“SI TRIUN­FÓ ‘CRIS­TAL’ EN LOS 90, ¿CÓ­MO NO VA A TRIUN­FAR LA TRA­MA DE UR­DAN­GA­RIN?”

IÑA­KI LÓ­PEZ, presentador de ‘La Sex­ta no­che’ (La Sex­ta)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Tras un fu­gaz pa­so por Cua­tro, el periodista Iña­ki Ló­pez ha ate­rri­za­do en La Sex­ta pa­ra que­dar­se, una ca­de­na con la que di­ce com­par­tir fi­lo­so­fía. Na­ci­do un 4 de agos­to, el mis­mo día que per­so­na­jes tan in­sig­nes co­mo Ba­rack Oba­ma y Louis Arms­trong, es­te periodista lo­gra que, con La Sex­ta no­che, un pro­gra­ma de cua­tro ho­ras pa­se co­mo una ex­ha­la­ción. Y to­do sin de­jar de in­for­mar y en­tre­te­ner. Re­sul­ta ex­tra­ño que, en una no­che co­mo la del sá­ba­do, se plan­tee un pro­gra­ma se­rio y pro­fun­do de cua­tro ho­ras. ¿Có­mo na­ce La Sex­ta no­che? A mí me vino el pla­to co­ci­na­do. Me lla­ma­ron de La Sex­ta pa­ra ha­cer es­te pro­gra­ma, que ya ve­nían ma­du­ran­do ha­cía tiem­po, te­nían bas­tan­te cla­ra su fi­lo­so­fía, que tu­vie­ra en­tre­vis­tas, de­ba­tes, re­por­ta­jes… No me lo pen­sé en ab­so­lu­to. An­tes de 12 mi­nu­tos ya nos es­tá­ba­mos dan­do to­dos abra­zos. Sue­le de­cir­se que si pro­gra­mas co­mo Sál­va­me están en la pa­rri­lla es por­que la gen­te lo de­man­da. Pe­ro lle­ga La sex­ta no­che y su­pera el mi­llón de es­pec­ta­do­res. ¿Qué ex­pli­ca­ción le da? Par­te del éxi­to de nues­tro pro­gra­ma tie­ne que ver con el mo­men­to que vi­vi­mos. En­tre có­mo es­tá el te­ma de la cri­sis y lo que nos ro­ban, la gen­te ha op­ta­do por ver otro ti­po de pro­gra­mas, en los que se in­for­ma de lo que es­tá pa­san­do. Es un pro­gra­ma de ac­tua­li­dad que igual ha­ce cua­tro años hu­bie­ra re­sul­ta­do ári­do. El se­cre­to es tra­tar te­mas a prio­ri den­sos de for­ma sen­ci­lla. Al­gu­nos ca­sos de co­rrup­ción son au­tén­ti­cos cu­le­bro­nes, si triun­fó Cris­tal en los 90, ¿có­mo no va a triun­far la tra­ma Nóos de Ur­dan­ga­rin? Lo tie­ne to­do: co­no­ci­dos, fa­mi­lia real, gua­pos mal­va­dos... Es un guión ma­ra­vi­llo­so. Dan Brown no lo ha­bría es­cri­to me­jor. La en­tre­vis­ta a An­son ha si­do de los mo­men­tos más vis­tos del pro­gra­ma. ¿Se ima­gi­na­ba que ten­dría ese ti­rón me­diá­ti­co, con va­rios tren­ding to­pics? Al­go me ima­gi­na­ba. An­son es un hombre con mu­chas dé­ca­das de pro­fe­sión, ha fun­da­do dos dia­rios, di­ri­ge uno di­gi­tal, ha si­do un re­fe­ren­te del pe­rio­dis­mo. Es un ti­po de periodista que, a me­di­da que pa­san los años, se desinhibe más, se mo­ja más. No bus­ca el aplau­so. Sa­bía­mos que en las redes so­cia­les iba a mon­tar bue­nas dis­cu­sio­nes. Y, ade­más, no pu­so nin­gún pro­ble­ma ni tra­ba ni pa­ra ve­nir, ni so­bre el con­te­ni­do de la en­tre­vis­ta. El fo­tó­gra­fo Ger­va­sio Sán­chez di­jo que iba a La Sex­ta no­che des­pués de re­cha­zar 30 en­tre­vis­tas. ¿Qué les dan? No sé qué otros me­dios le lla­ma­ron. No­so­tros no te­ne­mos nin­gu­na va­ri­ta má­gi­ca, qui­zá un po­co más de ca­ri­ño del ha­bi­tual. Que­ría­mos hablar con él so­bre su de­nun­cia de los mal­tra­tos a su tra­duc­tor en Iraq, ha­ce 10 años. No te­nía­mos in­te­rés en el mor­bo, sólo que­ría­mos co­no­cer el te­ma, a quién con­si­de­ra­ba res­pon­sa­ble de que ha­yan pa­sa­do 10 años sin que se ha­ble de nues­tro pe­que­ño Guan­tá­na­mo. ¿Ve al­gu­na re­la­ción en­tre pro­gra­mas co­mo Sal­va­dos, El in­ter­me­dio y La Sex­ta no­che? La Sex­ta tie­ne una fi­lo­so­fía de ha­cer te­le­vi­sión, le gus­ta ha­cer te­le­vi­sión de de­nun­cia, de ma­ne­ra di­dác­ti­ca pe­ro en­tre­te­nien­do. Hay un aba­ni­co de vo­ces bas­tan­te re­pre­sen­ta­ti­vo. No me atre­ve­ría a com­pa­rar­me con El in­ter­me­dio o Sal­va­dos. An­tes de tra­ba­jar en La Sex­ta, ya los veía. Una de las co­sas que más ilu­sión me han he­cho de tra­ba­jar aquí es co­no­cer a Wyo­ming y a Jor­di Évo­le. En las su redes pro­gra­ma so­cia­les. tie­nen ¿Eso bas­tan­te sig­ni­fi­ca pe­so que bus­can, No sé si ten­dre­mos so­bre to­do, un al pú­bli­co pú­bli­co más jo­ven? jo­ven que son otros muy ac­ti­vos pro­gra­mas, en las pe­ro, redes vien­do so­cia­les, que de­be ser­lo. So­le­mos acu­mu­lar mu­chos tren­ding to­pics ca­da fin de se­ma­na. De­bi­do al con­te­ni­do, a la gen­te le gus­ta opi­nar y el pro­gra­ma es­tá he­cho pa­ra eso. Al con­tar con co­la­bo­ra­do­res tan an­ta­gó­ni­cos co­mo Mi­guel Án­gel Re­vi­lla o Ro­cío Agui­rre, ¿bus­ca con­tar con la opi­nión de to­do el es­pec­tro po­lí­ti­co? Lo pro­cu­ra­mos. Es di­fí­cil cu­brir­lo to­do. Tra­ta­mos que es­tén re­pre­sen­ta­das to­do tipos de vo­ces, al mar­gen de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Pre­sen­tó en ETB un pro­gra­ma si­mi­lar a La sex­ta no­che. ¿Qué di­fe­ren­cias en­cuen­tra en­tre tra­ba­jar en una ca­de­na pú­bli­ca y pri­va­da? ¿Ha te­ni­do siem­pre li­ber­tad? He tra­ba­ja­do 15 años en ETB y siem­pre con to­da la co­mo­di­dad del mun­do, sin pre­sio­nes, nun­ca me han lla­ma­do al or­den. Y no por­que fue­ra de la lí­nea exac­ta de la doc­tri­na de quien man­da­ra en ese mo­men­to. He­mos cri­ti­ca­do al­gu­nas co­sas del go­bierno vas­co y nun­ca he­mos te­ni­do pro­ble­mas. Se en­tien­de que un pro­gra­ma así es­té pa­ra eso. Y, des­de lue­go, en La Sex­ta tam­bién go­zo de li­ber­tad ab­so­lu­ta. ¿Qué pro­gra­mas de te­le­vi­sión le gus­tan es­pe­cial­men­te? Me gus­ta mu­cho ver te­le­vi­sión, pe­ro soy mal com­pa­ñe­ro pa­ra ver­la, por­que pi­co­teo cons­tan­te­men­te. Siem­pre quie­ro ver for­ma­tos, quién sa­le, qué ocu­rre… Los reali­ties me abu­rren bas­tan­te, ni Gran her­mano ni sal­tos de tram­po­lín. Veo Sal­va­dos, to­dos los pro­gra­mas que ha he­cho Wyo­ming, soy muy de pe­lí­cu­las… Sál­va­me, por ejem­plo, me abu­rre por su con­te­ni­do, pe­ro re­co­noz­co que Jor­ge Ja­vier es un gran co­mu­ni­ca­dor. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de los vas­cos es que son ca­pa­ces de reír­se de sí mis­mos… ¿Hay al­gu­na anéc­do­ta que re­cuer­de de to­dos sus años de te­le­vi­sión? Me cues­ta mu­cho man­te­ner la con­cen­tra­ción más de 10 mi­nu­tos, me des­con­cen­tro y les cam­bio los nom­bres a los en­tre­vis­ta­dos. Una vez, en­tre­vis­tan­do a Car­los Ga­rai­koet­xea, le des­pe­dí co­mo Kar­los Ar­gui­ñano. A Ele­na Va­len­ciano creo que la lla­mé tres ve­ces Ele­na Viz­caíno. Y, ha­blan­do con el equi­po del li­bro de la hi­ja de los mar­que­ses de Ur­qui­jo –ese cri­men me pi­lló de crío–, al pre­gun­tar­me la di­rec­to­ra, le di­je: “Hombre, es el chi­co és­te que pre­sun­ta­men­te ase­si­nó a los mar­que­ses de Ur­qui­jo y lue­go se sui­ci­dó… ¡Ra­fi Ca­mino!”. Ló­gi­ca­men­te, era Rafael Es­co­be­do. Mia Men

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.