“BRODY RE­PRE­SEN­TA UN MEN­SA­JE AN­TI­BÉ­LI­CO MUY FUER­TE”

DA­MIAN LE­WIS, pro­ta­go­nis­ta de ‘Homeland’ (Cua­tro)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Es la se­rie que ha con­se­gui­do des­ban­car a la prác­ti­ca­men­te invencible Mad Men en la ca­te­go­ría de me­jor dra­ma, tan­to en los Emmy co­mo en los Glo­bos de Oro. El pro­gra­ma no de­por­ti­vo que ha lo­gra­do que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Ba­rack Oba­ma de­je mo­men­tá­nea­men­te de go­ber­nar pa­ra sen­tar­se de­lan­te de la te­le. Una de las pri­me­ras re­fe­ren­cias, jun­to a Brea­king Bad, o la se­rie de nues­tros pu­bli­cis­tas se­sen­te­ros pre­fe­ri­dos, que a mu­chos nos vie­ne a la ca­be­za cuan­do se nos in­te­rro­ga so­bre gus­tos te­le­vi­si­vos. Da­mian Le­wis nos ha­bla de Homeland, la he­re­de­ra de 24, pre­cur­so­ra de La no­che más os­cu­ra y fru­to de la an­sie­dad en la que to­dos vi­vi­mos tras los ata­ques te­rro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre.

No sé si, des­de que for­ma par­te del equi­po de Homeland, sien­te más an­gus­tia por lo que pa­sa en el mun­do.

Cual­quier se­rie bue­na en­cuen­tra un con­tex­to y una na­rra­ti­va con la que pro­po­ner pre­gun­tas se­rias y, se­gún mi pun­to de vis­ta, la nues­tra pa­re­ce que plan­tea to­do ti­po de pre­gun­tas. Ca­rrie [Clai­re Da­nes] re­pre­sen­ta a un Oc­ci­den­te ro­to y al­go co­jo. Es­te país [Es­ta­dos Uni­dos] se es­tá re­cons­tru­yen­do a sí mis­mo, igual que lo es­tá ha­cien­do el mío [Reino Uni­do]. Los años de glo­ria han pa­sa­do, pe­ro ella re­pre­sen­ta la me­jor es­pe­ran­za que nos que­da en es­tos mo­men­tos. Brody [su per­so­na­je] re­pre­sen­ta un men­sa­je an­ti­bé­li­co muy fuer­te, los efec­tos de la gue­rra en un in­di­vi­duo y có­mo la gue­rra pue­de en­ve­ne­nar a una per­so­na y esa per­so­na en­ve­ne­nar, a su vez, a aque­llos que la ro­dean. Es co­mo una úl­ce­ra que su­pu­ra y que ima­gino que en al­gún mo­men­to ha­brá que sec­cio­nar. Ésas son las his­to­rias que es­ta­mos con­tan­do. ¿Pue­den las na­cio­nes co­me­ter ac­tos te­rro­ris­tas? ¿Lo ha­cen? ¿Lo ha­ce­mos no­so­tros? ¿Có­mo se si­gue per­pe­tuan­do la gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo? ¿Es­ta­ba jus­ti­fi­ca­da? La lis­ta si­gue y si­gue. Te­ne­mos una bue­na se­rie, ¿ver­dad?

Tan bue­na que Oba­ma es fan e, in­clu­so, a us­ted le han in­vi­ta­do a ce­nar en la Ca­sa Blan­ca...

Sí, me lla­ma­ron pa­ra con­sul­tar­me te­mas de se­gu­ri­dad na­cio­nal [ri­sas]. La ver­dad es que me sor­pren­dió bas­tan­te es­tar en la lis­ta de in­vi­ta­dos. Creo que fue de pu­ra ca­sua­li­dad, era una ce­na en la que el go­bierno bri­tá­ni­co ve­nía de vi­si­ta pa­ra ver al pre­si­den­te, que en aque­llos mo­men­tos con­si­de­ra­ba Homeland su se­rie pre­fe­ri­da. Y yo soy un bri­tá­ni­co in­ter­pre­tan­do a un ame­ri­cano. Su­pon­go que cum­plía mu­chos re­qui­si­tos. Fue fan­tás­ti­co po­der hablar con él. Les di­je, a él y a Da­vid Ca­me­ron [pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co]: “¿Cuán­do en­cuen­tran tiem­po pa­ra mi­rar la te­le? ¿No se su­po­ne que de­be­rían es­tar go­ber­nan­do jun­tos el mun­do li­bre? Por­que, se­ñor pre­si­den­te, he oí­do que a us­ted le gus­ta mu­cho nues­tra se­rie”. Y me ex­pli­có que, los sá­ba­dos por la tar­de, Mi­che­lle y sus dos hi­jas se iban a ju­gar a tenis y él se me­tía en el des­pa­cho oval y ha­cía que tra­ba­ja, pe­ro, en reali­dad, veía Homeland.

Es un bri­tá­ni­co in­ter­pre­tan­do a un ame­ri­cano. ¿Es di­fí­cil cam­biar el acen­to?

Cuan­do es­toy en el set, en Carolina del Nor­te, em­pie­zo por la ma­ña­na ha­blan­do con acen­to ame­ri­cano y no lo de­jo has­ta que aca­ba­mos de ro­dar. Lo ha­go a mo­do de pre­ser­va­ción pro­pia, por­que me sien­to de­ma­sia­do ex­tra­ño co­gien­do y de­jan­do el acen­to ame­ri­cano in­dis­tin­ta­men­te. De ha­cer­lo, aca­ba­ría so­nan­do co­mo Dick Van Dy­ke en Mary Pop­pins, uno de esos acen- tos me­dio ame­ri­ca­nos y me­dio cock­ney. Brody tie­ne una es­pe­cie de acen­to ame­ri­cano ge­né­ri­co que sé que con­ven­ce a la gen­te de que soy ame­ri­cano sin ser de un si­tio en par­ti­cu­lar. De he­cho, po­co des­pués de ha­cer Her­ma­nos de san­gre, al­guien me di­jo: “Eres bueno. No ten­go ni pu­ta idea de dón­de eres, pe­ro sue­nas com­ple­ta­men­te ame­ri­cano”.

¿Qué tal se han por­ta­do los fans, aho­ra que in­ter­pre­ta a un per­so­na­je tan com­ple­jo y con­tro­ver­ti­do co­mo Brody?

Hu­bo una si­tua­ción un po­co pe­lia­gu­da en Charlotte [Carolina del Nor­te]. En mi edi­fi­cio, es­ta­ban ha­cien­do una bar­ba­coa en la pis­ci­na y ha­bía un mon­tón de chi­cos su­re­ños be­bien­do cer­ve­za y co­mien­do po­llo fri­to. Uno vino ha­cia mí y me di­jo: “Es­tás in­ter­pre­tan­do a un te­rro­ris­ta, ¿ver­dad?”. Y yo le di­je: “Bueno, a lo me­jor sí. La ver­dad es que no lo sé to­da­vía”. Y él me di­jo: “Eso va a ca­brear a mu­cha gen­te”. Me mi­ró a los ojos, al­go be­bi­do y con la vis­ta un po­co nu­bla­da, y yo pen­sé que me iban a re­ven­tar la ca­be­za y que na­die se iba a en­te­rar. Pe­ro eso fue to­do. Apar­te de eso, na­da más. Bueno, ¿le he con­ta­do ya que es­tu­ve en la Ca­sa Blan­ca?

Há­ble­nos de un mo­men­to cla­ve tan­to en la pri­me­ra co­mo en la se­gun­da tem­po­ra­das de Homeland.

El epi­so­dio The Wee­kend aca­bó sien­do con­si­de­ra­do co­mo uno de los mo­men­tos cru­cia­les de la tem­po­ra­da pa­sa­da. Y creo que [los pro­duc­to­res] Alex Gan­sa y Ho­ward Gor­don in­ten­ta­ron crear al­go si­mi­lar en la se­gun­da. Va a ser muy di­fe­ren­te por­que Ca­rrie tie­ne la sar­tén por el man­go y va a ser mu­cho me­nos ro­mán­ti­co y más pro­fe­sio­nal. Pe­ro igual­men­te com­ple­jo y ex­tra­ño.

No es la pri­me­ra vez que se po­ne en la piel de un mi­li­tar. ¿Qué le atrae de es­te ti­po de pa­pe­les?

Pa­sé 10 años en un in­ter­na­do y eso es un po­co co­mo vi­vir en ba­rra­co­nes. Mis en­can­ta­do­res pa­dres, que a su vez son be­bés de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pen­sa­ron con to­da su sa­bi­du­ría que un in­ter­na­do era una bue­na idea. Me hi­cie­ron las ma­le­tas con ocho años y es­tu­ve allí du­ran­te los diez si­guien­tes.

Pa­tri­cia Puen­tes (Los Án­ge­les)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.