¿La ca­li­dad se mi­de en epi­so­dios?

La fic­ción rein­ven­ta el mo­de­lo del ‘me­nos es más’. Ca­da vez son más las se­ries que acor­tan sus tem­po­ra­das pa­ra ofre­cer me­jor ca­li­dad te­le­vi­si­va.

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV - Es­te­fa­nía Chue­ca

Las pau­tas están cambia­ndo. An­tes, so­bre­pa­sar la ba­rre­ra de los 22 epi­so­dios era la tó­ni­ca ge­ne­ral de te­le­vi­sio­nes de to­do el mun­do. Aho­ra, nos en­con­tra­mos con que mu­chas se­ries ma­tan sus tem­po­ra­das en unos 13, 6 o in­clu­so 3 epi­so­dios, en es­te úl­ti­mo ca­so, con­vir­tién­do­se en mi­ni­se­ries, un gé­ne­ro te­le­vi­si­vo que, úl­ti­ma­men­te, es­tá ga­nan­do mu­cho te­rreno. Rea­li­zar tem­po­ra­das más cor­tas per­mi­te re­du­cir cos­tes y, a su vez, apos­tar por una es­pe­cial aten­ción al de­ta­lle. Con me­nos epi­so­dios, se evi­tan las se­cuen­cias de re­lleno, se au­men­tan la ori­gi­na­li­dad y la cohe­sión, y se po­ten­cia el efec­to cliff­han­ger, el shock ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner al es­pec­ta­dor siem­pre en vi­lo. Ade­más, la re­duc­ción de tem­po­ra­das per­mi­te a las ca­de­nas crear apues­tas di­fe­ren­tes y di­ver­si­fi­car más sus pro­duc­tos te­le­vi­si­vos. To­do son ven­ta­jas.

LA TE­LE­VI­SIÓN BRI­TÁ­NI­CA, ABAN­DE­RA­DA DE LA NUE­VA ES­TRA­TE­GIA

La pe­que­ña pantalla in­gle­sa es quien ha da­do bue­na cuen­ta de ello. Las fic­cio­nes bri­tá­ni­cas con más éxi­to, no sólo en el país, sino en to­do el mun­do, son el bu­que in­sig­nia de es­te nue­vo mo­de­lo. Down­ton Ab­bey, la se­rie que re­tra­ta la for­ma de vi­da de la aris­to­cra­cia in­gle­sa de 1900, en sus tres tem­po­ra­das emi­ti­das, no ha su­pe­ra­do los nue­ve epi­so­dios en ca­da una (la pri­me­ra sólo con­tó con sie­te) y, sin du­da, dio en el cla­vo, al­can­zan­do cuo­tas de ca­si un 15% de sha­re, en el Reino Uni­do. Le si­gue Sher­lock, la ver­sión con­tem­po­rá­nea del de­tec­ti­ve crea­do por el es­cri­tor Sir Art­hur Co­nan Doy­le, que cum­ple con el for­ma­to mi­ni­se­rie. Cuen­ta con sólo tres epi­so­dios por tem­po­ra­da y la ver­dad es que no le ha­cen fal­ta más. Son su­fi­cien­tes pa­ra lo­grar au­nar crí­ti­ca y au­dien­cia de for­ma muy po­si­ti­va, se­ñal inequí­vo­ca de que el me­nos es más es­tá más vi­vo que nun­ca. Con tam­bién tres epi­so­dios por tem­po­ra­da se sos­tie­ne Black Mirror, una crí­ti­ca al mun­do di­gi­tal y tec­no­ló­gi­co que nos ro­dea y la so­cie­dad que lo con­su­me. És­ta si­gue un es­que­ma di­fe­ren­te, ca­da epi­so­dio tie­ne un dis­cur­so in­de­pen­dien­te, to­da una in­no­va­ción te­le­vi­si­va. Si la pri­me­ra tem­po­ra­da sor­pren­dió, la se­gun­da ha ex­ta­sia­do al es­pec­ta­dor. Tal es su triun­fo, que el ac­tor Ro­bert Dow­ney Jr. ha ad­qui­ri­do los de­re­chos de uno de sus epi­so­dios pa­ra adap­tar­lo al for­ma­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co.

La úl­ti­ma en apun­tar­se a la ten­den­cia es Uto­pia, la bús­que­da del ma­nus­cri­to ori­gi­nal de la se­gun­da par­te de una no­ve­la grá­fi­ca lla­ma­da The Uto­pia Ex­pe­ri­ments, que ha da­do mu­cho de sí en tan sólo seis epi­so­dios. De he­cho, po­dría con­si­de­rar­se una de las me­jo­res se­ries del año (que po­dre­mos ver el mes que vie­ne, en Ca­nal+, y ya ha re­no­va­do pa­ra una se­gun­da tem­po­ra­da). Su trans­gre­sión no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die, así que no se­ría de ex­tra­ñar que se con­vier­ta en una nue­va se­rie de cul­to.

EN EE. UU. NO SE QUE­DAN ATRÁS

Ade­más de que los me­jo­res guio­nes aho­ra están en te­le­vi­sión, el he­cho de que las tem­po­ra­das de las se­ries se plan­teen más re­du­ci­das ha per­mi­ti­do que mu­chos gran­des nom­bres holly­woo­dien­ses cam­bia­ran el ci­ne por la pe­que­ña pantalla. Es el ca­so de Ke­vin Ba­con, que aho­ra se en­fren­ta a un des­pia­da­do ase­sino y a su sec­ta, en The Fo­llo­wing. Tal co­mo ex­pli­có a TV­Ma­nía, pa­ra pro­ta­go­ni­zar­la pu­so la con­di­ción de que las tem­po­ra­das de la se­rie sólo tu­vie­ran 15 ca­pí­tu­los, al ver el du­ro tra­ba­jo de su mu­jer, Ky­ra Sedg­wick, en la se­rie The Clo­ser: “La gen­te no ve la can­ti­dad de tra­ba­jo y de ho­ras que de­di­cas cuan­do eres el pro­ta­go­nis­ta de una se­rie de una ho­ra. Es­ta­mos ha­blan­do de días de 16 y 18 ho­ras de tra­ba­jo. Me asus­ta­ba la idea de te­ner que ha­cer 24 epi­so­dios al año. Ade­más, si me lla­man, to­da­vía quie­ro ha­cer pe­lí­cu­las. Es co­mo em­pe­cé en es­ta pro­fe­sión y es una par­te muy im­por­tan­te de mi vi­da”, nos con­fe­só.

Otras se­ries, co­mo Ame­ri­can Ho­rror Story o Jue­go de tronos, tam­bién han op­ta­do por tem­po­ra­das cor­tas. En el pri­mer ca­so, no se han su­pe­ra­do los 13 epi­so­dios y, en el se­gun­do, sólo tie­nen 10 en­tre­gas. A ellas tam­bién se les unió Hat­fields & McCoys, una mi­ni­se­rie que ilus­tra el en­fren­ta­mien­to en­tre dos fa­mi­lias des­pués de la Gue­rra Ci­vil Ame­ri­ca­na. Con­tó con tres epi­so­dios y se con­vir­tió en la se­rie más vis­ta de la his­to­ria del ca­ble, con una au­dien­cia de ca­si 14 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, y pu­so a His­tory Chan­nel en el ma­pa de los ca­na­les con fic­cio­nes pa­ra te­ner en cuen­ta.

Sin em­bar­go, aún no se ha aban­do­na­do el vie­jo mo­de­lo de plan­tear tem­po­ra­das lar­gas, que si­gue fun­cio­nan­do, en al­gu­nos ca­sos. El más so­bre­sa­lien­te es el de The Bing Bang Theory, que, con 24 epi­so­dios por tem­po­ra­da a sus es­pal­das, no ha­ce más que su­mar au­dien­cia: se im­po­ne con más de 17 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res y es­tá a un pa­so de arre­ba­tar a Friends, que con­si­guió, en su día, 20,8 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res de me­dia, du­ran­te la tem­po­ra­da 2003 - 2004, la mar­ca de la sit-com más se­gui­da, en Es­ta­dos Uni­dos.

La bri­tá­ni­ca ‘Uto­pia’ sólo tie­ne seis ca­pí­tu­los, en la pri­me­ra tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.