“HAN­NI­BAL NO ES UN ASE­SINO EN SÍ, ES­TÁ MÁS CER­CA DEL DIA­BLO”

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA -

Fue el ma­lo de Ca­sino Ro­ya­le y hay al­go en la apa­rien­cia de es­te ac­tor da­nés de 47 años que ha­ce que si­gan fi­chán­do­lo pa­ra in­ter­pre­tar a per­so­na­jes de mo­ral du­do­sa. Con Han­ni­bal, Mads Mik­kel­sen de­bu­ta en la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se con un pa­pel in­mor­ta­li­za­do ha­ce ca­si dos dé­ca­das por Ant­hony Hop­kins. Ha­bla­mos con Mik­kel­sen so­bre los re­tos de te­ner que en­fun­dar­se en el tra­je de tres pie­zas de Han­ni­bal Lec­ter y de lo po­co (o mu­cho) que tie­ne en co­mún con el per­so­na­je...

¿Ha sen­ti­do mu­cha pre­sión al in­ter­pre­tar a un per­so­na­je tan icó­ni­co co­mo és­te?

Siem­pre hay cier­ta pre­sión, pe­ro tie­nes que ol­vi­dar­te en cuan­to em­pie­zas a ro­dar. Si car­gas con­ti­go la pre­sión, aca­ba sien­do una muer­te se­gu­ra. Na­tu­ral­men­te, en su mo­men­to vi las pe­lí­cu­las, pe­ro no es­ta­mos in­ten­tan­do re­pro­du­cir na­da de eso: tam­bién se­ría una muer­te se­gu­ra. Por­que [Hop­kins] lo hi­zo a la per­fec­ción. El per­so­na­je es el per­so­na­je. Le en­can­tan el ar­te, la mú­si­ca clá­si­ca... Odia to­do lo que sea ba­nal y ado­ra la be­lle­za de lo re­fi­na­do. Ade­más, em­pe­za­mos en una si­tua­ción di­fe­ren­te: es li­bre. Na­die sa­be de su pa­sa­tiem­pos. In­ten­ta ha­cer ami­gos y es­con­der quién es. No pue­do in­ter­pre­tar sim­ple­men­te a al­guien que es ma­lo.

¿Cuál es su to­que per­so­nal, cuan­do lo en­car­na?

Ima­gino que to­do ac­tor que se pon­ga en la piel de es­te per­so­na­je le apor­ta­rá al­go di­fe­ren­te. Mi ma­ne­ra de ha­cer las co­sas se ha ba­sa­do en te­ner una re­la­ción muy cer­ca­na con los guio­nis­tas y los di­rec­to­res de la se­rie. Mi­ra­mos el guión con de­te­ni­mien­to pa­ra ver qué hay que ha­cer pa­ra dar vi­da a es­ta his­to­ria. No es­tá úni­ca­men­te en mis ma­nos, es una co­la­bo­ra­ción, yo hi­ce el tra­ba­jo que ha­go siem­pre.

¿Has­ta qué pun­to se ha sor­pren­di­do u ho­rro­ri­za­do con al­gu­nas de las co­sas que ha­ce Lec­ter?

No me he ho­rro­ri­za­do. Es ob­vio qué es lo que ha­ce el per­so­na­je, es su vi­da dia­ria. Yo in­ten­to sus­ti­tuir lo que sea que le gus­ta ha­cer por al­gu­na otra co­sa. Pa­ra él es na­tu­ral y pa­ra mí no re­sul­ta sor­pren­den­te. Lo sor­pren­den­te se­ría que se sen­ta­ra a te­jer [ri­sas].

Pe­ro la se­rie tie­ne un pun­to muy cru­do...

Sí es to­do un po­co re­pul­si­vo, pe­ro ésa no es la fi­na­li­dad de nues­tra se­rie. Es­ta­mos in­ten­tan­do en­con­trar una for­ma de hu­ma­ni­zar al per­so­na­je, a pe­sar de que no sea de­ma­sia­do hu­mano [ri­sas]. Pa­ra él, ase­si­nar es co­mo sa­cri­fi­car a una va­ca. Co­mo ac­tor, no pue­do ser cons­cien­te de que en reali­dad es una per­so­na, eso im­pli­ca­ría sa­lir del per­so­na­je.

Ten­go que en­fo­car la ac­ción de la mis­ma for­ma que él lo ha­ce: co­mo si fue­ra una pie­za de mo­bi­lia­rio o un sim­ple ani­mal, por­que es par­te de su vi­da.

¿Có­mo se pre­pa­ró pa­ra in­ter­pre­tar a al­guien así?

No hi­ce na­da. La­men­ta­ble­men­te, ya sa­bía mu­chas co­sas so­bre ase­si­nos [ri­sas]. Ade­más, no creo que sea un ase­sino en se­rie en sí, es­tá más bien cer­ca del dia­blo. Ha en­con­tra­do la be­lle­za en lo que ha­ce. No tie­ne un sim­ple mo­ti­vo pa­ra ase­si­nar, se cree que es­tá por en­ci­ma de to­do, los ase­si­nos en se­rie le pa­re­cen ba­na­les...

Há­ble­nos del hu­mor os­cu­ro que tie­ne Lec­ter...

No sólo de­pen­de de mí, tie­ne mu­cho que ver con el guión y la di­rec­ción. Pe­ro es­tá cla­ro que, si la si­tua­ción es la ade­cua­da, el per­so­na­je pue­de sa­lir­se con la su­ya. Le gus­ta ver có­mo están las co­sas y, en fun­ción de eso, se po­ne una más­ca­ra u otra. Pue­de po­ner­se muy se­rio, pue­de en­ca­ri­ñar­se mu­cho con al­guien o es­tar muy des­pe­ga­do. Pue­de ha­cer lo que sea pa­ra con­ver­tir una si­tua­ción con­cre­ta en un be­ne­fi­cio pa­ra él, y el hu­mor for­ma par­te de ello.

Su ca­rre­ra es, prin­ci­pal­men­te, ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. ¿Có­mo va­lo­ra el ti­po de opor­tu­ni­da­des pro­fe­sio­na­les que ofre­ce la te­le­vi­sión?

Ha me­jo­ra­do mu­cho. Un po­co, pa­re­ce co­mo si pu­die­ras ha­cer co­sas, en te­le­vi­sión, que ac­tual­men­te no se pue­den ha­cer en el ci­ne, y eso es in­tere­san­te. Tam­po­co es que vea que sólo se pue­de ha­cer una co­sa o la otra, sim­ple­men­te, lo veo co­mo mi tra­ba­jo, y es­tá cla­ro que el mar­co de la te­le­vi­sión es un po­co di­fe­ren­te. No te­ne­mos la his­to­ria de la a a la z, apren­de­mos a me­di­da que va­mos ha­cien­do, al­go in­tere­san­te pe­ro, a la vez, frus­tran­te, por­que no te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de pla­ni­fi­car los al­ti­ba­jos, al no sa­ber exac­ta­men­te lo que pa­sa­rá.

El an­ti­hé­roe se ha con­ver­ti­do en el nue­vo pro­ta­go­nis­ta te­le­vi­si­vo por ex­ce­len­cia.

No soy el úni­co per­so­na­je de la se­rie, te­ne­mos a mu­chos otros por los que el pú­bli­co tam­bién va a sen­tir co­sas. Pe­ro es cier­to que po­de­mos lle­gar a sor­pren­der­nos, por­que es­ta­mos del la­do del per­so­na­je que no que­rría­mos apo­yar. Mi­ra­mos a Ant­hony Hop­kins y, por al­gún ex­tra­ño mo­ti­vo, nos cae bien. Y es te­rri­ble. Pe­ro si te dis­tan­cia­ses por com­ple­to del per­so­na­je, las co­sas no aca­ba­rían de fun­cio­nar.

“Lec­ter se cree por en­ci­ma de to­do, los ase­si­nos en se­rie le pa­re­cen ba­na­les”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.