Don & Peggy, la ex­tra­ña pa­re­ja

Qué pa­sa­rá en­tre am­bos es una de las in­cog­ni­tas de la sex­ta tem­po­ra­da de ‘Mad Men’, que es­tre­na Ca­nal+

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIASTV -

En el de­ta­lle es­tá la per­fec­ción. Una má­xi­ma con la que pa­re­ce guiar­se Matt­hew Wei­ner, el crea­dor de Mad Men, al per­fi­lar una de las se­ries con más es­ce­nas lle­nas de sen­ti­do me­ta­fó­ri­co. Una ima­gen im­bo­rra­ble de la tem­po­ra­da pa­sa­da ha que­da­do en el re­cuer­do: la del pu­bli­ci­ta­rio al­go an­ti­cua­do Don Dra­per –los Old Fas­hio­ned le de­la­tan– be­san­do la mano de su pro­te­gi­da, Peggy Ol­son, cuan­do ella de­ci­de co­mu­ni­car­le su di­mi­sión irre­fu­ta­ble. Don se pos­tra prác­ti­ca­men­te a los pies de la que fue­ra su se­cre­ta­ria, aho­ra una efi­cien­te re­dac­to­ra de pu­bli­ci­dad, que no pue­de evi­tar emo­cio­nar­se al to­mar tan drás­ti­ca de­ci­sión. Pa­ra com­pren­der Mad Men y en­fren­tar­se a la sex­ta tem­po­ra­da, que es­tre­na el lu­nes Ca­nal+ (con un epi­so­dio do­ble en v.o.s.), hay que en­ten­der la re­la­ción en­tre esos dos per­so­na­jes, la ca­ra y la cruz de la mis­ma moneda. De he­cho, una de las in­cóg­ni­tas de es­te año es el re­gre­so de Peggy a la vi­da de Don. Por pri­me­ra vez, Peggy po­drá com­pe­tir de igual a igual en el mun­do de la pu­bli­ci­dad con el que fue­ra su men­tor. Es más, ¿po­dría Don lle­gar a tra­ba­jar pa­ra Peggy?

La que iba a con­ver­tir­se en la pri­me­ra mu­jer pu­bli­cis­ta de la agen­cia en­tró en Ster­ling Coo­per co­mo una jo­ven ner­vio­sa que in­ten­ta­ba ac­tuar co­mo una adul­ta. Una mu­jer lis­ta, de prin­ci­pios, eso sí, en un mun­do, el de fi­na­les de los 50, do­mi­na­do por los hom­bres. Peggy Ol­son lo­gra al­go ca­si inima­gi­na­ble pa­ra la épo­ca: triun­far sin sa­cri­fi­car su fe­mi­ni­dad –su evo­lu­ción de es­ti­lo tam­bién es no­ta­ble–, es­ca­lan­do po­si­cio­nes con te­na­ci­dad, pe­ro sin pi­sar a los de­más, co­mo ha­ce la Né­me­sis de Don, Pe­te Campbell. Eso no sólo hon­ra a Peggy an­te la mi­ra­da de su nue­vo je­fe, Don, sino que a él le sir­ve pa­ra man­te­ner un tan­to ale­ja­do al jo­ven tre­pa. Don y Peggy se uti­li­zan a su ma­ne­ra y son de los po­cos per­so­na­jes que in­ter­ac­túan sin man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. Hay res­pe­to sin de­seo, al­go tan inusual, en Mad Men, co­mo no be­ber y fu­mar de for­ma com­pul­si­va.

La pu­bli­ci­dad era el tra­ba­jo más gla­mu­ro­so y, aun­que in­ge­nua y asom­bra­da por la novedad, Peggy sa­be apro­ve­char los ma­los con­se­jos de la vo­lup­tuo­sa Joan dán­do­les la vuel­ta. “En un par de años, dan­do los pa­sos ade­cua­dos, vi­vi­rás co­mo no­so­tros en la ciu­dad”, le co­men­ta Joan. “Y, si das los pa­sos ver­da­de­ra­men­te ade­cua­dos, en una zo­na re­si­den­cial, sin tra­ba­jar nun­ca más”. Peggy se ale­ja, así, de su fu­tu­ro in­me­dia­to –ser la pró­xi­ma Joan– pa­ra con­ver­tir­se, ca­si sin pro­po­nér­se­lo, en el fu­tu­ro Don. La pri­me­ra vez que in­ter­ac­túan ellos dos, ni se sa­lu­dan. Pe­ro, ya en el pi­lo­to de la se­rie, ve­mos a Don de­fen­der a Peggy an­te el aco­so de Campbell. En esa épo­ca, se acep­ta­ba sin más el aco­so se­xual: los hom­bres sa­lían de sus des­pa­chos y ahí es­ta­ban ellas, las se­cre­ta­rias, em­plea­das que sal­drían con ellos, es­tu­vie­ran o no ca­sa­dos. Mien­tras Pe­te

Ca­nal+ Lu­nes, 22 h Peggy aban­do­na a Don Dra­per,

su men­tor. La re­la­ción en­tre es­tos per­so­na­jes es uno de los ali­cien­tes de la nue­va tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.