“EN ‘PASS­WORD’ VI­VÍ MI ME­JOR MO­MEN­TO EN LA TE­LE­VI­SIÓN”

LU­JÁN ARGÜELLES, pre­sen­ta­do­ra de ‘Mo­ney Ti­me’ (Cua­tro)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - La au­dien­cia es im­pla­ca­ble. Nú­ria Mo­re­ras

Es­ta as­tu­ria­na (Sa­las, 1977), que co­men­zó su ca­rre­ra ca­tó­di­ca de re­por­te­ra en An­te­na 3, se ha con­ver­ti­do en una de las se­ñas de iden­ti­dad de Cua­tro, con con­cur­sos co­mo Pass­word, o de al­cahue­ta en ¿Quién quie­re ca­sar­se con mi hi­jo?, o el pró­xi­mo –to­do in­di­ca que in­mi­nen­te– es­treno de Un prín­ci­pe pa­ra Co­ri­na. Aun­que Lu­ján Argüelles no se ve con el tí­tu­lo de ce­les­ti­na te­le­vi­si­va ofi­cial, to­dos la re­cor­da­mos, tam­bién, con­du­cien­do Gran­je­ro bus­ca es­po­sa, del que di­ce que “es un pro­gra­ma que tie­ne to­da­vía mu­chí­si­mo re­co­rri­do, en te­le­vi­sión. No se va a que­dar sólo en las cin­co tem­po­ra­das emi­ti­das”.

En la pre­sen­ta­ción de Mo­ney Ti­me, lo de­fi­nió co­mo “un pro­gra­ma de in­te­li­gen­cia, es­tra­te­gia, tra­ba­jo en equi­po y, fun­da­men­tal­men­te, di­ver­sión”. Cuén­te­nos más.

Creo que si es­tos com­po­nen­tes, co­mo la es­tra­te­gia y el tra­ba­jo en equi­po, los ma­ne­jas bien, te pue­de re­sul­tar más sen­ci­llo su­pe­rar las prue­bas. Si no tie­nes en cuen­ta esos ele­men­tos, se­gu­ra­men­te se­rás un con­cur­san­te que lo pa­se mal. Res­pec­to a la in­te­li­gen­cia, tam­po­co es ne­ce­sa­rio ser un ce­re­bri­to. Si bien es ver­dad que hay al­gún pa­nel al­go com­pli­ca­do…

Su crea­dor, Ris­to Me­ji­de, ve in­fluen­cias, en es­te nue­vo con­cur­so de Cua­tro, de El tiem­po es oro y Un, dos, tres… Res­pon­da otra vez. ¿Y us­ted?

En reali­dad, creo que es­ta pregunta la res­pon­de­ría mu­cho me­jor Ris­to, que es quien ha idea­do Mo­ney Ti­me y sa­be en qué se ha ins­pi­ra­do al ha­cer­lo. Yo me he en­con­tra­do el for­ma­to en la mano, lo he pues­to en mar­cha y ya es­tá. Del Un, dos, tres... Res­pon­da otra vez sí que en­cuen­tro ras­gos si­mi­la­res, por­que, a lo Mayra Gó­mez Kemp, voy ten­tan­do a los con­cur­san­tes.

En Can­nes fue ele­gi­do en­tre los 25 for­ma­tos más in­no­va­do­res. Y es que re­sul­ta muy ori­gi­nal la fa­cul­tad que se da a los con­cur­san­tes, no ya pa­ra de­ci­dir el di­ne­ro que se gas­tan en las prue­bas, sino pa­ra ad­ju­di­car un tiem­po por res­pues­ta.

Sí, ellos co­no­cen el enun­cia­do de la pregunta y tie­nen que de­ci­dir cuán­to tiem­po quie­ren em­plear en con­tes­tar. A ve­ces en­tien­den que pue­den sol­ven­tar­lo rá­pi­da­men­te y no ocu­rre así. A mí me pa­re­ce fan­tás­ti­co que pue­dan de­ter­mi­nar el tiem­po de las res­pues­tas.

¿Lo con­si­de­ra un for­ma­to ex­por­ta­ble in­ter­na­cio­nal­men­te?

Lo veo un es­pa­cio sin na­cio­na­li­dad. Co­mo el ca­so de Pass­word, un con­cur­so nor­te­ame­ri­cano que adap­ta­mos aquí, en Cua­tro, en la que fue su me­jor ver­sión, se­gún me cuen­tan, pe­ro que tam­bién se emi­tió en mu­chos otros paí­ses.

¿Qué pien­sa de la flo­ja aco­gi­da de

Mo­ney Ti­me en su arran­que?

No­so­tros rea­li­za­mos un tra­ba­jo pa­ra que la gen­te dis­fru­te con lo que es­ta­mos ha­cien­do y, cuan­do te en­cuen­tras con un da­to de au­dien­cia ba­jo, frus­tra. Por­que tie­nes tal ilu­sión, tal emo­ción, tan­tas ga­nas que a la au­dien­cia le gus­te tan­to co­mo a ti, que, cuan­do eso no su­ce­de, ba­ja un po­co la mo­ral. Si el pro­gra­ma vi­nie­ra con un arras­tre bru­tal y, al lle­gar no­so­tros, per­die­ra a to­dos los es­pec­ta­do­res al mi­nu­to 10, en­ton­ces en­ten­de­ría que la gen­te le ha que­ri­do dar una opor­tu­ni­dad, pe­ro, fi­nal­men­te, no le ha gus­ta­do. Sin em­bar­go, cuan­do de­tec­tas que lo que ocu­rre es que és­ta es una fran­ja ho­ra­ria de la ca­de­na al­go de­bi­li­ta­da, pues ya sa­bes que hay que ir po­co a po­co y, qui­zá, el sen­ti­mien­to de frus­tra­ción es me­nor. Aun­que es im­po­si­ble que a un presentador no le afec­ten las au­dien­cias, y más sa­bien­do que los for­ma­tos vie­nen o se van de la pa­rri­lla con fa­ci­li­dad. Con to­do, es­pe­ro que Mo­ney Ti­me cua­je. Sí, sin em­bar­go, no creo que ten­ga que ha­cer cues­tio­nar­te a ti ni a tu pro­duc­to. Yo el con­cur­so lo vi­vo con mu­cha in­ten­si­dad y con­fío en él.

Se emi­ten unos 45 mi­nu­tos por pro­gra­ma, pe­ro, ¿cuán­to tiem­po hay de­trás de ca­da en­tre­ga?

Bas­tan­te más, por­que los con­cur­san­tes tie­nen que ha­cer­se con el pla­tó. Lue­go, te­ne­mos pla­nos al­go es­pe­cia­les, muy bo­ni­tos, pe­ro que tam­bién re­quie­ren más de­di­ca­ción. O, a ve­ces, fa­lla una luz, un mi­cro… En fin, que aun­que nos encantaría ha­cer un fal­so di­rec­to las com­pli­ca­cio­nes téc­ni­cas nos obli­gan a ir pa­ran­do.

El pi­lo­to de Mo­ney Ti­me lo gra­bó Ch­ris­tian Gál­vez, ¿se sien­te se­gun­do pla­to?

No, en nin­gún ca­so. Plan­tean­do có­mo reorien­tar la tar­de de Cua­tro, gra­bé el pi­lo­to de otro for­ma­to y Ch­ris­tian el de Mo­ney Ti­me. Al fi­nal, se de­ci­dió po­ner en mar­cha és­te, y es­tá cla­ro que, pa­ra Ch­ris­tian, que es­tá ha­cien­do otro con­cur­so dia­rio [ Pa­sa­pa­la­bra, en Te­le­cin­co], era im­po­si­ble com­pa­gi­nar­lo, así que pen­sa­ron en mí. Pass­word, con el pa­so del tiem­po, se ha con­ver­ti­do en ese pro­gra­ma del que pue­des de­cir: “Dios mío, ¡qué maravilla!”. En su mo­men­to no lo va­lo­ré su­fi­cien­te, pe­ro aho­ra, echan­do la vis­ta atrás, lo re­cuer­do ca­da vez con más ca­ri­ño. Allí se con­ju­ga­ron to­dos los as­tros. Por eso lo con­si­de­ro mi me­jor mo­men­to en la te­le­vi­sión. Has­ta ten­go un pe­rro, des­de ha­ce año y me­dio, al que he lla­ma­do Pass­word. Es­tá muy mal que lo di­ga, por­que par­ti­ci­po en el pro­yec­to, pe­ro Un prín­ci­pe pa­ra Co­ri­na me tie­ne muy enamo­ra­da. Le­yen­do el guión tu­ve un au­tén­ti­co fle­cha­zo.

Us­ted es una se­ña de iden­ti­dad pa­ra Cua­tro, don­de se ha mo­vi­do en di­ver­sos for­ma­tos: con­cur­sos, reali­ties, da­tings… ¿Al­gu­na pre­di­lec­ción es­pe­cial? Ya he­mos co­no­ci­do a la fa­mo­sa Co­ri­na que bus­ca un prín­ci­pe azul. ¿Se con­si­de­ra la ce­les­ti­na de la te­le?

¡Qué va! Aun­que me gus­ta­ría, por­que es­to de los amo­ríos me lla­ma mu­cho. Es ver­dad que los pro­gra­mas de al­cahue­ta que ha he­cho Cua­tro los he con­du­ci­do yo, pe­ro el tí­tu­lo de ce­les­ti­na me pa­re­ce ex­ce­si­vo.

¿Cuál es su con­cep­to del amor?

El amor es eso ma­ra­vi­llo­so que te ha­ce le­van­tar­te por las ma­ña­nas con una son­ri­sa.

¿Bus­car al prín­ci­pe azul no es­tá an­ti­cua­do?

A mis 36 [años], ya sé que los prín­ci­pes azu­les no exis­ten, pe­ro, in­clu­so así, si­go idea­li­zan­do el amor.

En te­le­vi­sión, ¿cuál ha si­do el úl­ti­mo es­pa­cio que la ha con­quis­ta­do? Cuan­do no tra­ba­ja, ¿en qué le gus­ta em­plear su tiem­po?

So­bre to­do, en com­par­tir mo­men­tos con mis ami­gos y me­ter­me en otras his­to­rias que ten­go más ol­vi­da­das cuan­do es­toy ab­du­ci­da por las gra­ba­cio­nes, co­mo la ra­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.