TOR­MEN­TA DE ES­PA­DAS

Cuer­vos con tres ojos, mu­ros he­la­dos, es­cu­dos que re­sue­nan en las mon­ta­ñas al ser gol­pea­dos con fu­ria, es­pa­das en lla­mas y nie­ve ba­jo los pies. Jue­go de Tronos po­ne de nue­vo en mar­cha su ima­gi­ne­ría, es­te mar­tes (21.30 h), en Ca­nal+, con el es­treno de su t

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Cuan­do la gue­rra ru­ge y al­go se des­en­ca­de­na en el cie­lo es cuan­do em­pie­za la tor­men­ta de

es­pa­das. Ho­jas de me­tal que caen afi­la­das so­bre los per­so­na­jes, y tam­bién so­bre el es­pec­ta­dor, al que no le que­da más re­me­dio que pro­te­ger­se. La ter­ce­ra tem­po­ra­da de Jue­go de Tronos va a ser du­ra, y tam­bién épi­ca, co­mo co­rres­pon­de a un es­ce­na­rio en el que las pa­la­bras so­bran por­que el ace­ro ya ha si­do des­en­fun­da­do. La es­pec­ta­cu­lar ba­ta­lla de Black­wa­ter sólo fue el ini­cio de una gue­rra por el po­der que ten­drá con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles. Al­gu­nos per­so­na­jes mo­ri­rán, otros desea­rían ha­ber muer­to, unos po­cos al­can­za­rán la glo­ria. En la pri­me­ra tem­po­ra­da, ya se lo di­jo Cer­sei Lan­nis­ter a Ned Stark: “En el jue­go de tronos, o ga­nas o mue­res­mue­res”.. El pa­triar­ca de la ca­sa del nor­te des­cu­brió el sig­ni­fi­ca­do de es­ta advertencia muy pron­to, y no se­rá el úni­co que aca­ba­rá de­ca­pi­ta­do, en los pró­xi­mos 10 epi­so­dios.

Hay de­ma­sia­dos can­di­da­tos a rey, en Wes­te­ros, y aho­ra que la ac­ción ha es­ta­lla­do las es­ca­ra- mu­zas en­tre los par­ti­da­rios de uno u otro están a la or­den del día. El epi­cen­tro de la gue­rra se ex­ten­de­rá por el ma­pa y, jun­to a ella, sa­queos, asal­tos a po­bla­cio­nes ais­la­das y ma­tan­zas de ci­vi­les pro­ta­go­ni­za­das por gru­pos con in­tere­ses di­ver­sos. Los ca­mi­nos de­ja­rán de ser se­gu­ros, al­gu­nas re­gio­nes que­da­rán aban­do­na­das y lu­ga­res co­mo Ha­rren­hal cam­bia­rán fá­cil­men­te de ma­nos. Mien­tras, los que re­cla­man el trono com­ba­ten a tra­vés de pac­tos y es­tra­te­gias. Los Lan­nis­ter re­fuer­zan su po­si­ción en Des­em­bar­co del Rey mien­tras los Stark pier­den a par­te de sus alia­dos en el nor­te y Stan­nis Ba­rat­heon per­ma­ne­ce a la ex­pec­ta­ti­va.

Pe­ro no hay que sa­car con­clu­sio­nes pre­ci­pi­ta­das. El te­ma de la ter­ce­ra tem­po­ra­da es el ca­rác­ter efí­me­ro del po­der. CóCó­mo per­so­na­jes que lo te­nían to­do pue­den que­dar­se­dar­se sin nna­da, y al re­vés. Aun­que los per­so­na­jes de Jue­go de Tronos ten­gan sus pro­pias es­tra­te­gias, se de­di­quen a ha­cer ppac­tos y ma­nio­bren por el ma­pa de Wes­te­ros co­mo si tu­tu­vie­ran la cla­ve de la vic­to­ria, su des­tino lo de­ci­de­de la plum­plu­ma de Geor­ge R.R. Mar­tin. Al au­tor le gus­ta des­truir­truir las ppre­ten­sio­nes de sus per­so­na­jes con una in­yec­ción­ción de re­rea­li­dad que, a me­nu­do, to­ma for­ma de co­ro­na ar­dien­te que que­ma vi­vo al que tie­ne la osa­día de creer­se un rey. La obra ori­gi­nal si­gue sien­do el pun­to fuer­te y la de­bi­li­dad de la se­rie. Por una par­te, la sa­ga li­te­ra­ria es tan su­bli­me (per­so­na­jes com­ple­jos y con ca­ris­ma, ma­ne­jo de múl­ti­ples es­ce­na­rios en pa­ra­le­lo, do­mi­nio de la cons­truc­ción de diá­lo­gos que tie­nen garra, ca­pa­ci­dad pa­ra crear un mun­do con unos pa­rá­me­tros muy pro­pios, pe­ro que, al mis­mo tiem­po, fun­cio­na co­mo un re­fle­jo del nues­tro, etc.) que a la se­rie le bas­ta con adap­tar­la con el má­xi­mo ri­gor po­si­ble. Pe­ro, por otra par­te, no hay que ol­vi­dar que se tra­ta de una obra ex­ten­sa, con múl­ti­ples tra­mas y una am­plia galería de per­so­na­jes, y su com­pre­sión te­le­vi­sa­da a me­nu­do crea pro­ble­mas de rit­mo. Ca­da per­so­na­je ape­nas tie­ne una es­ce­na por epi­so­dio y es ob­vio que la se­rie ne­ce­si­ta­ría más tiem­po pa­ra do­tar a al­gu­nas es­ce­nas de cier­ta re­so­nan­cia dra­má­ti­ca.

És­te es el mo­ti­vo que ha lle­va­do a Dan Weiss y Da­vid Be­nioff a adap­tar sólo me­dio li­bro, en la ter­ce­ra tem­po­ra­da (la pri­me­ra mi­tad del ter­ce­ro). Así la se­rie ga­na me­tra­je y, ade­más, da tiem­po a Mar­tin pa­ra que si­ga avan­zan­do en la es­cri­tu­ra de la sa­ga, to­da­vía in­com­ple­ta. En ese sen­ti­do, la po­si­bi­li­dad de ha­cer más epi­so­dios no es plan­te­able, pues el pre­su­pues­to del que dis­po­ne HBO tie­ne sus lí­mi­tes. En reali­dad, ya ha ha­bi­do mo­men­tos, en la se­rie (y el ini­cio de la ter­ce­ra tem­po­ra­da es un ejem­plo cla­ro), en los que se ha he­cho evi­den­te que la pro­duc­ción ha te­ni­do que ajus­tar­se el cin­tu­rón.

El re­fe­ren­te de la sa­ga li­te­ra­ria de Geor­ge R.R. Mar­tin es, al mis­mo tiem­po, el pun­to fuer­te y la de­bi­li­dad de la se­rie

EL SAN­TO GRIAL DE HBO

El fu­tu­ro de Jue­go de Tronos es­tá, eso sí, ga­ran­ti­za­do. HBO ya ha he­cho ofi­cial la re­no­va­ción pa­ra una cuar­ta tem­po­ra­da, y no es ex­tra­ño, te­nien­do en cuen­ta que la se­rie ba­tió su pro­pio ré­cord con el epi­so­dio de es­treno de la ter­ce­ra, al­can­zan­do los 4,4 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. Sus cifras tri­pli­can las de la ma­yo­ría de se­ries del ca­nal. Y es que, con Jue­go de Tronos, HBO ha en­con­tra­do su San­to Grial par­ti­cu­lar. El ca­nal llevaba años bus­can­do una fic­ción que fue­ra un éxi­to de au­dien­cia y que, al mis­mo tiem­po, man­tu­vie­ra su es­pí­ri­tu. El mun­do crea­do por Geor­ge R.R. Mar­tin tie­ne mu­cho que ver con re­fe­ren­tes del ca­nal. Jue­go de Tronos ha tras­la­da­do el gé­ne­ro de la fan­ta­sía a un có­di­go (mo­ral y éti­co) con­tem­po­rá­neo, sien­do el ex­tre­mo opues­to de los va­lo­res clá­si­cos de El se­ñor de los ani­llos, de J.R.R. Tol­kien. No es muy di­fe­ren­te a lo que Dead­wood hi­zo en su día con el gé­ne­ro del wes­tern o lo que sig­ni­fi­có The Wi­re pa­ra el gé­ne­ro po­li­cía­co.

A na­die se le es­ca­pan, tam­po­co, las si­mi­li­tu­des en­tre la gue­rra por el po­der de Jue­go de Tronos con las que se vi­vían en un clá­si­co del ca­nal co­mo Los So­prano, aun­que las raí­ces de la obra de Geor­ge R.R. Mar­tin se en­cuen­tran en los li­bros de his­to­ria, con­cre­ta­men­te, en la Gue­rra de las Ro­sas que li­bra­ron los Lan­cas­ter y los York en el si­glo XV. Su adap­ta­ción te­le­vi­si­va ha lo­gra­do ser un fe­nó­meno en gran par­te por­que ha des­cu­bier­to un pú­bli­co, el del dra­ma épi­co, que no se creía nu­me­ro­so. Por ello, HBO ha lo­gra­do en­con­trar, con Jue­go de Tronos, una fic­ción que en­ca­ja con el es­ti­lo de pro­duc­ción del ca­nal y que, al mis­mo tiem­po, es un éxi­to in­dis­cu­ti­ble.

To­ni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.