‘Da­llas’ vuel­ve sin su ca­ris­má­ti­co J.R.

TNT es­tre­na una se­gun­da tem­po­ra­da del re­ma­ke pe­tro­le­ro, mar­ca­do por la muer­te de Larry Hag­man

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV - To­ni de la To­rre

No hay na­da más com­pli­ca­do, pa­ra una se­rie, que su­pe­rar el adiós de su per­so­na­je más ca­ris­má­ti­co.

Y, si es­te per­so­na­je es uno de los más icó­ni­cos de la his­to­ria de la te­le­vi­sión, el ob­je­ti­vo adquiere la ca­te­go­ría de re­to im­po­si­ble. Es el ca­so de Da­llas, que re­gre­sa ma­ña­na al ca­nal TNT (21.40 h) con su se­gun­da tem­po­ra­da. Los mo­ti­vos pa­ra ver es­ta se­cue­la de la clá­si­ca soap nor­te­ame­ri­ca­na ya eran mí­ni­mos, pe­ro, si ha­bía uno pa­ra in­tere­sar­se por el re­gre­so de una ma­ne­ra de en­ten­der la fic­ción que ha­ce años que ha ca­du­ca­do, era la pre­sen­cia de los ac­to­res de la se­rie ori­gi­nal. En­tre ellos, el mal­va­do J.R. Ewing era, sin du­da, la prin­ci­pal atrac­ción de la resucitada fic­ción. Con su som­bre­ro de cow­boy y su son­ri­sa de car­tón, se­guía des­lum­bran­do al es­pec­ta­dor con sus re­tor­ci­das es­tra­te­gias pa­ra aca­bar con sus enemi­gos, prin­ci­pal­men­te, gra­cias a la ha­bi­li­dad del ac­tor Larry Hag­man pa­ra cla­var lí­neas de diá­lo­go pa­ra en­mar­car.

EQUI­LI­BRIOS DE PRO­DUC­CIÓN

El in­tér­pre­te fa­lle­ció el pa­sa­do mes de no­viem­bre, víc­ti­ma del cán­cer, y con su adiós la con­ti­nui­dad de Da­llas se pu­so en du­da. Al fi­nal, la ca­de­na CBS op­tó por se­guir ade­lan­te con la se­rie. Al fin y al ca­bo, el ro­da­je ya ha­bía em­pe­za­do y el equi­po de pro­duc­ción con­ta­ba con to­das las es­ce­nas con Hag­man has­ta el quin­to epi­so­dio. Era cues­tión de en­con­trar una sa­li­da pa­ra el per­so­na­je, lle­ga­do el mo­men­to pre­ci­so. Al fi­nal, Da­llas lo­gra sa­lir del en­tuer­to con un re­cur­so cons­trui­do a ba­se de diá­lo­go, y el es­pec­ta­dor po­drá asis­tir al fu­ne­ral del per­so­na­je, pro­du­ci­do unos me­ses des­pués del fu­ne­ral del ac­tor, en una es­ce­na al­go mor­bo­sa... y tam­bién pa­ra­dó­ji­ca, pues J.R. ya ha­bía muer­to en el úl­ti­mo epi­so­dio de la Da­llas ori­gi­nal (en el que se dio a en­ten­der que se sui­ci­da­ba) y fue re­su­ci­ta­do con­ve­nien­te­men­te con una ma­nio­bra de guión, pre­ci­sa­men­te, pa­ra que pu­die­ra re­gre­sar en la se­cue­la de la se­rie, que, al fi­nal, se ha vis­to obli­ga­da a ma­tar­lo de nue­vo. Equi­li­brios de pro­duc­ción apar­te, per­sis­te la du­da de si realmente Da­llas tie­ne vi­da más allá de J.R. Si bien el adiós del per­so­na­je atra­jo a más au­dien­cia de la ha­bi­tual, en su emi­sión en Es­ta­dos Uni­dos (el epi­so­dio del fu­ne­ral su­mó 3,5 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, cuan­do la me­dia de la se­rie se en­cuen­tra en los 2,5 mi­llo­nes), tam­bién es cier­to que, en en­tre­gas pos­te­rio­res, la au­dien­cia ha man­te­ni­do una pro­gre­sión a la ba­ja. To­da­vía que­dan al­gu­nos ve­te­ra­nos de Da­llas pa­ra sa­tis­fa­cer a los nos­tál­gi­cos, co­mo Sue Ellen y Bobby, in­ter­pre­ta­dos por Lin­da Gray y Pa­trick Duffy. Pe­ro, si la se­rie no lo­gra que las tra­mas de los per­so­na­jes jó­ve­nes ten­gan más in­te­rés, la nue­va ge­ne­ra­ción de Da­llas se que­da­rá le­jos de las cifras de la fic­ción ori­gi­nal, que es­tu­vo 14 tem­po­ra­das en an­te­na y ga­nó cua­tro pre­mios Emmy y un Glo­bo de Oro. Eso sí, nin­guno pa­ra Larry Hag­man.

TNT Do­min­go, 21.40 h

Hag­man, el mí­ti­co J.R., es el gran au­sen­te de la

nue­va tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.