“HAN­NI­BAL LEC­TER ES MU­CHO ME­JOR COM­PA­ÑÍA QUE MI PER­SO­NA­JE”

HUGH DANCY, pro­ta­go­nis­ta de ‘Han­ni­bal’ (AXN)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Pa­tri­cia Puen­tes (Los Án­ge­les)

El tí­tu­lo de la se­rie pa­re­ce que­rer de­cir­lo to­do, pe­ro, en reali­dad, tie­ne otro pro­ta­go­nis­ta di­fí­cil de ig­no­rar, ade­más del evi­den­te Han­ni­bal (Mads Mik­kel­sen). Hugh Dancy se po­ne en la piel de Will Graham, un in­ves­ti­ga­dor del FBI es­pe­cia­li­za­do en ase­si­nos en se­rie por su sin­gu­lar ha­bi­li­dad de em­pa­ti­zar con ellos y ver có­mo pien­san. Con­ver­sa­mos con Dancy so­bre los re­tos de acep­tar un pa­pel co­mo és­te y el apo­yo que le ha ofre­ci­do su es­po­sa, la ve­te­ra­na ac­triz te­le­vi­si­va Clai­re Da­nes ( Es mi vi­da, Homeland), al pre­pa­rar­lo.

¿Qué le atra­jo de es­te pro­yec­to te­le­vi­si­vo? ¿Que­ría ac­tuar en una se­rie?

La ver­dad es que no, el pro­yec­to sa­lió de la na­da. Es­ta­ba ha­cien­do una obra de tea­tro en Nue­va York, lo cual, a ve­ces, es un buen es­ca­pa­ra­te. Me en­via­ron el guión del pi­lo­to de la se­rie, lo leí y se me plan­tea­ron un mon­tón de pre­gun­tas. Me reuní con Br­yan [Fu­ller, crea­dor de Han­ni­bal] y Mart­ha [De Lau­ren­tiis, pro­duc­to­ra], y Br­yan me acla­ró to­das las du­das y me dio mu­cha más in­for­ma­ción de la que es­pe­ra­ba. Su vi­sión de la se­rie fue lo que me con­ven­ció.

In­ter­pre­ta a un per­so­na­je con un la­do muy os­cu­ro, al te­ner que me­ter­se en la men­te de los ase­si­nos que in­ves­ti­ga. ¿Es di­fí­cil de­jar­lo en el set y no lle­vár­se­lo a ca­sa?

Es tre­men­da­men­te sen­ci­llo, nun­ca he te­ni­do ese pro­ble­ma, aun­que en­tien­do que me lo pre­gun­te. Pe­ro la reali­dad de mi día a día es que ven­go al set a in­ter­pre­tar las fa­bu­lo­sas es­ce­nas que ha crea­do Br­yan. Las ex­plo­ro y ten­go la suer­te de ac­tuar con Mads y con Lau­ren­ce [Fish­bur­ne]. Pa­ra un ac­tor, es co­mo un sue­ño he­cho reali­dad, vuel­vo a ca­sa muy con­ten­to. Quie­ro ha­cer­le jus­ti­cia al guión, así que ten­go que ex­plo­rar la os­cu­ri­dad del per­so­na­je, pe­ro eso me ha­ce sen­tir to­da­vía me­jor.

¿Has­ta qué pun­to le ha cho­ca­do el guión de la se­rie? Han­ni­bal pue­de ser un ase­sino in­hu­mano…

No creo que na­da que es­té re­la­cio­na­do con el ase­si­na­to o el ca­ni­ba­lis­mo, de lo que ha­ce Han­ni­bal, va­ya a sor­pren­der­nos. To­dos sa­be­mos de lo que es ca­paz. Si in­ten­tas po­ten­ciar­lo, aca­bas mos­tran­do al­go com­ple­ta­men­te des­agra­da­ble, y ésa no es la fi­na­li­dad de la fic­ción. Pa­ra mí, lo sor­pren­den­te e in­tere­san­te es ver esa co­ne­xión en­tre Han­ni­bal y Will. Ade­más, Han­ni­bal es un hombre li­bre, es el ti­po más so­fis­ti­ca­do y más en­can­ta­dor de la se­rie, la per­so­na más di­ver­ti­da. Si tu­vie­ras que ce­nar con uno de los dos, se­gu­ra­men­te es­co­ge­rías a Han­ni­bal, por­que es mu­cho me­jor com­pa­ñía que yo. Se­rá in­tere­san­te ver có­mo Br­yan se­gui­rá desa­rro­llan­do esa re­la­ción en­tre am­bos y ver a Han­ni­bal im­pro­vi­san­do, a me­di­da que las co­sas se com­pli­can y que los ca­dá­ve­res se amon­to­nan. En ese sen­ti­do, no es el Han­ni­bal Lec­ter que ha­bía­mos vis­to an­tes.

¿Po­de­mos es­pe­rar que su per­so­na­je sos­pe­che de él en al­gún mo­men­to?

Will es el me­jor en lo que ha­ce, igual que Han­ni­bal, que, ade­más, es­tá a un ni­vel di­fe­ren­te de los ase­si­nos con los que Will li­dia nor­mal­men­te. Pa­ra mi per­so­na­je, no se tra­ta úni­ca­men­te de in­tui­ción, sino tam­bién de tra­ba­jo de­tec­ti­ves­co, y Han­ni­bal oculta su ras­tro de una for­ma brillante. Pe­ro sí, lle­ga­rá un mo­men­to en el que nos pre­gun­te­mos si la men­te de Will aca­ba­rá com­ple­ta­men­te ro­ta o si se­rá ca­paz de afe­rrar­se a su per­so­na­li­dad. Y eso pa­sa en es­ta tem­po­ra­da.

¿Es fan del gé­ne­ro del te­rror?

Sí, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que la se­rie tie­ne un gé­ne­ro muy es­pe­cí­fi­co. No me gus­ta el te­rror por­que sí. Me gus­tan mu­cho los th­ri­llers psi­co­ló­gi­cos de te­rror, me gus­ta cual­quier co­sa que te lle­ve den­tro de la men­te del per­so­na­je y cree ahí el mie­do. Ni si­quie­ra creo que sea sólo mie­do, sino que es ese pun­to en­tre te­rror y th­ri­ller.

No sé si us­ted y su es­po­sa, Clai­re Da­nes, in­ter­cam­bian ano­ta­cio­nes so­bre los guio­nes. Am­bos in­ter­pre­tan a per­so­na­jes al­go tor­tu­ra­dos…

La ver­dad es que no. Sí que nos lee­mos los guio­nes, pe­ro más con la in­ten­ción de es­tar al tan­to de la vi­da del otro e in­ten­tar apo­yar­lo. Eso aca­ba sien­do una ma­ne­ra de ayu­dar­nos a apren­der las lí­neas de diá­lo­go. Sí que es cier­to que hay al­gu­nos pa­ra­le­lis­mos en­tre nues­tros per­so­na­jes, pe­ro no nos sen­ta­mos e in­ter­cam­bia­mos apun­tes so­bre el te­ma.

¿Se ha­ce más di­fí­cil com­bi­nar la vi­da per­so­nal y la pro­fe­sio­nal, aho­ra que han si­do pa­dres?

Nues­tra si­tua­ción par­ti­cu­lar es ge­nial, por­que mi es­po­sa y mi hi­jo están en To­ron­to con­mi­go. Han po­di­do es­tar aquí du­ran­te la ma­yor par­te del ro­da­je, y eso no se ha­bría da­do con otra pro­fe­sión, es una maravilla.

Ve­mos mu­chas se­ries nue­vas, ca­da año. Al­gu­nas tie­nen éxi­to y se re­nue­van, y otras des­apa­re­cen irre­me­dia­ble­men­te. ¿Cuál cree que es el se­cre­to?

Se­ría una ton­te­ría que me atre­vie­ra a de­cir al­go al res­pec­to, aho­ra mis­mo. Ten­go que es­pe­rar y ver si triun­fa­mos, y en­ton­ces po­dré de­cir­le: “Por su­pues­to, sa­bía des­de el prin­ci­pio que íba­mos a te­ner mu­chí­si­mo éxi­to”. No ten­go ni idea de cuál es el se­cre­to y, si le di­go la ver­dad, no he pen­sa­do en ello ni una so­la vez, por­que, si em­pie­zas a ha­cer­lo, te pa­ra­li­za. Lo que tie­nes que ha­cer es tra­ba­jar en la se­rie en la que te gus­ta es­tar. La ver­dad es que la en­cuen­tro muy in­tere­san­te, y creo que la gen­te que tra­ba­ja en ella es ma­ra­vi­llo­sa y te­ne­mos un buen guión. Al fi­nal, pre­sen­ta­mos el pro­duc­to con la es­pe­ran­za de que al pú­bli­co le gus­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.