NI RASTRO DE LEO­NAR­DO DA VIN­CI

¿Es po­si­ble ha­cer una se­rie so­bre Leo­nar­do Da Vin­ci ig­no­ran­do por com­ple­to al per­so­na­je? Da­vid S. Go­yer de­mues­tra que sí con ‘Da Vin­ci’s De­mons’, una fic­ción que pa­sa por en­ci­ma de los li­bros de his­to­ria co­mo una api­so­na­do­ra. Su es­treno lle­ga a FOX el jue

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA - Tex­to: To­ni de la To­rre

Cual­quier pa­re­ci­do en­tre la his­to­ria de Da Vin­ci’s De­mons y la his­to­ria del ver­da­de­ro Da Vin­ci es pu­ra coin­ci­den­cia.

Sien­do po­si­ti­vos, po­dría­mos de­cir que los guio­nis­tas han te­ni­do un mo­men­to crea­ti­vo cuan­do se han acer­ca­do a la adap­ta­ción de la vida del ar­tis­ta del Re­na­ci­mien­to. Sien­do más di­rec­tos, po­dría­mos de­cir que han he­cho tri­zas los li­bros de his­to­ria. La nue­va se­rie no tie­ne nin­gu­na in­ten­ción de ser mí­ni­ma­men­te fiel a la reali­dad, a pe­sar de que se pre­sen­ta co­mo “la his­to­ria ja­más con­ta­da del per­so­na­je his­tó­ri­co”. En vez de ri­gor his­tó­ri­co, en­con­tra­mos un de­rro­che de fan­ta­sía sin de­ma­sia­do sen­ti­do en el que el jo­ven Leo­nar­do Da Vin­ci apa­re­ce con chu­pa de cue­ro y tor­so al des­cu­bier­to, al es­ti­lo Ricky Mar­tin, y se mue­ve an­te la cá­ma­ra ase­ve­ran­do que pue­de con to­do por­que es un hom­bre avan­za­do a su tiem­po.

Y, te­nien­do en cuen­ta lo que vie­ne a continuación, po­dría­mos de­cir que no le fal­ta razón: es­te Leo­nar­do Da Vin­ci re­suel­ve crí­me­nes, lu­cha con­tra de­mo­nios, ha­ce reali­dad el más pe­cu­liar de los in­ven­tos e in­clu­so tie­ne tiem­po pa­ra ha­cer al­gu­na acro­ba­cia en la ca­ma de las mu­je­res que caen ren­di­das a sus en­can­tos. En es­to, en un pa­ya­so sal­tim­ban­qui que une múl­ti­ples cli­chés te­le­vi­si­vos, ha que­da­do re­du­ci­do uno de los ma­yo­res ge­nios de la hu­ma­ni­dad. Y no es tan­to un pro­ble­ma de ri­gor his­tó­ri­co (que tam­bién), sino de pun­to de par­ti­da. Al­guien, en una sala de reunio­nes, de­ci­dió que era una bue­na idea ha­cer una se­rie so­bre Leo­nar­do Da Vin­ci, y al­guien (se­gu­ra­men­te en otra reunión, qui­zá esa mis­ma per­so­na, qui­zá otra) de­ci­dió que con eso no bas­ta­ba, que la vida del ar­tis­ta no era su­fi­cien­te pa­ra cons­truir una fic­ción atrac­ti­va y ha­cía fal­ta ali­ñar­la con al­go más.

El res­pon­sa­ble fi­nal de Da Vin­ci’s De­mons, a quien hay que pe­dir­le cuen­tas, es Da­vid S. Go­yer, que se une, así, a la lis­ta ca­da vez ma­yor de se­ries teó­ri­ca­men­te his­tó­ri­cas que, en reali­dad, ig­no­ran por com­ple­to la his­to­ria pa­ra po­ner en mar­cha una ver­sión al­ter­na­ti­va (su­pues­ta­men­te más mo­der­na, en­tre­te­ni­da, di­ver­ti­da) de los he­chos que nos con­tem­plan. No exis­te nin­gu­na vo­ca­ción di­vul­ga­ti­va, en es­ta se­rie, sino úni­ca­men­te la vo­lun­tad de uti­li­zar el nom­bre de la fi­gu­ra his­tó­ri­ca pa­ra dar en­ti­dad a una fic­ción que no tie­ne na­da que ver con ella. Lo úni­co que Da Vin­ci’s De­mons pre­ser­va de la his­to­ria del ver­da­de­ro Leo­nar­do Da Vin­ci es la lo­ca­li­za­ción, la Florencia de 1477, y los bo­ce­tos del ar­tis­ta, que en la se­rie se ha­cen reali­dad por ar­te de ma­gia (aun­que los des­pla­za en la cronología, pues la pri­me­ra má­qui­na pa­ra vo­lar da­ta de 1490, 13 años más tar­de de lo que apa­re­ce en la fic­ción).

MÚL­TI­PLES DES­VIA­CIO­NES HIS­TÓ­RI­CAS

La se­rie tam­po­co en­tra en la su­pues­ta ho­mo­se­xua­li­dad del per­so­na­je. En cam­bio, se in­ven­ta una fo­go­sa re­la­ción con Lu­cre­zia Do­na­ti, a la que no co­no­ció en la vida real y a la que se pre­sen­ta co­mo la aman­te de Lo­ren­zo Me­di­ci (que no lo fue). Tam­bién mues­tra la pe­ri­cia del ge­nio pa­ra fa­bri­car má­qui­nas de gue­rra, de­jan­do de la­do las for­ti­fi­ca­cio­nes de de­fen­sa, y se le ve fu­man­do opio, al es­ti­lo Sher­lock Hol­mes, una adic­ción que no tu­vo. Y así po­dría­mos se­guir has­ta el fi­nal del ar­tícu­lo, pe­ro no es ne­ce­sa­rio. Bas­ta con de­cir que cual­quier his­to­ria­dor ten­drá pro­ble­mas pa­ra aguan­tar más de 20 mi­nu­tos del pri­mer epi­so­dio. Pues, si bien es po­si­ti­vo que la his­to­ria se con­vier­ta en ma­te­ria pri­ma de una se­rie, ya que es un ex­ce­len­te vehícu­lo pa­ra acer­car­la al gran pú­bli­co, si la se­rie en cues­tión no cum­ple unos mí­ni­mos pue­de ge­ne­rar el efec­to con­tra­rio. Cuan­do la fic­ción abor­da un te­ma his­tó­ri­co, de­be re­cor­dar que no va­le to­do pa­ra te­ner a la au­dien­cia pe­ga­da a la pan­ta­lla.

FOX Jue­ves, 22.20 h

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.