“SI LO HA­CE­MOS BIEN HA­BRE­MOS CREA­DO UN NUE­VO ME­DIO”

GRANT BOW­LER, pro­ta­go­nis­ta de ‘De­fian­ce’ (Syfy)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Fue un li­cán­tro­po mo­te­ro en True Blood, el mis­te­rio­so ca­pi­tán Gault en Per­di­dos y Ri­chard Bur­ton en Liz&Dick. Grant Bow­ler, na­tu­ral de Nue­va Ze­lan­da pe­ro aus­tra­liano de adop­ción, es una ca­ra co­no­ci­da de la te­le­vi­sión. Co­men­zó en Aus­tra­lia, con se­ries co­mo Blue Hee­lers, Pa­ci­fic Drive, All Saints y So­met­hing in the Air, y aho­ra vuel­ve a la pe­que­ña pantalla con De­fian­ce. Por su­pues­to, es­te per­so­na­je es un re­to muy in­tere­san­te, en el sen­ti­do de que es un ar­que­ti­po con el que es­ta­mos to­dos fa­mi­lia­ri­za­dos, un an­ti­hé­roe que si­gue la tra­di­ción de Han So­lo ( Stars Wars). Pa­ra mí, el re­to ha si­do ac­tua­li­zar el ar­que­ti­po y, pa­ra ha­cer­lo, he te­ni­do que mi­rar atrás y fi­jar­me en per­so­na­jes an­te­rio­res. He bus­ca­do re­fe­ren­cias en ejem­plos co­mo Clint East­wood en El fu­gi­ti­vo Jo­sey Wells, que era muy an­ti­so­cial, pe­ro a quien la au­dien­cia apo­ya­ba. Me dio mu­cha in­for­ma­ción: no pue­de es­ca­par a su na­tu­ra­le­za y ha­ce lo que es co­rrec­to. Gary Coo­per, con su per­so­na­je en So­lo an­te el pe­li­gro, es otra de mis re­fe­ren­cias. Al­guien que era im­per­fec­to, ate­rro­ri­za­do, otro per­so­na­je que ha te­ni­do que es­ca­par de su na­tu­ra­le­za pe­ro que ha­ce lo que tie­ne que ha­cer. To­dos esos as­pec­tos son los que he que­ri­do trans­mi­tir. Si se crea un mun­do fan­tás­ti­co, uno de­be ha­cer una in­ter­pre­ta­ción real, que ten­ga los pies en el sue­lo.

In­ter­pre­tar a Jos­hua No­lan, un ex­com­ba­tien­te y su­per­vi­vien­te de la gue­rra con­tra los alie­ní­ge­nas, de­be su­po­ner to­do un desafío. De­fian­ce co­mien­za des­pués de las de­vas­ta­do­ras con­se­cuen­cias de una gue­rra. ¿Qué es lo que bus­ca su per­so­na­je en esas cir­cuns­tan­cias?

Has­ta el fi­nal del pi­lo­to, el per­so­na­je bus­ca la in­de­pen­den­cia, el de­re­cho a es­co­ger la di­rec­ción co­rrec­ta y a po­der to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes, pe­ro sin es­tar in­fluen­cia­do por na­die, por­que ésa es la cau­sa de to­dos los pro­ble­mas de su vi­da. Tie­ne pro­ble­mas con la au­to­ri­dad. En De­fian­ce, ve una opor­tu­ni­dad de te­ner es­pe­ran­za, de te­ner fe, de per­te­ne­cer a al­go. Sin em­bar­go, es­tá asus­ta­do por­que, cuan­do lle­ga a la ciu­dad pa­ra con­se­guir to­do eso, de­be com­pro­me­ter­se, y el com­pro­mi­so su­po­ne vol­ver a su­frir. Es co­mo enamo­rar­se por pri­me­ra vez, cuan­do aún no sa­bes lo que sig­ni­fi­ca el do­lor por el amor per­di­do. Pe­ro, des­pués de la pri­me­ra vez, ya exis­te el mie­do a que ocu­rra. Eso es lo que sig­ni­fi­ca pa­ra él.

¿Qué ti­po de mun­do se en­con­tra­rá el es­pec­ta­dor?

Un mun­do que se ha trans­for­ma­do, que ya no es na­tu­ral pa­ra los hu­ma­nos, aun­que tam­po­co es el na­tu­ral pa­ra las nue­vas ra­zas de aliens. To­do el mun­do –és­ta es una de las co­sas que más me lla­ma­ron la aten­ción– es­tá en una es­pe­cie de bo­te sal­va­vi­das. Na­die di­ce que es su ho­gar por­que na­die per­te­ne­ce a na­da y na­die tie­ne ca­sa.

Pa­ra De­fian­ce se han crea­do nue­vas len­guas. Se­gu­ro que re­sul­tó di­fí­cil me­mo­ri­zar­las...

Hay tres len­guas y cua­tro dia­lec­tos. He te­ni­do que hablar len­guas ex­tran­je­ras y es sim­ple, por­que hay re­fe­ren­cias, si quieres hablar es­pa­ñol pre­gun­tas a un ami­go es­pa­ñol có­mo se di­ce al­go, tie­nes in­for­ma­ción so­bre la mu­si­ca­li­dad de la len­gua, la sí­la­ba pro­nun­cia­da... En De­fian­ce, no, y to­das las ra­zas ha­blan sus pro­pias len­guas. Ju­lie Benz (la al­cal­de­sa Aman­da Ro­se­wa­ter) y mi per­so­na­je de­be­mos hablar ca­si to­das las len­guas, y la ver­dad es que fue muy di­fí­cil me­mo­ri­zar­las. Aun­que, en mi ca­so, mi per­so­na­je odia las ra­zas alie­ní­ge­nas por lo que vio en la gue­rra y, de­li­be­ra­da­men­te, las ha­bla muy mal, pa­ra ofen­der.

¿Es se­gui­dor del gé­ne­ro de cien­cia fic­ción?

Mu­chí­si­mo. Una de mis pe­lí­cu­las pre­fe­ri­das es Bla­de Run­ner, la he vis­to no sé cuán­tas ve­ces y la volví a ver ha­ce una se­ma­na. Tam­bién Star Wars o Du­ne. Soy un gran fan de la cien­cia fic­ción, pe­ro de un ti­po en par­ti­cu­lar, el que nos sa­ca del aquí y aho­ra, no soy se­gui­dor de la cien­cia fic­ción que se ba­sa en el mun­do ac­tual. Me gus­ta crear mun­dos di­fe­ren­tes, don­de to­do sea nue­vo.

¿Qué le pa­re­ció la idea de que la se­rie se in­ter­re­la­cion ara con un vi­deo­jue­go?

Es­pe­ro que lo que ha­ga­mos sea crear una nue­va ver­sión del gé­ne­ro. Nun­ca an­tes se ha­bía vis­to na­da pa­re­ci­do a De­fian­ce, en cien­cia fic­ción. Es­to, ha­blan­do en cuan­to al ni­vel de pro­duc­ción, pe­ro en un ma­cro­ni­vel; si lo ha­ce­mos bien, ha­bre­mos crea­do un nue­vo me­dio, una fu­sión de me­dios, y es muy emo­cio­nan­te, por­que es más gran­de que no­so­tros mis­mos, más gran­de que la se­rie so­la o el vi­deo­jue­go. Es un nue­vo mo­de­lo de ne­go­cio pa­ra to­do el mun­do, en la in­dus­tria, so­bre có­mo se crean con­te­ni­dos pa­ra la au­dien­cia. To­da la in­dus­tria es­tá ob­ser­van­do la pro­duc­ción con mu­cho in­te­rés, por­que siem­pre están bus­can­do co­sas nue­vas. Es­ta opor­tu­ni­dad sig­ni­fi­ca más dra­ma, más pro­duc­to, más ofer­ta pa­ra la au­dien­cia.

Y, ha­blan­do de vi­deo­jue­gos, ¿es de los que han pa­sa­do mu­chas ho­ras ju­gan­do?

Pues la ver­dad es que sí [ri­sas]. He ju­ga­do a mu­chos jue­gos, po­dría ha­ber es­tu­dia­do un doc­to­ra­do, o nue­vas len­guas, ha­cer tan­tas co­sas..., en lu­gar de ju­gar a vi­deo­jue­gos, pe­ro me ha­cía fe­liz. He ju­ga­do a to­do, a jue­gos de dis­pa­ros, con tan­ques, a jue­gos de es­tra­te­gia... Me he sus­cri­to a jue­gos on-li­ne, du­ran­te los úl­ti­mos 10 años.

¿Cuál fue la pri­me­ra im­pre­sión cuan­do se vio con­ver­ti­do en un per­so­na­je de vi­deo­jue­go?

Es­tu­ve en shock. Me he acos­tum­bra­do tan­to a ver­me en cá­ma­ra que ya di­go: “Ah, sí, soy yo”. Es co­mo mi­rar­te en un es­pe­jo, pe­ro nun­ca me ha­bía vis­to en un vi­deo­jue­go y fue muy ex­tra­ño. Era co­mo la pri­me­ra vez otra vez, co­mo cuan­do oyes tu voz en el con­tes­ta­dor au­to­má­ti­co por pri­me­ra vez y di­ces: “Guau, ¡¿soy yo?!”.

¿Por qué de­be­mos su­mer­gir­nos en De­fian­ce?

Por­que no se ha­bía vis­to na­da igual. Los per­so­na­jes son im­pre­sio­nan­tes y, ade­más, se ve­rá cien­cia fic­ción en es­ta­do pu­ro, tec­no­lo­gía, alie­ní­ge­nas y un mon­tón de gad­gets, mu­chos, en se­rio. La se­rie es co­mo una mon­ta­ña ru­sa. Se­rá in­creí­ble no sólo pa­ra los fans de la cien­cia fic­ción, sino que tam­bién es­tá muy re­co­men­da­da pa­ra to­da cla­se de pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.