HAN­NI­BAL

‘TV­Ma­nía’ se cue­la en el ro­da­je de ‘Han­ni­bal’ pa­ra sa­ber a qué se de­di­ca­ba el doc­tor Lec­ter an­tes de ‘El si­len­cio de los cor­de­ros’. Nos ade­lan­ta­mos una se­ma­na a su es­treno en Es­pa­ña, Es­pa­ña el jue­ves 11 de abril, a las 22.15 h, en AXN.

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA - Tex­to: Pa­tri­cia Puen­tes (To­ron­to)

To­dos tte­ne­mos gra­ba­da en la me­mo­ria esa gro­tes­ca ima­gen de Ant­hony Hop­kins lle­van­do una más­ca­ra pa­ra in­mo­vi­li­zar la siem­pre ham­brien­ta bo­ca de su

Han­ni­bal Lec­ter. Con el re­torno del per­so­na­je, es­ta vez a la pe­que­ña pantalla, pa­re­ce que, de mo­men­to, no ha­brá más­ca­ras de cas­ti­dad pa­ra Lec­ter.“Es una se­rie muy ge­nui­na. La gran di­fe­ren­cia en­tre nues­tro Han­ni­bal y los an­te­rio­res es que és­te tie­ne re­la­cio­nes y amis­ta­des. Se in­tere­sa por la gen­te. No se te va a co­mer has­ta que te trai­cio­nes sien­do un mal­edu­ca­do”, nos ad­vier­te el crea­dor de Han­ni­bal, Br­yan Fu­ller ( Crian­do mal­vas), mien­tras nos guía por el set de su se­rie –uno de los es­tre­nos más es­pe­ra­dos del año–, si­tua­do en un frío es­tu­dio de To­ron­to, en Ca­na­dá.

Avan­za­mos por el amplio des­pa­cho de Lec­ter. La es­tan­cia in­clu­ye una bi­blio­te­ca don­de no fal­tan los vo­lú­me­nes cu­li­na­rios, dos di­va­nes pa­ra pa­sar con­sul­ta, un opu­len­to es­cri­to­rio e, in­clu­so, un rin­cón apar­ta­do don­de re­cluir­se a di­bu­jar. Do­mi­nan los co­lo­res os­cu­ros, pe­ro cá­li­dos, y los mue­bles vin­ta­ge, y es fá­cil ima­gi­nar­se al re­fi­na­do per­so­na­je pa­san­do la ma­yor par­te de las ho­ras en esa ha­bi­ta­ción. Y es que, en Han­ni­bal, se han re­mon­ta­do a la vi­da que llevaba Lec­ter an­tes, in­clu­so, de El si­len­cio de los cor­de­ros y El dra­gón ro­jo. Cuan­do el cé­le­bre doc­tor era to­da­vía un hombre li­bre, ade­más de un psi­quia­tra con­tra­ta­do por el FBI pa­ra ase­gu­rar­se de ve­lar por la sa­lud men­tal de su in­ves­ti­ga­dor de ho­mi­ci­dios es­tre­lla, Will Graham (Hugh Dancy). Al­guien con la ex­tra­ña ca­pa­ci­dad de me­ter­se en la men­te de los ase­si­nos en se­rie más de­pra­va­dos.

La pre­mi­sa es un po­co com­ple­ja, en Han­ni­bal, don­de sólo el es­pec­ta­dor y el mis­mo Lec­ter tie­nen to­da la in­for­ma­ción y co­no­cen los se­cre­tos más os­cu­ros y el vo­raz ape­ti­to del pro­ta­go­nis­ta. Pe­ro su equi­po se apre­su­ra a ase­gu­rar­nos que la se­rie se­rá fá­cil de se­guir y no va a te­ner una rí­gi­da es­truc­tu­ra se­ria­da, a pe­sar de que tam­po­co quie­ren de­fi­nir­se den­tro del gé­ne­ro ex­clu­si­va­men­te pro­ce­di­men­tal. “En la ma­yo­ría de epi­so­dios, ten­dre­mos al ase­sino en se­rie de la se­ma­na, pe­ro tam­bién ha­brá al­gu­nos en los que no. Eso nos per­mi­ti­rá desa­rro­llar la tra­ma ge­ne­ral de la tem­po­ra­da y esa es­pe­cie de cu­le­brón so­bre Han­ni­bal y Will Graham”, nos ex­pli­ca Fu­ller. “Ca­da epi­so­dio con­ten­drá, ade­más, una me­tá­fo­ra so­bre esa re­la­ción en­tre nues­tro pro­ta­go­nis­ta y nues­tro an­ta­go­nis­ta. El ase­sino de la se­ma­na ser­vi­rá de ca­ta­li­za­dor emo­cio­nal en­tre am­bos pa­ra desa­rro­llar más su re­la­ción”. Fu­ller aña­de que los ca­sos que in­ves­ti­ga­rá Graham, jun­to con Jack Craw­ford (Lau­ren­ce Fish­bur­ne), no van a ser en ab­so­lu­to or­di­na­rios. “El ti­po de ase­si­na­tos que te­ne­mos es ca­si de Ex­pe­dien­te X, por su ni­vel de ex­ce­so. He­mos co­gi­do el gé­ne­ro de te­rror y le he­mos aña­di­do un ele­men­to de fan­ta­sía que nos ale­ja de la reali­dad. No es ha­bi­tual, pa­ra los ase­si­nos en se­rie nor­ma­les, de mo­do que no es un mun­do tan ho­rren­do”.

Con ca­da res­pues­ta, Fu­ller sa­tis­fa­ce par­te de nues­tra mu­cha cu­rio­si­dad ca­tó­di­ca. Pe­ro, a ca­da nue­vo gi­ro por el pla­tó de la se­rie, te­me­mos en­con­trar­nos con la omi­no­sa pre­sen­cia de Lec­ter en cual­quier mo­men­to. To­do se ha cui­da­do has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle, en las es­tan­cias que re­pro­du­cen la lu­jo­sa ca­sa del an­tro­pó­fa­go psi­quia­tra. To­do, en el set, con­tie­ne una agu­da esen­cia han­ni­ba­lis­ta.

Nos que­da­mos a las puer­tas del co­me­dor de Lec­ter. Allí co­no­ce­re­mos al ac­tor Mads Mik­kel­sen, que Fu­ller de­fi­ne co­mo el Geor­ge Cloo­ney da­nés. Un es­ca­lo­frío nos re­co­rre la es­pal­da, es­pe­ra­mos que no es­te­mos en el me­nú del día...

Re­par­to (y me­nú) de una de las pro­duc­cio­nes más

es­pe­ra­das del año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.