“GRA­CIAS A ‘MAD MEN’ ME ES­TÁN OFRE­CIEN­DO PA­PE­LES FAN­TÁS­TI­COS”

CH­RIS­TI­NA HEN­DRICKS, pro­ta­go­nis­ta de ‘Mad Men’ (Ca­nal+)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Pa­tri­cia Puen­tes (Los Án­ge­les) e

La tem­po­ra­da pa­sa­da, Joan Ho­llo­way en­ca­ró una de­ci­sión di­fí­cil de to­mar: acos­tar­se o no con un clien­te a cam­bio de con­ver­tir­se en la nue­va so­cia de la agen­cia de pu­bli­ci­dad Ster­ling Coo­per Dra­per Pry­ce. La pe­li­rro­ja y vo­lup­tuo­sa Ch­ris­ti­na Hen­dricks nos ha­bla del pla­cer de vol­ver a me­ter­se en la fal­da de tu­bo de es­ta se­cre­ta­ria ve­ni­da a más, en la sex­ta tem­po­ra­da de la se­rie ga­na­do­ra de quin­ce premios Emmy y cua­tro Glo­bos de Oro, Mad Men.

¿Qué le pa­re­ció la de­ci­sión que to­ma su per­so­na­je pa­ra as­cen­der en la agen­cia?

Me pa­re­ció una tra­ma fan­tás­ti­ca, co­mo ac­triz, por­que era con­tro­ver­ti­do, y me gus­tó que la gen­te em­pe­za­ra a ha­blar de ello y a ha­cer pre­gun­tas. Tam­bién me pa­re­ció que era la op­ción más ob­via pa­ra Joan, pa­ra pro­te­ger a su fa­mi­lia y a su hi­jo y pa­ra po­der se­guir man­te­nién­do­lo. Y, la­men­ta­ble­men­te, era la úni­ca op­ción que te­nía, en ese mo­men­to. Matt [Wei­ner, crea­dor de Mad Men] es­co­gió esa tra­ma por­que ha­bía oí­do mu­chas his­to­rias reales de cir­cuns­tan­cias pa­re­ci­das. Es una si­tua­ción real y tris­te, pe­ro no cul­po a Joan por in­ten­tar pro­te­ger a su fa­mi­lia.

¿Cree que hay un an­tes y un des­pués de ese mo­men­to, en su re­la­ción con Ro­ger John Slat­tery? Él no hi­zo na­da pa­ra evi­tar­lo…

¿Quie­re de­cir si me de­cep­cio­nó su ac­ti­tud? Un po­co sí. En es­tos mo­men­tos, me sien­to muy pro­tec­to­ra, con Joan, y me gus­ta­ría pen­sar que él co­rre­ría a ha­cer al­go ca­ba­lle­ro­so por ella pa­ra pro­te­ger­la. Ha­blé con Matt so­bre eso y me di­jo: “Ro­ger co­no­ce a es­ta mu­jer des­de ha­ce mu­cho tiem­po y sa­be que ha­rá lo que de­ci­da. No es fá­cil in­fluir so­bre ella”. Y tie­nen una re­la­ción muy in­tere­san­te, por­que tie­nen un hi­jo jun­tos y eso es pa­ra siem­pre. Siem­pre es­ta­rán uni­dos, en eso. Ade­más, a lo lar­go de las di­fe­ren­tes tem­po­ra­das, han te­ni­do una quí­mi­ca in­creí­ble, me en­can­ta in­ter­pre­tar cual­quier es­ce­na con Ro­ger, por­que hay mu­cha his­to­ria, en esa pa­re­ja. Se ha es­cri­to tan­to pa­ra ellos que no pue­des mi­rar una es­ce­na sin pen­sar en el uni­ver­so que Matt les ha crea­do. Es di­ver­ti­do has­ta ca­mi­nar por el pa­si­llo de la ofi­ci­na y pa­sar jun­to a Ro­ger, por­que in­clu­so eso sig­ni­fi­ca mu­chí­si­mo.

Mi­ran­do re­tros­pec­ti­va­men­te, ¿cuál ha si­do su es­ce­na fa­vo­ri­ta, en es­tas seis tem­po­ra­das? das?

Una que me vie­ne a la ca­be­za in­me-in­me­dia­ta­men­te es de la pri­me­ra tem­po-tem­po­ra­da: Ro­ger aca­ba de te­ner un ata­que al co­ra­zó­na­zón y vuel­ve al des­pa­cho, y Joan lo ma­qui­lla pa­raa que ten­ga buen color lor y no pa­rez­ca a en­fer­mo. Él to­da­vía es­tá ca­sa­do y ella no pue­de cui­dar­lo pú­bli­ca men tee ,, es al­go muy pri­va­do. Un mo­men­to ín­ti­mo­mo que me pa­re­ció con­mo­ve­dor. Tam­bién fue muy emo ti­vo po­der des­ha­cer­ses del ma­ri­do, des-des­pués de to­do loo que ha­bía pa­sa­do en­tre am­bos. Joan mos­tró ra­bia, al­go que no sue­le ha­cer, por­que se con­tie­ne e in­ten­ta man­te­ner­lo to­do­do or­ga­ni­za­do. Fue emo-emo­ti­vo po­der de­jar­sear­se ir un po­co y per­der los pa­pe­les.

¿Qué ha apren­di­doen­di­do de su per-per­so­na­je?

Mu­cho. Una de las co­sas que más me lla­man la aten­ción, ade­más de su mu­cho es­ti­lo a la ho­ra de ves­tir, es esa vir­tud que tie­ne pa­ra re­cu­pe­rar­se des­pués de una ma­la si­tua­ción, man­te­ner el or­gu­llo y se­guir fiel a quien es. Son cua­li-cua­li­da­des muy bue­nas que, a ve­ces, te­ne­mos que re­cor­dar­nos. Po­der in­ter­pre­tar­la ca­da día me per­mi-per­mi­te ha­cer me­mo­ria. ria.

¿Qué tie­ne en co­mún con ella?

Matt ha es­cri­to un per­so­na­je que tie­ne mu­chas di­men­sio­nes y he­mos vis­to mu­cha­su­chas ca­ras su­yas. Me pa­re­ce queue Joan es­tá muy mo­ti­va­da y es am­bi­cio­sa, y di­ría que yo tam­biénn lo soy. Tam­bién me su­gie­re a al­guien muy sen-sen­si­ble y vul­ne­ra­ble, en mu­chos as­pec­tos. Va­lo­ra­ra sus amis­ta­des y re­la­cio­nes, y tra­ba­ja­ra muy du­ro pa­ra man­te­ner­las. Me gus­ta­ría pen­sar que yo tam­bién lo ha­go.

¿La ayu­dan el ves­tua­rio y la pe­lu­que­ría a acer­car­se más a ella?

Sin du­da. Ca­da per­so­na­je tie­ne un es­ti­lo úni­co. Ca­da mu­jer tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des e, in­clu­so, ca­da hom­bre tie­ne un es­ti­lo pro­pio muy mar­ca­do. En cuan­to lle­gas y te vis­tes, y te po­nes al­gu­nos de los ac­ce­so­rios que lle­va Joan –tie­ne un mon­tón de co­sas di­ver­ti­das y te pei­nan y to­das esas co­sas, in­me­dia­ta­men­te te sien­tes co­mo Joan. Y, cuan­do en­tras al pla­tó, es­tás en un si­tio y una épo­ca dis­tin­tos. ¿Cuán­tas puer­tas le ha abier­to Mad

Men? An­tes de in­ter­pre­tar es­te pa­pel, so­lían de­cir­me que no po­dría po­ner­me en la piel de una po­li­cía, una doc­to­ra o una abo­ga­da por­que no se me veía lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te, co­mo mu­jer. Es­te per­so­na­je me ha abier­to mu­chas puer­tas. Aho­ra la gen­te es­tá con­ven­ci­da de que pue­do in­ter­pre­tar a ese ti­po de mu­jer. Ade­más, co­mo Matt es­cri­be tan ma­ra­vi­llo­sa­men­te, real­za a los ac­to­res, en la se­rie. Te­ne­mos un ma­te­rial in­creí­ble que ha­ce que nos ofrez­can pa­pe­les fan­tás­ti­cos. Uno de ellos se­rá en la ópe­ra pri­ma de Ryan Gos­ling, el fil­me How to

Catch a Mons­ter. Es su de­but co­mo di­rec­tor, sí. Em­pe­za­ré a ro­dar cuan­do aca­be­mos con es­ta tem­po­ra­da de Mad Men. In­ter­pre­to a la madre de dos hi­jos, vi­vi­mos en una ciu­dad des­mo­ro­na­da e in­ten­to criar­los y pro­te­ger­los en una si­tua­ción muy di­fí­cil. Y, mien­tras es­to pa­sa, mis hi­jos en­cuen­tran una ciu­dad ba­jo el agua… Ryan lo de­no­mi­na gé­ne­ro ne­gro y de fan­ta­sía. Nos co­no­ci­mos al fil­mar Dri­ve y, me­ses des­pués, me lla­mó y me ex­pli­có que ha­bía es­cri­to es­te guión y que me que­ría pa­ra el pa­pel. Na­tu­ral­men­te, di­je que sí. Me ha­ce mu­cha ilu­sión y me sien­to ha­la­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.