“Jon en­cie­rra mu­cha ira en su in­te­rior”

El bas­tar­do Jon Nie­ve es un jo­ven va­lien­te e in­com­pren­di­do, y tam­bién uno de los per­so­na­jes fa­vo­ri­tos de los fans de ‘Jue­go de Tro­nos’ (Ca­nal+). El pa­pel, in­ter­pre­ta­do por el bri­tá­ni­co Kit Ha­ring­ton, co­bra es­pe­cial pro­ta­go­nis­mo en la ter­ce­ra tem­po­ra­da de

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Kit Ha­ring­ton (Lon­dres) se ha es­tre­na­do en te­le­vi­sión por la puer­ta gran­de. Es­te ac­tor bri­tá­ni­co de 26 años ha en­con­tra­do, con el per­so­na­je de Jon Nie­ve, su pri­mer pa­pel te­le­vi­si­vo y el ma­yor im­pul­so de su ca­rre­ra, pe­se al tea­tro lon­di­nen­se y un pa­pel se­cun­da­rio en una se­cue­la del fil­me Si­lent Hill. Jue­go de Tro­nos, la fic­ción es­tre­lla de HBO –que en Es­pa­ña emi­te los mar­tes Ca­nal+– le ha da­do a Ha­ring­ton po­pu­la­ri­dad mun­dial. En es­ta ter­ce­ra tem­po­ra­da, Jon Nie­ve, tam­bién lla­ma­do El Bas­tar­do, vi­vi­rá más allá del Mu­ro, pe­se a ser guar­dia de la no­che, y es­tre­cha­rá el con­tac­to no só­lo con los sal­va­jes, sino tam­bién con su cap­to­ra, Ygrit­te. ¿Sa­brá un ti­po co­mo él ma­ne­jár­se­las con una mu­jer?

Jon Nie­ve aca­bó la se­gun­da tem­po­ra­da cap­tu­ra­do por los sal­va­jes. ¿Có­mo se en­fren­ta en es­ta ter­ce­ra a su nue­va vida fue­ra del Mu­ro?

La úl­ti­ma vez que le vi­mos es­ta­ba en apu­ros, ha­bía ma­ta­do a Qho­rin Me­dia­mano y que­ría pro­bar an­te el cam­pa­men­to de los sal­va­jes que era uno más, así que, bá­si­ca­men­te, aho­ra es un es­pía den­tro del cam­pa­men­to. Se ha ga­na­do la con­fian­za de Ygrit­te, que tie­ne una gran au­to­ri­dad en­tre

“Se le pue­de per­do­nar que quie­ra ir­se y acos­tar­se con mu­je­res. La Guar­dia de la No­che es bas­tan­te de­pri­men­te”

los sal­va­jes, y eso jue­ga a su fa­vor, pe­ro no sa­be­mos qué le pa­sa­rá. Le lle­van a co­no­cer a Man­ce Ray­der y no sa­be­mos si Man­ce le acep­ta­rá y le cree­rá, es­tá en una si­tua­ción en la que cree que tie­ne un 30% de pro­ba­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir y un 70% de mo­rir, así que no es­tá muy se­gu­ro. Es­tá más le­jos de ca­sa que nun­ca y no se sien­te na­da có­mo­do.

¿Cuál cree él que es su mi­sión?

Al prin­ci­pio, es­tá de­ci­di­do a rec­ti­fi­car las co­sas que ha he­cho mal, por­que cree que es cul­pa su­ya que otros miem­bros de la Guar­dia de la No­che ha­yan si­do ase­si­na­dos, in­clu­yen­do a Qh­roin Me­dia­mano. No ma­tó a Ygrit­te, com­pli­có las co­sas a to­do el mun­do y los de­jó en una si­tua­ción muy di­fí­cil, así que tie­ne que re­sar­cir­los re­co­pi­lan­do to­da la in­for­ma­ción po­si­ble y re­gre­san­do al Mu­ro pa­ra con­tar­le lo que des­cu­bra a Lord Co­man­dan­te. Ésa es su mi­sión.

¿En al­gún mo­men­to se re­plan­tea su leal­tad ha­cia la Guar­dia de la No­che?

Al prin­ci­pio se man­tie­ne fiel, pe­ro, a lo lar­go de es­ta tem­po­ra­da, ve­re­mos que esa lí­nea em­pie­za a des­di­bu­jar­se. Se da cuen­ta de que los sal­va­jes no son el gru­po mal­va­do que siem­pre le ha­bían di­cho que eran y, en mu­chos as­pec­tos, pa­ra él se­ría más fá­cil aban­do­nar y con­ver­tir­se en uno de ellos. ¿Se da­rá por ven­ci­do y trai­cio­na­rá a la Guar­dia de la No­che? ¡Ten­dréis que es­pe­rar y ver­lo!

Jon Nie­ve pa­re­ce un per­so­na­je que siem­pre es­tá bus­can­do la acep­ta­ción…

Sí. En la pri­me­ra tem­po­ra­da, ve­mos que la Guar­dia de la No­che se con­vier­te en su ho­gar; por fin en­cuen­tra su lu­gar. Real­men­te, él nun­ca ha si­do un Stark. Por muy uni­do que es­tu­vie­ra a su pa­dre y a sus her­ma­nos, nun­ca fue uno de ellos, siem­pre ne­ce­si­tó un lu­gar al que per­te­ne­cer y la Guar­dia de la No­che se con­vier­te en ese lu­gar, pe­ro allí le lla­man El Bas­tar­do y Lord Nie­ve. No lo tie­ne fá­cil. Así que creo que se le pue­de per­do­nar el que quie­ra ir­se y unir­se a los sal­va­jes, que quie­ra ser li­bre, des­obe­de­cer sus vo­tos y acos­tar­se con mu­je­res, que quie­ra for­mar una fa­mi­lia y te­ner su pro­pia vida al mar­gen del Mu­ro. No es una de­ci­sión fá­cil. Pa­ra un hom­bre jo­ven co­mo él, la Guar­dia de la No­che es un lu­gar bas­tan­te de­pri­men­te.

Y ¿có­mo se va a desa­rro­llar su re­la­ción con Ygrit­te?

A mí me gus­ta pen­sar que Jon no la ma­tó por­que no quie­re ma­tar a una mu­jer. Pe­ro, aun­que creo que ésa es par­te de la razón, tam­bién es ver­dad que, des­de que la ve, se sien­te to­tal­men­te fas­ci­na­do por ella. Des­de el mo­men­to en que se cru­zan sus mi­ra­das, él sa­be que hay al­go en­tre ellos. Ella tam­bién lo sa­be y sal­tan chis­pas, y eso ha­ce su tra­ba­jo mu­cho más com­pli­ca­do. Va a ser muy in­tere­san­te, pa­ra los es­pec­ta­do­res, ver có­mo se desa­rro­lla esa re­la­ción, es­ta tem­po­ra­da, por­que pe­lean mu­cho y él siem­pre sale per­dien­do, ¡las mu­je­res se le dan fa­tal! [ríe]

¿Se pe­lean fí­si­ca­men­te?

No, no, es una cons­tan­te ba­ta­lla ver­bal. Ella siem­pre es­tá re­fun­fu­ñan­do, que­ján­do­se de él y to­mán­do­le el pe­lo con­ti­nua­men­te. La ac­ti­tud de él es más de de­cir “lár­ga­te y dé­ja­me en paz”. Pe­ro él es­tá muy pi­lla­do por ella.

Con­fu­sión, re­pre­sión, ira… Pa­ra una ac­tor, es una bue­na com­bi­na­ción de emo­cio­nes.

Es ge­nial. Des­de que leí el guión, vi que ha­bía un mon­tón de co­sas con las que tan­to el pú­bli­co co­mo yo nos po­día­mos iden­ti­fi­car. Co­mo los con­flic­tos que tie­ne con el te­ma de su madre. Él no sa­be quién es, es un in­adap­ta­do y quie­re de­mos­trar que va­le. Es muy am­bi­cio­so. En la pri­me­ra tem­po­ra­da, siem­pre vol­vía a ex­plo­rar esa fa­ce­ta de Jon, su con­flic­to in­te­rior. En­cie­rra mu­cha ira en su in­te­rior, es una de las ra­zo­nes por las que creo que, pa­ra él, es ge­nial que apa­rez­ca un per­so­na­je co­mo Ygrit­te y le obli­gue a ser me­nos in­tro­ver­ti­do. Es un po­co co­mo Sam­well en la pri­me­ra tem­po­ra­da, apa­re­ce y le ha­ce reír, y de pron­to ve­mos una fa­ce­ta mu­cho más hu­ma­na de Jon. Él ne­ce­si­ta­ba al­guien así, que le hi­cie­ra abrir­se, por­que es una per­so­na muy en­ce­rra­da en sí mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.