¿Qué ti­po de es­pec­ta­dor es?

Del que sólo ve con­te­ni­dos por or­de­na­dor al que sólo con­su­me TV por ca­ble. Así son los nue­vos per­fi­les de au­dien­cia.

La Vanguardia - Vivir TV - - HI - TECH - Emi­li Gon­zá­lez

¿Se re­clu­ye en su ha­bi­ta­ción pa­ra ver ví­deos en in­ter­net mien­tras el res­to de la fa­mi­lia ba­ta­lla en el sa­lón por el man­do a dis­tan­cia? ¿Pue­de ver de una ta­ca­da, co­mo quien no quie­re la co­sa, una tem­po­ra­da com­ple­ta de su se­rie pre­fe­ri­da? Por más que lo in­ten­te, ¿es in­ca­paz de con­tro­lar el im­pul­so de dar­le a la app de Twit­ter mien­tras tie­ne la te­le pues­ta? Tal vez los ha­ya sen­ti­do al­gu­na vez. Son al­gu­nos de los sín­to­mas (muy tec­no­ló­gi­cos, to­dos) que di­bu­jan va­rios per­fi­les del nue­vo es­pec­ta­dor emer­gen­te. Le em­pla­za­mos a que se iden­ti­fi­que, si pue­de, con al­guno de ellos.

1 DE LA GE­NE­RA­CIÓN CE­RO TV

Me­nor de 35 años (nor­mal­men­te, hombre), sólo un ce­pi­llo de dien­tes en el la­va­bo y con un po­der ad­qui­si­ti­vo que, cuan­do me­nos, le per­mi­te sus­cri­bir­se a pla­ta­for­mas de ví­deo a la car­ta, co­mo Net­flix o Hu­lu. Un re­cien­te es­tu­dio de Niel­sen re­ve­la que es el perfil ar­que­tí­pi­co de la ge­ne­ra­ción ce­ro TV. Es­ta de­no­mi­na­ción en­glo­ba a los es­pec­ta­do­res que pa­san de ver la te­le por las vías tra­di­cio­na­les (de he­cho, sólo usan el te­le­vi­sor pa­ra los vi­deo­jue­gos, y po­co más) y se de­can­tan, ca­si en ex­clu­si­va, por con­su­mir pro­gra­mas, se­ries y pe­lí­cu­las en otras pan­ta­llas y a tra­vés de in­ter­net. Aun­que en Es­ta­dos Uni­dos es don­de más cre­ce es­te ti­po de au­dien­cia siem­pre co­nec­ta­da, el aná­li­sis de Niel­sen in­di­ca que la ge­ne­ra­ción ce­ro TV tam­bién su­birá co­mo la es­pu­ma en Eu­ro­pa.

2 POLIATAREADO

Qui­zás sea de los que ven la te­le mien­tras im­pro­vi­san la ce­na, re­vi­san la cuen­ta del sú­per a con­cien­cia, pien­san qué des­con­cer­tan­te cor­ba­ta de flo­res ele­gi­rán ma­ña­na o tra­tan que el pe­rro no de­vo­re la mo­que­ta. Lle­var a ca­bo ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las al mis­mo tiem­po que con­su­mi­mos te­le­vi­sión re­sul­ta al­go que vie­ne de le­jos.

Pe­ro es que aho­ra, por si fue­ra po­co, es­tá la mo­da de co­men­tar los pro­gra­mas en las redes so­cia­les. Por tan­to, tal vez se iden­ti­fi­que más que nun­ca con el con­cep­to de es­pec­ta­dor mul­ti­ata­rea­do (¿di­ría es­tre­sa­do, in­clu­so?). En es­ta lí­nea, la agen­cia de me­dios Ze­nith Me­dia in­vi­ta a re­fle­xio­nar, en su blog cor­po­ra­ti­vo, has­ta qué pun­to el he­cho de que la au­dien­cia es­té co­nec­ta­da a las co­mu­ni­da­des so­cia­les a la vez que se en­cuen­tra frente al te­le­vi­sor in­flu­ye en la aten­ción que pres­ta a los pro­gra­mas en sí. Y se pregunta si es­te fac­tor ten­dría que re­fle­jar­se de al­gún mo­do al me­dir el sha­re.

3 IN­SA­CIA­BLE Y DE ATRA­CÓN

¿Siem­pre quie­re más y más? En­ton­ces pue­de que sea un es­pec­ta­dor cer­cano al bin­ge-vie­wing, una ten­den­cia del ví­deo ba­jo de­man­da con­sis­ten­te, co­mo su pro- pio nom­bre in­di­ca, en dar­se un au­tén­ti­co atra­cón. En es­te ca­so, de ver epi­so­dios de se­ries, has­ta tal pun­to que es­ta cla­se de au­dien­cia se em­bar­ca en se­sio­nes ma­ra­to­nia­nas frente al te­le­vi­sor u otras pan­ta­llas, en las que con­su­me po­co me­nos que tem­po­ra­das com­ple­tas de las pro­duc­cio­nes de mo­da.

Es­ta for­ma des­me­di­da de ac­ce­der a los con­te­ni­dos rom­pe con cier­tos há­bi­tos tra­di­cio­na­les. En es­te sen­ti­do, Net­flix, la pla­ta­for­ma nú­me­ro uno del ví­deo en strea­ming, en Es­ta­dos Uni­dos, ya ha to­ma­do no­ta del asun­to, e in­clu­so ha desa­rro­lla­do una fun­ción, lla­ma­da post play, que re­pro­du­ce el si­guien­te epi­so­dio de una se­rie de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca cuan­do ter­mi­na el ca­pí­tu­lo pre­ce­den­te. To­do pa­ra que la fies­ta con­ti­núe.

4 DIS­PUES­TO A PA­GAR

Aun­que pue­da so­nar a con­tra­rie­dad, en los tiem­pos que co­rren, los da­tos del Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal de las Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y de la So­cie­dad de la In­for­ma­ción (On­tsi) in­di­can que el gas­to de los es­pa­ño­les en te­le­vi­sión de pa­go au­men­tó, el año pa­sa­do. En ese sen­ti­do, pue­de que sea de esos es­pec­ta­do­res que se mues­tran abier­tos a ras­car­se el bol­si­llo por ac­ce­der a con­te­ni­dos que les in­tere­san. E in­clu­so que per­te­nez­ca al 69% de con­su­mi­do­res que, se­gún Ac­cen­tu­re, abo­na­ría una sus­crip­ción men­sual por ver pe­lis y se­ries en in­ter­net, desafian­do, así, la gra­tui­dad que tan­to se aso­cia, aún, al ac­ce­so a cier­tos con­te­ni­dos mul­ti­me­dia en la red.

Los nue­vos há­bi­tos, aso­cia­dos a in­ter­net, han crea­do nue­vos tipos de

es­pec­ta­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.