Con rit­mo so­se­ga­do

Las cla­ves del éxi­to de se­ries de épo­ca to­tal­men­te aje­nas a la adre­na­li­na, co­mo ‘Ga­le­rías Pa­ra­di­se’, ‘¡Lla­ma a la co­ma­dro­na!’ o ‘Down­ton Ab­bey’.

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV - Nú­ria Mo­re­ras

Alan Ball, crea­dor de True Blood, di­jo que le en­can­ta­ba que los es­pec­ta­do­res se en­con­tra­ran con mo­men­tos de con­fu­sión, se­cuen­cias tan tre­pi­dan­tes que el pú­bli­co ter­mi­na­ra pre­gun­tán­do­se: “¿Qué co­ño es­tá pa­san­do?”. En el otro ex­tre­mo, ha­lla­mos len­gua­jes na­rra­ti­vos pau­sa­dos, co­mo el de gran número de se­ries de épo­ca in­gle­sas, cu­yos ca­sos más re­cien­tes son Ga­le­rías Pa­ra­di­se, ¡Lla­ma a la co­ma­dro­na! y Down­ton Ab­bey. Hay quien las ca­ta­lo­ga de abu­rri­das, aun­que no tie­nen que re­sul­tar te­dio­sas por­que re­nun­cien a las tra­mas de ac­ción adre­na­lí­ti­ca en pos de acer­car­nos las cos­tum­bres de la épo­ca, am­bien­tar­nos los es­ce­na­rios con de­ta­lle y di­bu­jar­nos a fon­do sus per­so­na­jes. Re­nun­cian al rit­mo ex­tre­mo, sí, y, sin em­bar­go, tie­nen una bue­na aco­gi­da en­tre el pú­bli­co. Por ejem­plo, la mi­ni­se­rie Ga­le­rías Pa­ra­di­se, una adap­ta­ción muy sui ge­ne­ris de la no­ve­la de Émi­le Zo­la El pa­raí­so de las da­mas, es­ta­ba pen­sa­da pa­ra una so­la tem­po­ra­da. Sin em­bar­go, ha si­do tal el éxi­to de es­ta pro­duc­ción que la BBC ha de­ci­di­do dar­le un se­gun­do cur­so, que con­ta­rá con ocho ca­pí­tu­los más. Es­ta fic­ción se cen­tra en la vida de De­ni­se Lo­vett, una jo­ven pro­vin­cia­na que va a la gran ciu­dad en bus­ca de una opor­tu­ni­dad. La ha­lla­rá tra­ba­jan­do en unos in­no­va­do­res gran­des al­ma­ce­nes, aun­que la his­to­ria, en reali­dad, sir­va só­lo de ca­ta­li­za­dor pa­ra mos­trar las di­fe­ren­cias de cla­ses en la In­gla­te­rra de prin­ci­pios del si­glo XX, así co­mo los avan­ces del mun­do mo­derno, to­do sa­zo­na­do con al­gu­nos in­gre­dien­tes que dan sus­tan­cia al con­jun­to, co­mo la am­bi­ción, el amor, las trai­cio­nes y uno o va­rios mis­te­rios re­suel­tos po­co a po­co.

Tam­bién tie­nen al­gu­nos es­cán­da­los que ocul­tar los pro­ta­go­nis­tas de ¡Lla­ma a la co­ma­dro­na!, cu­ya se­gun­da tem­po­ra­da se es­tre­na hoy en AXN Whi­te (pue­den am­pliar in­for­ma­ción en la pá­gi­na 3). La fic­ción –adap­ta­ción de una no­ve­la– re­tra­ta la reali­dad so­cial del East End lon­di­nen­se de los años 50, a tra­vés de la la­bor de unas par­te­ras. Así que se su­ce­den es­ce­nas so­bre las con­di­cio­nes de vida de los ha­bi­tan­tes de esa hu­mil­de zo­na de la ca­pi­tal británica. Y, gra­cias al éxi­to de au­dien­cia, la se­rie ya tie­ne en mar­cha una ter­ce­ra en­tre­ga.

LOS ES­CE­NA­RIOS, LA CLA­VE DE LA TRA­MA

Down­ton Ab­bey es otro de los triun­fos in­dis­cu­ti­bles, en las is­las bri­tá­ni­cas. Emi­ti­da por el ca­nal ITV y re­no­va­da ya pa­ra una cuar­ta tem­po­ra­da, ha te­ni­do el mé­ri­to de au­nar los có­di­gos de la te­le­no­ve­la con ese sub­gé­ne­ro que son las tra­mas en gran­des ca­sas de cam­po in­gle­sas. En su­ma, es un cu­le­brón ele­gan­te, en el que co­bra un gran pro­ta­go­nis­mo el es­ce­na­rio: la pro­pie­dad Down­ton Ab­bey, que, en reali­dad, es el ma­jes­tuo­so cas­ti­llo de High­cle­re –que ofre­ce vi­si­tas pa­ra co­no­cer (o re­co­no­cer) los in­te­rio­res de esa vi­vien­da vic­to­ria­na en ple­na cam­pi­ña, con de­co­ra­ción de es­ti­lo isa­be­lino y si­tua­da en New­bury, en el con­da­do de Berks­hi­re ( www.high­cle­re­castle.co.uk)–. La se­rie be­be del clá­si­co de los 70 Arri­ba y aba­jo, que mos­tra­ba las vi­das de los se­ño­res y los cria­dos en una ca­sa aristocrática a prin­ci­pios del si­glo XX. Una fic­ción que con­tó con un re­ma­ke (la mi­ni­se­rie de la BBC es­tre­nó sus tres ca­pí­tu­los en las Na­vi­da­des de 2010).

Am­bas se­ries se re­crean en mos­trar los ex­qui­si­tos in­te­rio­res de las vi­vien­das, así co­mo las in­te­rio­ri­da­des de quie­nes ha­bi­tan en ellas. Lo ha­cen a po­ca ve­lo­ci­dad, pa­ra que el es­pec­ta­dor ha­ga su­yos los es­ce­na­rios y co­nec­te con los per­so­na­jes.

‘Ga­le­rías Pa­ra­di­se’ na­rra la vida de una de­pen­dien­ta con gran ini­cia­ti­va.

‘¡Lla­ma a la co­ma­dro­na!’ se su­mer­ge en el East End lon­di­nen­se de los 50.

Es­ce­na fa­mi­liar del cu­le­brón de ele­gan­te fac­tu­ra ‘Down­ton Ab­bey’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.