ra po­der desa­rro­llar tu tra­ba­jo. Por­que, en reali­dad, era lo úni­co que po­día­mos con­tro­lar: nues­tro tra­ba­jo, día a día. Con los años, los guio­nis­tas han po­di­do desa­rro­llar más los per­so­na­jes, y la au­dien­cia se ha fi­ja­do en eso. La se­rie siem­pre se ha ba­sa­do mu­cho en los per­so­na­jes y en el hu­mor, te­ne­mos ca­sos se­ma­na­les pa­ra re­sol­ver, pe­ro no son el cen­tro de la fic­ción. En el re­par­to, to­dos te­ne­mos un per­so­na­je in­di­vi­dual, que nos atra­jo en su mo­men­to. A ve­ces pi­lla­mos al ma­lo, a ve­ces no. Al fi­nal, lo im­por­tan­te es la his­to­ria de los per­so­na­jes. Du­ran­te es­tos diez años, he­mos po­di­do acer­car al pú­bli­co a los per­so­na­jes y dar­le al­gu­nos de­ta­lles de sus vi­das.

Nos de­cía que, al prin­ci­pio de la se­rie, no te­nían guión...

Al prin­ci­pio de to­do, no te­nía­mos guio­nes com­ple­tos. Nos da­ban unas cuan­tas pá­gi­nas a me­di­da que íba­mos ro­dan­do. Y tie­nes que asu­mir­lo, por­que cla­ro, no vas a de­jar el tra­ba­jo. Pe­ro, co­mo ac­tor, se su­po­ne que tie­nes que po­der pre­pa­rar­te: ir a ca­sa, leer el guión y ve­nir a tra­ba­jar pre­pa­ra­do al día si­guien­te. Pe­ro, si no tie­nes un guión pa­ra pre­pa­rar y al fi­nal tie­nes que es­tar lis­to igual­men­te, em­pie­zas a creer que no te ha­ce fal­ta ese tra­ba­jo pre­vio.

¿Aho­ra ya no es así?

Es­tu­vi­mos así du­ran­te bas­tan­te tiem­po, pe­ro aho­ra ya es­tá con­tro­la­do. In­clu­so te­ne­mos se­sio­nes de lec­tu­ra del pró­xi­mo guión que ro­da­re­mos: los ac­to­res nos sen­ta­mos con los guio­nis­tas y el di­rec­tor, y lee­mos el guión en­te­ro. Al­go im­pen­sa­ble du­ran­te los pri­me­ros cin­co años de Navy.

Nos ha­bla­ba de la im­por­tan­cia de los guio­nis­tas pa­ra man­te­ner su tra­ba­jo fres­co. Há­ble­nos de ellos...

Aho­ra mis­mo, te­ne­mos ocho guio­nis­tas, aun­que dos de ellos tra­ba­jan en equi­po, así que, téc­ni­ca­men­te, es co­mo si fue­ran sie­te. Du­ran­te los pri­me­ros años de la se­rie, tu­vi­mos mu­chos guio­nis­tas yen­do y vi­nien­do, pe­ro, des­de la sex­ta tem­po­ra­da, te­ne­mos a nues­tro equi­po ac­tual. Al­gu­nos de los guio­nis­tas han es­cri­to 30 ó 40 epi­so­dios, al­go com­ple­ta­men­te inau­di­to en dra­mas te­le­vi­si­vos, por­que los es­cri­to­res sue­len di­ver­si­fi­car su tra­ba­jo y ha­cer otras co­sas. Pe­ro les gus­ta su tra­ba­jo y están bien aquí.

¿Cuál es el se­cre­to del éxi­to de la se­rie, pa­ra us­ted?

Navy dio el sal­to cuan­do se ven­die­ron sus de­re­chos de di­fu­sión. Amé­ri­ca la co­no­ció, aun­que hi­cie­ron fal­ta unos cuan­tos años. Cuan­do has he­cho tan­tas se­ries co­mo yo, apre­cias mu­cho és­ta, por­que, de al­gu­na for­ma, he he­cho mu­chas que no fun­cio­na­ron. Y en Navy hay mu­cha gen­te con una ex­pe­rien­cia si­mi­lar a la mía, que lle­va mu­chos años en la pro­fe­sión. Con es­ta se­rie, las co­sas han fun­cio­na­do. En par­te, me gus­ta­ría pen­sar que es por­que to­dos es­ta­mos en el mis­mo si­tio e in­ten­tan­do ha­cer lo mis­mo, y la gen­te lo ve. Aho­ra mis­mo, por ejem­plo, me cues­ta ir a Fran­cia y ca­mi­nar por la ca­lle y ser un tu­ris­ta más. Pe­ro no me que­jo, he te­ni­do mu­chos años pa­ra ca­mi­nar por la ca­lle y ha­cer lo que qui­sie­ra.

¿Le gus­ta ver la te­le?

Ra­ra­men­te es­toy en ca­sa pa­ra ver la se­rie, por­que, a la ho­ra que la dan, nor­mal­men­te to­da­vía es­toy tra­ba­jan­do. Y, evi­den­te­men­te, si no ten­go tiem­po pa­ra mi­rar nues­tra se­rie, no mi­ro nin­gu­na...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.