Los jue­gos bus­can su si­tio en las ‘smart TV’

Las ‘apps’ y las pla­ta­for­mas en la nu­be per­mi­ten ac­ce­der al ocio di­gi­tal sin vi­deo­con­so­las de por me­dio

La Vanguardia - Vivir TV - - HI- TECH - Emi­li Gon­zá­lez

Las po­si­bi­li­da­des de las te­les in­te­li­gen­tes,

co­nectadas y óp­ti­mas pa­ra la ex­pe­rien­cia mul­ti­me­dia, son ca­da vez más am­plias. En es­ta lí­nea, al­gu­nos fa­bri­can­tes ya ex­plo­ran ofre­cer una pro­pues­ta de en­tre­te­ni­mien­to vir­tual que (con el per­mi­so de los smartp­ho­nes y las ta­ble­tas), has­ta ha­ce po­co tiem­po, era ex­clu­si­va de las con­so­las. Nos re­fe­ri­mos a los vi­deo­jue­gos, una op­ción de ocio di­gi­tal que hoy se pre­sen­ta, tam­bién, en for­ma­to de app te­le­vi­si­va.

Co­mo ejem­plo, te­ne­mos a Sam­sung, que ha­ce unos me­ses se con­vir­tió en la pri­me­ra mar­ca en in­cor­po­rar, en bue­na par­te de sus smart TV, el jue­go Angry Birds. O a Tos­hi­ba, des­de cu­yas te­les co­nectadas es po­si­ble en­tre­nar la me­mo­ria con el Brain Trai­ner o que los ni­ños apren­dan con la app Smart Kidz. Mien­tras que la pla­ta­for­ma Vie­ra Con­nect de Pa­na­so­nic da ac­ce­so a unos 39 tí­tu­los (des­de el tra­di­cio­nal So­li­ta­rio has­ta Fruit Splat o las an­dan­zas de la ga­ti­ta Kitty). La pro­pia Sam­sung (si­guien­do los pa­sos de LG) se ha alia­do con Gai­ki, un ser­vi­cio de jue­gos en la nu­be, con tal de ofre­cer es­ta op­ción de di­ver­ti­men­to en sus mo­de­los in­te­li­gen­tes.

Pe­ro, ¿has­ta qué pun­to la ten­den­cia a in­cor­po­rar, en las te­les, apps que son jue­gos, o bien pla­ta­for­mas de en­tre­te­ni­mien­to de cloud com­pu­ting, pue­de ha­cer in­ne­ce­sa­ria la fun­ción de las vi­deo­con­so­las cuan­do bus­ca­mos des­co­nec­tar un ra­to del mun­do real pa­ra to­mar el con­trol de per­so­na­jes vir­tua­les? Des­de Mi­cro­soft, el fa­bri­can­te de Xbox, se de­fien­den in­di­can­do que, por el mo­men­to, las apli­ca­cio­nes de los te­le­vi­so­res tan sólo so­por­tan jue­gos que pre­sen­tan unos re­qui­si­tos téc­ni­cos li­mi­ta­dos y que, en to­do ca­so, no re­sul­tan com­pa­ra­bles a la ca­li­dad grá­fi­ca y a la ex­pe­rien­cia que, pa­ra el usua­rio, su­po­ne te­ner una vi­deo­con­so­la. En la mis­ma lí­nea se ma­ni­fies­ta Car­los Igle­sia, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Dis­tri­bui­do­res y Edi­to­res de Soft­wa­re de En­tre­te­ni­mien­to (Ade­se), quien pien­sa que “en los pró­xi­mos años, las con­so­las se­gui­rán man­te­nien­do su he­ge­mo­nía, ya que tie­nen una ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca di­se­ña­da, de un mo­do es­pe­cí­fi­co, pa­ra los vi­deo­jue­gos”.

TAM­BIÉN SIN MAN­DOS

Sin em­bar­go, al­gu­nos fa­bri­can­tes ya han apro­ve­cha­do re­cur­sos que, en un prin­ci­pio, ha­bían desa­rro­lla­do pa­ra que los es­pec­ta­do­res los uti­li­za­ran cuan­do vie­ran la te­le, con tal de crear una usa­bi­li­dad en sus jue­gos que, cuan­do me­nos, se ase­me­ja a la que pro­po­nen las vi­deo­con­so­las. Con la app de Angry Birds, por ejem­plo, las te­les de Sam­sung se va­len de la fun­ción mo­tion con­trol (con­ce­bi­da, de en­tra­da, pa­ra que el es­pec­ta­dor cam­bie de ca­nal uti­li­zan­do su pro­pia mano, sin nin­gún man­do a dis­tan­cia) pa­ra ha­cer po­si­ble que el ju­ga­dor do­mi­ne, me­dian­te el mo­vi­mien­to del cuer­po, a los ka­mi­ka­zes pa­ja­ri­tos vo­la­do­res. Una idea que va en la lí­nea del dis­po­si­ti­vo de con­trol inalám­bri­co Ki­nect, que Mi­cro­soft desa­rro­lló pa­ra su Xbox 360.

LA VER­TIEN­TE PU­BLI­CI­TA­RIA

Por otra par­te, ¿pue­den abrir, los vi­deo­jue­gos a los que dan ac­ce­so las smart TV, nue­vos ho­ri­zon­tes pro­mo­cio­na­les? “Sí, mu­chos, aun­que ha­bla­mos de una pro­pues­ta de en­tre­te­ni­mien­to que aún es­tá un po­co ver­de. Tie­ne que ma­du­rar”, afir­ma Eva San­tos, di­rec­to­ra crea­ti­va de la agen­cia CP Pro­xi­mity. “El ad­ver­ga­ming, es de­cir, in­tro­du­cir pu­bli­ci­dad en los vi­deo­jue­gos, es una ten­den­cia, des­de ha­ce tiem­po, pe­ro, en el ca­so con­cre­to de las apps te­le­vi­si­vas, los anun­cian­tes no aca­ban de in­ver­tir por­que, pa­ra el es­pec­ta­dor, aún es más fá­cil usar una vi­deo­con­so­la que te­ner que bus­car una apli­ca­ción en un sub­me­nú se­cun­da­rio del te­le­vi­sor”, aña­de. “Y, co­mo las mar­cas no in­vier­ten, los jue­gos que en­con­tra­mos en las te­les son aún po­co ela­bo­ra­dos. Es un pez que se muer­de la co­la”, in­di­ca.

Pa­ra San­tos, el fu­tu­ro im­pli­ca que sean los pro­pios pro­gra­mas te­le­vi­si­vos los que creen apps de jue­gos ba­sa­das en sus con­te­ni­dos, a los que los es­pec­ta­do­res ten­gan ac­ce­so des­de su smart TV, y no sólo vía smartp­ho­ne o ta­ble­ta, co­mo su­ce­de aho­ra, en al­gu­nos ca­sos. Sea co­mo sea, con­clu­ye, “nos re­fe­ri­mos a una mo­da que cre­ce­rá”.

Los vi­deo­jue­gos se rein­ven­tan y lle­gan a los te­le­vi­so­res in­te­li­gen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.