OTRAS SE­RIES PO­CO RI­GU­RO­SAS

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Que la his­to­ria no te es­tro­pee una bue­na se­rie. És­ta pa­re­ce ser la fi­lo­so­fía que hay de­trás de pro­duc­cio­nes su­pues­ta­men­te his­tó­ri­cas que co­me­ten erro­res fla­gran­tes de do­cu­men­ta­ción o cam­bian in­ten­cio­na­da­men­te los he­chos reales, con­fun­dien­do al es­pec­ta­dor cuan­do con­su­me un pro­duc­to que se pre­sen­ta a sí mis­mo co­mo ri­gu­ro­so y ve­raz. Que em­pie­ce el es­pec­tácu­lo...

‘LOS TU­DOR’

La vida de En­ri­que VIII es apa­sio­nan­te, pe­ro no tan­to co­mo nos qui­so ha­cer creer la se­rie his­tó­ri­ca de Mi­chael Hirst, que se in­ven­tó fi­na­les trá­gi­cos pa­ra va­rios per­so­na­jes que, en reali­dad, vi­vie­ron una vida tran­qui­la. Es el ca­so del car­de­nal Wol­sey, que, en la se­rie, se sui­ci­da, o de Ri­chard Pace, al que en­cie­rran en una to­rre has­ta que se vuel­ve loco. Nin­guno de los dos tu­vo se­me­jan­te des­tino. Otros per­so­na­jes son in­ven­ta­dos, co­mo Cour­te­nay, un su­pues­to tío de En­ri­que VIII que es ase­si­na­do, pe­ro que, en reali­dad, nun­ca exis­tió, o eli­mi­na­dos, co­mo la prin­ce­sa Mary, her­ma­na del rey, que no apa­re­ce. Tam­bién hay re­la­cio­nes amo­ro­sas in­ven­ta­das, co­mo la que man­tie­nen En­ri­que VIII y la prin­ce­sa Margarita.

‘LOS BOR­GIA’

La in­ter­pre­ta­ción de Jeremy Irons, en el pa­pel de Rodrigo Bor­gia, se lle­vó múl­ti­ples elo­gios por par­te de la crítica y, de he­cho, se con­si­de­ra Los Bor­gia co­mo una de las me­jo­res se­ries his­tó­ri­cas re­cien­tes. Sin em­bar­go, eso no evi­ta que la se­rie con­ten­ga erro­res, aun­que mu­chos sean in­ten­cio­na­dos. Así, se ma­ni­pu­lan las lí­neas tem­po­ra­les pa­ra el in­te­rés del guión y mu­chos de los per­so­na­jes tie­nen una edad ma­yor, en el mo­men­to en el que apa­re­cen en la se­rie (hay sal­tos de has­ta 20 años). Los más quis­qui­llo­sos tam­bién en­con­tra­rán al­gún anacro­nis­mo. Así, du­ran­te la co­ro­na­ción sue­na Za­dok

the Priest, de Hän­del, que, en reali­dad, el com­po­si­tor creó en 1700 (ca­si 350 años des­pués).

‘LOS KEN­NEDY’

El pro­ble­ma con el que se pue­de en­con­trar un dra­ma his­tó­ri­co mo­derno es que los tes­ti­mo­nios de los he­chos to­da­vía si­guen vi­vos y pue­den re­cla­mar las fal­se­da­des del guión. Eso es lo que ocu­rrió con Los

Ken­nedy, una mi­ni­se­rie que re­ci­bió fuer­tes crí­ti­cas por ha­ber­se in­ven­ta­do con­ver­sa­cio­nes en­te­ras. “Se su­po­ne que yo es­ta­ba en esa reunión, pe­ro, en reali­dad, la reunión nun­ca su­ce­dió”, ex­pli­có Theo­do­re C. So­ren­sen, an­ti­guo ase­sor de la fa­mi­lia Ken­nedy, y uno de los más crí­ti­cos con la fic­ción. Las du­das que ge­ne­ró la pro­duc­ción, ya en su es­ta­dio ini­cial, pro­vo­ca­ron que His­tory Channel des­car­ta­ra el pro­yec­to, que fue sal­va­do a pos­te­rio­ri por Reelz Channel, que se apro­ve­chó de la con­tro­ver­sia.

‘SPAR­TA­CUS’

Hay tan­ta he­mo­glo­bi­na y va tan pa­sa­da de vuel­tas que pa­re­ce que Spar­ta­cus no sea una se­rie his­tó­ri­ca. Pe­ro lo es. La his­to­ria del es­cla­vo re­bel­de se ha res­pe­ta­do de prin­ci­pio a fin y la se­rie mues­tra con de­ta­lle las cos­tum­bres de los ro­ma­nos. In­clu­so al­gu­nos mo­men­tos que po­drían pa­re­cer fru­to de la ima­gi­na­ción de los guio­nis­tas, co­mo la de­ci­ma­tion, son prác­ti­cas reales. En cam­bio, la fic­ción ha si­do po­co ri­gu­ro­sa con al­gu­nos per­so­na­jes, co­mo el de Ju­lio Cé­sar, al que se le ha otor­ga­do un pa­pel com­ple­ta­men­te fic­ti­cio (in­clui­da una es­ce­na muy controvertida, en la ter­ce­ra tem­po­ra­da, en la que el per­so­na­je se en­cuen­tra en una si­tua­ción muy vio­len­ta que, en reali­dad, nun­ca tu­vo lu­gar).

‘TO­LE­DO’

Los múl­ti­ples erro­res de To­le­do hi­cie­ron que la se­rie se lle­va­ra más de una crítica fe­roz y, de he­cho, no lo­gró re­no­var pa­ra una se­gun­da tem­po­ra­da. La fic­ción cam­bió la his­to­ria per­so­nal y po­lí­ti­ca de Al­fon­so X. Una de las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias se en­cuen­tra en la lu­cha de los her­ma­nos Fer­nan­do y San­cho por la sucesión. El des­tino de la co­ro­na va de un per­so­na­je a otro sin te­ner en cuen­ta las cos­tum­bres de pri­mo­ge­ni­tu­ra y, ade­más, di­ce que San­cho fue el her­mano ma­yor, cuan­do fue al re­vés. Ade­más, se mues­tra una To­le­do con pro­ble­mas de con­vi­ven­cia re­li­gio­sa, cuan­do, por aquel en­ton­ces, la cul­tu­ra do­mi­nan­te era la cris­tia­na. La se­rie tam­bién tie­ne per­so­na­jes in­ven­ta­dos, co­mo Mi­ran­da.

‘ISA­BEL’

La se­rie de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la des­ta­ca, pre­ci­sa­men­te, por ser muy ri­gu­ro­sa con la his­to­ria de su per­so­na­je y con la am­bien­ta­ción, am­bas fru­to del tra­ba­jo del equi­po de guio­nis­tas de Ja­vier Oli­va­res. Sin em­bar­go, la fic­ción cae en una tram­pa ha­bi­tual en es­te ti­po de pro­duc­cio­nes, que es no re­pre­sen­tar de for­ma co­rrec­ta la apa­rien­cia fí­si­ca de los per­so­na­jes. Se di­ce que Isa­bel la Ca­tó­li­ca no era pre­ci­sa­men­te agra­cia­da, sino más bien lo con­tra­rio. Sin em­bar­go, se eli­gió a la ac­triz Mi­che­lle Jen­ner por­que to­do el mun­do sa­be que una se­rie no pue­de te­ner una pro­ta­go­nis­ta fea. Ade­más, in­ter­pre­ta tam­bién al­gu­nos flash­backs en los que el per­so­na­je se su­po­ne que de­be­ría te­ner unos diez años.

‘FE­LI­PE Y LE­TI­ZIA’

La Ca­sa Real no qui­so va­lo­rar la fic­ción de Te­le­cin­co, pe­ro no fue ne­ce­sa­rio, por­que el pú­bli­co ya se en­car­gó de ri­di­cu­li­zar­la por su con­te­ni­do (más cer­cano a una pa­ro­dia hu­mo­rís­ti­ca que a una se­rie his­tó­ri­ca) y tam­bién por sus múl­ti­ples erro­res. Así, en la fic­ción, la pri­me­ra fo­to­gra­fía jun­tos de los prín­ci­pes de As­tu­rias se pro­du­ce an­tes de que em­pe­za­ra la re­la­ción, cuan­do, en la reali­dad, se pro­du­jo po­co an­tes de ha­cer pú­bli­co su com­pro­mi­so. Otros he­chos se in­ven­tan, co­mo un via­je de Le­ti­zia a Bagdad. Tam­bién hay anacro­nis­mos, co­mo un puen­te de la M-30 de Ma­drid que, en el año en el que se am­bien­tó la fic­ción, 2003, to­da­vía no se ha­bía cons­trui­do, pues la obra fi­na­li­zó en 2007.

‘HIS­PA­NIA’

El pro­duc­tor eje­cu­ti­vo Ra­món Cam­pos ya acla­ró que de la au­tén­ti­ca vida de Vi­ria­to “he­mos co­gi­do lo que más nos ha in­tere­sa­do”. Sin em­bar­go, los peo­res erro­res de His­pa­nia se en­cuen­tran en su am­bien­ta­ción. Así, los ca­ba­llos lle­van es­tri­bos (y no de­be­rían) y los ro­ma­nos ar­ma­du­ras (tam­po­co de­be­rían) , y los po­bla­dos íbe­ros ca­re­cen de murallas, co­mo era la cos­tum­bre, en­tre otros de­ta­lles. Otros cam­bios son vo­lun­ta­rios, co­mo los nom­bres de los per­so­na­jes, que se de­ci­dió que fue­ran con­tem­po­rá­neos pa­ra fa­ci­li­tar al es­pec­ta­dor en­trar en la se­rie. His­pa­nia tam­bién mez­cla cro­no­lo­gías, y hay he­chos his­tó­ri­cos en los que Vi­ria­to, to­da­vía un ni­ño, es im­po­si­ble que pu­die­ra par­ti­ci­par.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.