Re­in­ser­ción di­fí­cil en ‘Rec­tify’

La nue­va mi­ni­se­rie es la his­to­ria de un ex­con­vic­to en li­ber­tad

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIASTV - To­ni de la To­rre

El día que sa­le de la cár­cel, lo úni­co que quie­re es co­mer un buen bis­tec y abra­zar a su ma­dre.

Pe­ro, ¿qué ocu­rre du­ran­te el se­gun­do día? ¿Y en el ter­ce­ro? Eso es lo que se pregunta Rec­tify, la nue­va mi­ni­se­rie de Sun­dan­ce Chan­nel, que se es­tre­na el pró­xi­mo lu­nes, en Es­ta­dos Uni­dos (en nues­tro país, lle­ga­rá el 2 de ma­yo). El ca­nal se es­tá con­vir­tien­do en un pro­yec­to pa­ra te­ner muy en cuen­ta, des­de que AMC Net­works lo com­pra­ra, en 2008. A la em­pre­sa le in­tere­sa­ba te­ner un ca­nal en el que de­ri­var pro­yec­tos que no te­nían ca­bi­da en su pri­mer ca­nal, que, ac­tual­men­te, tie­ne al­gu­nas de las me­jo­res fic­cio­nes del ca­ble es­ta­dou­ni­den­se: Mad Men, Brea­king Bad, The Wal­king Dead... y em­pie­za a ejer­cer una pre­sión im­por­tan­te so­bre HBO.

¿DE­LI­CA­TES­SEN O SE­RIE FA­LLI­DA?

Así, Rec­tify na­ció, ini­cial­men­te, co­mo una mi­ni­se­rie que de­bía emi­tir AMC, pe­ro, fi­nal­men­te, se ha de­ci­di­do es­tre­nar­la en Sun­dan­ce Chan­nel, de­bi­do al ca­rác­ter mi­no­ri­ta­rio de su pro­pues­ta. Y es que AMC quie­re re­ser­var­se las se­ries con po­ten­cial de au­dien­cia, mien­tras que las fic­cio­nes mi­no­ri­ta­rias e in­no­va­do­ras pa­san al se­gun­do ca­nal. A la prác­ti­ca, eso tam­bién sig­ni­fi­ca que Sun­dan­ce Chan­nel se que­da­rá pro­yec­tos que no han aca­ba­do de re­sul­tar co­mo se es­pe­ra­ba. ¿A qué ca­te­go­ría per­te­ne­ce Rec­tify? ¿Es una de­li­ca­tes­sen o una se­rie fa­lli­da? Ha­brá que es­pe­rar a que se es­tre­ne el pri­mer epi­so­dio de los seis que ten­drá una fic­ción que quie­re que la au­dien­cia to­me con­cien­cia de las di­fi­cul­ta­des que tie­nen los pre­sos pa­ra in­te­grar­se en la so­cie­dad.

El ca­so del pro­ta­go­nis­ta de Rec­tify, Da­niel Hol­den –in­ter­pre­ta­do por el ac­tor Aden Young–, es to­da­vía más com­ple­jo, pues es con­de­na­do a la pe­na de muer­te y, tras 19 años es­pe­ran­do su eje­cu­ción, apa­re­ce una prue­ba que lo con­vier­te en una per­so­na inocen­te. Al re­gre­sar a ca­sa, se en­cuen­tra con una reali­dad di­fí­cil. Por una par­te, no es­tá acos­tum­bra­do al mun­do ac­tual, pues han pa­sa­do ca­si dos dé­ca­das, des­de que fue en­ce­rra­do, y el ais­la­mien­to al que ha si­do so­me­ti­do le pa­sa fac­tu­ra. Y, por el otro, de­be­rá en­fren­tar­se al he­cho de que la gen­te de su al­re­de­dor to­da­vía cree que es cul­pa­ble. La fic­ción tie­ne de­trás a los pro­duc­to­res de Brea­king Bad y ha si­do crea­da por Ray Mc­Kin­non, que, ade­más de ser un ac­tor ha­bi­tual, en te­le­vi­sión (ha par­ti­ci­pa­do en se­ries co­mo Sons of Anarchy), tam­bién ha rea­li­za­do tra­ba­jos tras la cá­ma­ra. De he­cho, en 2002 ga­nó el Os­car al me­jor cor­to­me­tra­je, por The Ac­coun­tant.

El ais­la­mien­to pa­sa­rá fac­tu­ra al pro­ta­go­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.