“EL HU­MOR HAY QUE TO­MÁR­SE­LO MUY EN SE­RIO PA­RA QUE SEA BUENO”

PA­CO TOUS, pro­ta­go­nis­ta de ‘Con el cu­lo al ai­re’ (An­te­na 3)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Al mal tiem­po bue­na ca­ra y bús­que­da de so­lu­cio­nes. Así re­for­mu­lan el re­frán los pro­ta­go­nis­tas de Con el cu­lo al ai­re, con Tino Colmenarejo a la ca­be­za. El po­pu­lar chu­rre­ro in­ter­pre­ta­do por Pa­co Tous qui­so bus­car sa­li­da a su ne­go­cio en Ale­ma­nia, pe­ro la ju­ga­da no le sa­lió co­mo es­pe­ra­ba y, mien­tras es­ta­ba en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do, preo­cu­pó a mi­les de fans de la se­rie, que lo bus­ca­ron me­dian­te la cam­pa­ña don­dees­ta­tino.com. Pe­ro bueno, ¿dón­de se ha me­ti­do Tino to­dos es­tos me­ses? Ha in­ten­ta­do arre­glar el mun­do, co­mo es me­nes­ter en Tino. Es de los que po­ne to­da su bue­na vo­lun­tad siem­pre, aun­que lue­go no le aca­ban de ir bien las co­sas. Se ha ido a Ale­ma­nia a hablar con Mer­kel, sin éxi­to. Así que aho­ra ten­drá que se­guir na­ve­gan­do con­tra vien­to y ma­rea y sa­lir ade­lan­te con to­da la fe­li­ci­dad y la so­li­da­ri­dad de los miem­bros del cam­ping. Y aho­ra, ha­blan­do Pa­co Tous, ¿le ve­re­mos al­gún día tras­pa­sar fron­te­ras? Tras 25 años de for­mar mi com­pa­ñía de tea­tro en Se­vi­lla, nun­ca he te­ni­do que emi­grar pa­ra tra­ba­jar. Pe­ro ve­re­mos có­mo irá aho­ra, en es­ta si­tua­ción que han caí­do cir­cui­tos de tea­tro y tam­bién sub­ven­cio­nes… La ne­ce­si­dad lle­va a si­tua­cio­nes im­pen­sa­bles. En el fil­me So­mos gen­te hon­ra­da (es­treno en ju­nio) in­clu­so ha­rá de un ca­me­llo cin­cuen­tón. Los pe­rio­dos es­pe­cia­les, co­mo di­cen los cu­ba­nos, agu­di­zan el in­ge­nio. Aun­que, en el ca­so de la pe­lí­cu­la, creo que a mi per­so­na­je le cae un re­ga­lo en­ve­ne­na­do. Yo no sa­bría vi­vir con un pro­ble­ma así, te­nien­do en­tre ma­nos un ali­jo de dro­gas que no es tu­yo y me­tién­do­te en asun­tos ile­ga­les. Pe­ro bueno, otros no lo lle­van tan mal ro­ban­do. En­ci­ma, los gran­des la­dro­nes no están en la cár­cel. Sin em­bar­go, el que man­ga 40 eu­ros sí aca­ba en­tre re­jas.

No pa­re­ce jus­to. Por­que no lo es. Yo, aun­que pa­rez­ca una bar­ba­ri­dad lo que voy a de­cir, creo que ha­bría que ir a Sui­za y sa­car to­do el di­ne­ro su­cio pa­ra re­par­tir­lo en­tre los ne­ce­si­ta­dos. ¿Có­mo le re­sul­tó com­pa­gi­nar am­bos ro­da­jes: el de la cin­ta de Ale­jan­dro Mar­zoa y el de la se­rie Con

el cu­lo al ai­re? Es­tu­vie­ron a pun­to de coin­ci­dir las fe­chas de gra­ba­ción, pe­ro, por suer­te, los equi­pos de am­bos pro­yec­tos hi­cie­ron to­do lo po­si­ble pa­ra po­der com­pa­gi­nar las agen­das. Pues­tos a ele­gir en­tre co­me­dia o dra­ma, se que­da con… Yo no es­ta­blez­co di­fe­ren­cias, por­que, en Es­pa­ña, el hu­mor es igual al dra­ma más la dis­tan­cia en el tiem­po. És­ta es una fór­mu­la que nun­ca fa­lla. Y creo que es te­ra­péu­ti­co que sea así. Es la cla­ve de tan­tos bue­nos có­mi­cos de aquí, co­mo el des­apa­re­ci­do Jo­sé Luis Ozo­res. Ade­más, con­si­de­ro que el hu­mor hay que to­már­se­lo muy en se­rio pa­ra que sea bueno. Mez­clar hu­mor y tra­ge­dia, ¿es ésa la cla­ve del éxi­to de Con el cu­lo al ai­re? No exac­ta­men­te, aun­que sí par­ti­ci­pa un po­co de eso. En la sit-com de An­te­na 3 es­ta­mos de­nun­cian­do una si­tua­ción gra­ve y de ahí, te­ra­péu­ti­ca­men­te, sal­ta el hu­mor. De la se­rie tam­bién fun­cio­nan mu­cho los per­so­na­jes, ellos son el cuer­po de Con el cu­lo al ai­re. ¿Qué opi­na de las que­jas que for­mu­ló la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Em­pre­sa­rios de Cam­pings? Se que­ja­ron al prin­ci­pio de la se­rie y creo que se re­trac­ta­ron al po­co, por­que en nin­gún mo­men­to he­mos te­ni­do la in­ten­ción de de­cir que vi­vir en un cam­ping es un re­cur­so pa­ra ma­la gen­te. Al con­tra­rio, creo que lo dig­ni­fi­ca­mos o, al me­nos, lo in­ten­ta­mos. Ade­más, de­ben es­tar con­ten­tos, por­que, si no me equi­vo­co, des­de que co­men­zó a emi­tir­se la se­rie se están lle­nan­do más los cam­pings. Es­pe­re­mos que el Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía no se mo­les­ta­ra con Los hom

bres de Pa­co. No, de he­cho, mu­chí­si­mos agen­tes nos co­men­ta­ban que lo que mos­trá­ba­mos en la se­rie era mu­cho más de fic­cio­nes real que cri­mi­na­les: en otras. Exis­ten aque­llas dos en tipos las que su­per­hé­roes, los po­li­cías y las que son los po­co des­cri­ben me­nos co­mo que co­rrup­tos. Pa­co mos­tra­ba Sin a em­bar­go, per­so­na­jes Los au­tén­ti­cos hom­bres que de eran pu­ra ter­nu­ra. Tras ¿le dio seis lás­ti­ma tem­po­ra­das que fi­na­li­za­ra ha­cien­do la de se­rie? Pa­co, Era ám­bi­to mi na­cio­nal pri­mer y tra­ba­jo me en­ca­ri­ñé en una mu­chí­si­mo se­rie de con el equi­po, y sí, me dio pe­na ter­mi­nar. Pe­ro no hay que llo­rar por el pa­sa­do, se tie­ne que avan­zar sin de­jar­se en­tor­pe­cer por la nos­tal­gia. ¿Has­ta cuán­do desea se­guir in­ter­pre­tan­do a Tino? Yo no le voy a po­ner un pla­zo, de­ci­di­rá el pú­bli­co. Si los es­pec­ta­do­res me pi­den que con­ti­núe, ten­go que es­tar a la al­tu­ra. En la cam­pa­ña don­dees­ta­tino.com le han es­ta­do bus­can­do más de 100.000 fans, así que pa­re­ce que es un per­so­na­je apre­cia­do. No me lo pue­do creer, ¿tan­tas per­so­nas? ¡Pues sí que es que­ri­do! Agra­dez­co mu­cho que la gen­te ha­ya en­tra­do en es­te jue­go que he­mos crea­do ho­nes­ta y lim­pia­men­te. Y dí­ga­nos, ¿có­mo co­mien­za la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie, que se es­tre­na es­te miér­co­les? Re­cor­da­rás que Tino per­día la chu­rre­ría: pues quien se hi­zo con ella fue (¡aten­ción, spoi­ler!) el mar­qués. A par­tir de ahí, ten­dre­mos unas ren­ci­llas im­por­tan­tes. Res­pec­to a la vi­da de ca­sa­do, de­ja­ré en in­te­rro­gan­te si mi per­so­na­je es fiel o no. ¿Qué nos pue­de con­tar acer­ca de las nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes? Lle­gan tres ca­ras nue­vas que se han in­te­gra­do muy bien con los ve­te­ra­nos: Jan­fri To­pe­ra, Ja­vier Antón y Ana Wa­ge­ner. Coin­ci­de que, con ella, tra­ba­jé en una obra tea­tral cuan­do éra­mos muy ni­ños, y es­te re­en­cuen­tro, por­que no ha­bía­mos vuel­to a tra­ba­jar jun­tos des­de en­ton­ces, ha si­do ma­ra­vi­llo­so. Con ese buen am­bien­te, ¿en las pau­sas del ro­da­je mon­tan bar­ba­coas? Im­po­si­ble. Ro­da­mos en in­vierno, en la sie­rra ma­dri­le­ña, y ha­ce un frío in­fer­nal. Así que, en cuan­to po­de­mos, nos va­mos pi­tan­do al ca­me­rino. Nú­ria Mo­re­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.