“CON ES­TA SE­RIE TIE­NES UN PO­CO DE TO­DO, ES CO­MO UN PLA­TO DE CO­CI­NA CA­SE­RA”

CH­RIS O’DON­NELL, pro­ta­go­nis­ta de ‘NCIS: Los Án­ge­les’ (FOX Cri­me)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Pa­tri­cia Puen­tes (Los Án­ge­les)

El éxi­to de las se­ries pro­ce­di­men­ta­les con po­li­cías, ca­sos por re­sol­ver y sos­pe­cho­sos múl­ti­ples es in­ne­ga­ble. A la au­dien­cia te­le­vi­si­va le gus­ta ver có­mo se des­ci­fra el mis­te­rio de la se­ma­na. Ya sea en for­ma de enig­ma con tras­fon­do ro­mán­ti­co (Castle, Bo­nes), his­to­ria de abo­ga­dos (Ley y or­den, Suits), lu­ci­mien­to del de­tec­ti­ve es­tre­lla (El men­ta­lis­ta, Ele­men­tary) o in­ves­ti­ga­ción fo­ren­se con un equi­po más que so­fis­ti­ca­do (CSI). NCIS: Los Án­ge­les, de­ri­va­da de la veterana Navy, in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal, ha­ce cua­tro tem­po­ra­das que se ha su­ma­do a es­ta ten­den­cia te­le­vi­si­va só­li­da y en ab­so­lu­to nue­va. En ella, Ch­ris O’Don­nell y LL Co­ol J in­ter­pre­tan a una pa­re­ja de in­ves­ti­ga­do­res en la ex­clu­si­va uni­dad de ca­sos es­pe­cia­les NCIS, en Holly­wood.

¿Có­mo com­pa­ra es­tas cua­tro tem­po­ra­das en NCIS: Los Án­ge­les con su ex­pe­rien­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca?

Pue­des ex­plo­rar un per­so­na­je du­ran­te más tiem­po y en pro­fun­di­dad, en cuan­to re­ci­bes el guión es­tás apren­dien­do co­sas so­bre él. Tie­nes que asegurarte, ade­más, de man­te­ner­lo y de que to­do lo que se ha­ya es­ta­ble­ci­do en el pa­sa­do si­ga te­nien­do con­sis­ten­cia. Estoy muy cen­tra­do en [mi pa­pel de] Ca­llen. Si leo un guión y pien­so que nun­ca di­ría al­go tal co­mo es­tá es­cri­to, lo ha­blo con los guio­nis­tas. No sé exac­ta­men­te ha­cia dón­de es­tá yen­do Sha­ne Bren­nan [el crea­dor de NCIS: Los Án­ge­les] con la his­to­ria de Ca­llen, me ha con­ta­do só­lo al­gu­nas co­sas. Pe­ro, en reali­dad, de lo que ten­go que en­car­gar­me es de ase­gu­rar­me que so­mos fie­les a to­do lo que ya es­tá es­ta­ble­ci­do, su ca­rác­ter y mo­do de ac­tuar.

¿Qué fue lo que lo atra­jo a su­mar­se a es­te pro­yec­to?

Me lla­mó la aten­ción el mis­te­rio que ro­dea­ba a Ca­llen. Po­der sa­ber más co­sas so­bre la his­to­ria de su fa­mi­lia e in­ten­tar ave­ri­guar quién es y de dón­de vie­ne exac­ta­men­te. Me atraía la idea de in­ter­pre­tar a al­guien que no sa­be cuá­les son sus raí­ces, por­que yo ven­go de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa y sé mu­chas co­sas so­bre mis abue­los. Me in­tere­sa­ba ver a al­guien que ha cre­ci­do de ca­sa de aco­gi­da en ca­sa de aco­gi­da y nun­ca ha te­ni­do una fi­gu­ra fa­mi­liar só­li­da en su vida.

Las co­sas han cam­bia­do un po­co, ¿le si­gue in­tere­san­do in­ter­pre­tar­lo?

El pa­no­ra­ma es di­fe­ren­te, es ver­dad: Sam [LL Co­ol J] se ha con­ver­ti­do en su fa­mi­lia, su her­mano, mien­tras que Hetty [Lin­da Hunt] es una es­pe­cie de fi­gu­ra ma­ter­na. Ade­más, pa­re­ce que siem­pre se­pa un po­co más de lo que di­ce y, des­de lue­go, es la que co­no­ce más so­bre Ca­llen. Aun­que si­gue sien­do di­ver­ti­do in­ter­pre­tar la se­rie, so­bre to­do por­que com­bi­na­mos dra­ma, co­me­dia y, por su­pues­to, ac­ción. El otro día, por ejem­plo, es­tá­ba­mos fil­man­do en el cen­tro de Los Án­ge­les, en un par­que, ves­ti­dos de po­li­cías. La gen­te te tra­ta de una for­ma com­ple­ta­men­te dis­tin­ta, cuan­do creen que eres un agen­te. Los co­ches van más len­tos, los pea­to­nes te ven y se pa­san a la otra ce­ra... [ri­sas].

¿Le ha cos­ta­do acos­tum­brar­se a las exi­gen­cias del me­dio te­le­vi­si­vo?

Cuan­do vuel­ves al set des­pués de la pau­sa en­tre tem­po­ra­das, te das cuen­ta de que tie­nes otra fa­mi­lia, en la se­rie. Se han es­tre­cha­do mu­cho las re­la­cio­nes con la gen­te del equi­po téc­ni­co y el re­par­to. Es­te año, es­ta­re­mos ro­dan­do du­ran­te 200 días, son mu­chas ho­ras jun­tos. Así que és­ta es mi otra fa­mi­lia. Re­cuer­do que, cuan­do em­pe­za­mos a ha­cer la se­rie, pen­sé: “En la pau­sa in­ten­ta­ré ha­cer una pe­lí­cu­la y es­to y lo otro”. Pe­ro, cuan­do lle­gan las va­ca­cio­nes, lo úni­co que quie­ro es es­tar con mi fa­mi­lia, por­que con es­te ho­ra­rio te pier­des mu­chas co­sas: la com­pe­ti­ción de­por­ti­va cuan­do ter­mi­nan las cla­ses, la reunión en­tre pa­dres y pro­fe­so­res…, ci­tas a las que no pue­do asis­tir. Pe­ro, cuan­do ten­go tiem­po li­bre, in­ten­to apro­ve­char­lo al má­xi­mo.

La se­rie ha in­ten­ta­do acer­car a us­ted y LL Co­ol J a sus fa­mi­lias. De he­cho, has­ta in­clu­yó a sus ma­dres reales in­ter­pre­tán­do­se a sí mis­mas, en un ca­pí­tu­lo de la ter­ce­ra tem­po­ra­da…

Te­ner a nues­tras ma­dres en el ro­da­je fue ge­nial. A la mía le hi­zo mu­cha ilu­sión. Yo es­ta­ba un po­co ner­vio­so, por­que tu­vo que dar en­tre­vis­tas y no sa­bía lo que iba a de­cir, pe­ro fue ge­nial.

¿Vol­ve­re­mos a verlas?

He oí­do a mi madre, co­mo tres ve­ces ya, ex­pli­can­do la con­mo­ción que ge­ne­ró ese ca­pí­tu­lo. Me di­ce: “Me pre­gun­tan so­bre la se­rie y en­ton­ces al­guien di­ce que yo tam­bién sa­lí y me ro­dea to­do el mun­do, y les ten­go que con­tar to­da la his­to­ria…”. Quie­re que in­flu­ya en Sha­ne y que le di­ga que a mi madre se le ha ocu­rri­do una for­ma de vol­ver a te­ner­la en la se­rie [ri­sas].

¿A qué atri­bu­ye el éxi­to de NCIS: Los

Án­ge­les?

plan­ta otra, y tal vez no florezcan has­ta den­tro de dos años, pe­ro cuan­do pa­sa va­le la pe­na. Ade­más, tam­bién hay una com­bi­na­ción en­tre co­me­dia, dra­ma y ac­ción, tie­nes un po­co de to­do, y la se­rie se aca­ba con­vir­tien­do en una es­pe­cie de pla­to de co­mi­da re­con­for­tan­te y ca­se­ra. La gen­te lle­va una vida muy aje­trea­da, pe­ro hay al­go es­pe­cial en el he­cho de po­der sen­tar­se a ver NCIS: LA una vez por se­ma­na y de­cir: “Es mi se­rie. De­jad­me en paz, estoy mi­ran­do la te­le. És­ta es una de las pe­que­ñas fa­mi­lias se­cre­tas que me gus­ta ver”. Eso crea una co­ne­xión que fi­de­li­za al es­pec­ta­dor. El crea­dor y los guio­nis­tas han desa­rro­lla­do muy bien a los per­so­na­jes pa­ra ha­cer que la au­dien­cia se enamo­re de ellos. Hay mi­les de se­ries que tie­nen tra­mas pa­re­ci­das a la nues­tra, pe­ro la gen­te si­gue vién­do­nos por esa cer­ca­nía que sien­ten con los per­so­na­jes. Sha­ne ha ido plan­tan­do se­mi­lli­tas. Plan­ta una aquí y seis ca­pí­tu­los más tar­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.