El enemi­go es­tá en ca­sa

De ‘The Ame­ri­cans’ a ‘Cult’, o cuan­do uno de los nues­tros es­tá en el ban­do con­tra­rio

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV - Ma­ri­ló Gar­cía (@Yo­no­mea­bu­rro)

Cuan­do los nor­te­ame­ri­ca­nos se po­nen pa­trió­ti­cos (o an­ti­pa­trió­ti­cos, de­pen­de de có­mo se mi­re), pa­ren jo­yas co­mo The Ame­ri­cans, el th­ri­ller po­lí­ti­co que es­tre­na­rá FOX, en Es­pa­ña, y que ha ve­ni­do a afian­zar mi fe en el gé­ne­ro es­pio­na­je te­le­vi­si­vo (véa­se la mag­ní­fi­ca Ru­bi­cón). En una es­ce­na de es­ta se­rie am­bien­ta­da en 1981, en ple­na era Rea­gan, el ma­tri­mo­nio pro­ta­go­nis­ta –Ke­ri Rus­sell ( Fe­li­city) y Matt­hew Rhys (el abo­ga­do gay de Cin­co her­ma­nos)– pre­pa­ra la ce­na en la co­ci­na mien­tras com­par­te su ru­ti­na­rio día en la agen­cia de via­jes en la que am­bos tra­ba­jan. Sin em­bar­go, y du­ran­te unos se­gun­dos, ac­cio­nan el ex­trac­tor pa­ra que sus hi­jos, aje­nos a to­do, no les pue­dan es­cu­char. Phillip y Eli­za­beth, en reali­dad, son es­pías ru­sos del KGB in­fil­tra­dos en EE. UU., que vi­ven en un cha­le­ci­to de una zo­na re­si­den­cial de Was­hing­ton. A él le ve­mos bai­lar con unas bo­tas de cow­boy en un cen­tro co­mer­cial o re­ci­tar con la mano en el pe­cho el himno ame­ri­cano. Pe­ro, en reali­dad, ma­tan, ex­tor­sio­nan y son ca­pa­ces de acos­tar­se con el enemi­go con tal de son­sa­car­le in­for­ma­ción. “Los elec­to­res nor­te­ame­ri­ca­nos han ele­gi­do a un lo­co co­mo pre­si­den­te”, di­ce uno de sus je­fes. Una ex­cu­sa de los guio­nis­tas pa­ra in­ten­tar com­pren­der (y per­do­nar) a los que realmente son los pro­ta­go­nis­tas de The Ame­ri­cans: los ru­sos. En la som­bra, un ve­cino re­cién mu­da­do a la ur­ba­ni­za­ción, que, por pu­ra coin­ci­den­cia, re­sul­ta ser uno de los agen­tes del FBI en­car­ga­dos de des­cu­brir a es­tos agen­tes dur­mien­tes. El enemi­go es­tá en ca­sa, pe­ro él no lo sa­be.

‘HOMELAND’, EL SAR­GEN­TO TE­RRO­RIS­TA

The Ame­ri­cans vie­ne a con­fir­mar el éxi­to de se­ries en las que los pro­ta­go­nis­tas lle­van una do­ble vi­da. Si, en­tre chu­pi­to y chu­pi­to de vod­ka, los co­mu­nis­tas con­vi­vían en aque­lla EE.UU. inocen­te y al­go re­bel­de, en Homeland, en­tre pas­ti­lla y pas­ti­lla (las que to­ma Ca­rrie), lo ha­cen los te­rro­ris­tas, pe­ro en una EE. UU. des­gas­ta­da tras el 11-S. Más es­cép­ti­ca que el ve­cino ochen­te­ro de The Ame­ri­cans, que no des­con­fía de sus ve­ci­nos mo­dé­li­cos, Ca­rrie Mat­hi­son (Clai­re Da­nes) se im­po­ne co­mo ob­je­ti­vo des­cu­brir la ver­dad. Homeland arran­ca de la du­da: ¿y si el sar­gen­to des­apa­re­ci­do du­ran­te años, Ni­cho­las Brody, se­cues­tra­do por Al-Qae­da, fue­ra un te­rro­ris­ta? Ba­sán­do­se en la is­rae­lí Ha­tu­fim, los crea­do­res Alex Gan­sa y Ho­ward Gor­don (ar­tí­fi­ces, tam­bién, de la hi­per­ac­ti­va 24) se in­ven­ta­ron a la bi­po­lar Ca­rrie, una es­pe­cie de an­ti­hé­roe, de re­ver­so del siem­pre efi­caz Jack Bauer. Una mu­jer de la que sus su­pe­rio­res re­ce­lan. Por­que no hay na­da peor que ima­gi­nar­se a uno de los nues­tros en el ban­do con­tra­rio.

‘DEX­TER’, EL ASE­SINO FO­REN­SE

De es­to sa­be mu­cho Mi­chael Cues­ta, pro­duc­tor de Homeland y tam­bién de la pri­me­ra se­rie que nos hi­zo du­dar de no­so­tros mis­mos: Dex­ter. En el De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Miami, pu­lu­la por sus pa­si­llos un fo­ren­se que, por la no­che, se trans­for­ma en un ase­sino en se­rie jus­ti­cie­ro. La voz de Mi­chael C. Hall in­ten­ta con­ven­cer­nos, en ca­da epi­so­dio, de que él no es el enemi­go, sino la sal­va­ción. “Mi mun­do se­rá un lu­gar me­jor”, se di­ce y nos di­ce, en una es­pe­cie de re­ve­la­ción di­vi­na. En to­dos es­tos años, Dex­ter se ha mo­vi­do por ins­tin­to ani­mal, ca­mu­flán­do­se con su ca­rac­te­rís­ti­ca ca­mi­se­ta ce­ñi­da. Na­die ha sos­pe­cha­do na­da y quien lo ha he­cho no ha lo­gra­do so­bre­vi­vir. Dex­ter pa­re­ce invencible. A pe­sar de la po­lé­mi­ca ini­cial, to­dos en­ten­di­mos su mo­dus ope­ran­di, has­ta que ma­tó por error, car­gán­do­se a un inocen­te. En­ton­ces ya no nos hi­zo tan­ta gra­cia es­te Ro­bin Hood que nos po­día ro­bar y le tu­vi­mos mie­do.

‘THE FO­LLO­WING’, EL PRO­FE­SOR SÁ­DI­CO

Con Dex­ter creí­mos ha­ber­lo vis­to to­do. Un ase­sino so­li­ta­rio, con una fe cie­ga en sí mis­mo y un ideal: aca­bar con la es­co­ria hu­ma­na. Mar­cos Sie­ga, que di­ri­gió va­rios epi­so­dios, ha apro­ve­cha­do su ex­pe­rien­cia pa­ra atre­ver­se con The Fo­llo­wing, el th­ri­ller que emi­te AXN crea­do por Ke­vin Wi­lliam­son, y que be­be tan­to de su sa­ga ju­ve­nil Scream. El ase­sino ya no es el que ma­ta, en es­ta vuel­ta de tuer­ca al gé­ne­ro, el ase­sino es el que man­da ma­tar. En el cen­tro de de­ten­cio­nes del FBI de Vir­gi­nia, Ryan Hardy (Ke­vin Ba­con) se re­en­cuen­tra con Joe Ca­rroll (Ja­mes Pu­re­foy), un atrac­ti­vo pro­fe­sor que, en reali­dad, es un sá­di­co que ma­ta por pla­cer. Eso, an­tes de ser en­ce­rra­do. Aho­ra, des­de su cel­da, alien­ta a tra­vés de las redes so­cia­les a sus imi­ta­do­res. Hardy ten­drá que des­cu­brir có­mo fre­nar a un ti­po que se mo­ti­va con Alan Poe y que es irre­sis­ti­ble, tam­bién in­te­lec­tual­men­te, lo que es peor. Es­te me­diá­ti­co Me­sías se pre­sen­ta en un mo­nó­lo­go estremecedor cuan­do di­ce que sus se­gui­do­res “son mis ami­gos”. Ami­gos co­mo el po­li­cía que te pa­ra en el an­dén, la ni­ñe­ra que cui­da de tus hi­jos o esa pa­re­ja de gays tan sim­pá­ti­cos que tie­nes por ve­ci­nos. El te­rror lla­ma a tu puer­ta y tú le abri­rás sin sa­ber­lo.

‘CULT’, TE­LE DEN­TRO DE LA TE­LE

Pa­re­ci­da a The Fo­llo­wing es Cult, que aún no se emi­te en Es­pa­ña. Ro­bert Knep­per, el fa­mo­so man­co de Pri­son Break, vuel­ve a la te­le ha­blan­do a la cá­ma­ra, hip­no­ti­zán­do­nos, con­ver­ti­do en el crea­dor de una sec­ta, en la fic­ción. El pro­ble­ma es que en la reali­dad tam­bién exis­te. Te­le den­tro de la te­le. “Tú pue­des ser el si­guien­te”, le re­pi­te sin ce­sar a un periodista blo­gue­ro em­pe­ci­na­do en ti­rar del hi­lo. Un men­sa­je co­di­fi­ca­do en la se­rie, el ti­po de mis­te­rio que ado­ran los fans. Co­mo si Cult fue­ra Per­di­dos en ver­sión snuff mo­vie. Y, lo mis­mo que en The Fo­llo­wing, en la reali­dad, fue­ra del te­le­vi­sor, los se­gui­do­res del cul­to, que ma­tan, lu­cen un tatuaje, y son la ca­ma­re­ra, el po­li­cía y, si te des­cui­das, has­ta tu pro­pia fa­mi­lia.

‘The Ame­ri­cans’

‘Dex­ter’

‘The Fo­llo­wing’

‘Cult’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.