“MI PA­DRE SE CON­VIR­TIÓ EN EL TI­PO DE AC­TOR QUE YO TAM­BIÉN QUE­RÍA SER”

KIE­FER SUT­HER­LAND, pro­ta­go­nis­ta y pro­duc­tor eje­cu­ti­vo de ‘Touch’ (FOX)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - 24?

Pa­ra los que to­da­vía echa­mos de me­nos a su ál­ter ego Jack Bauer, Kie­fer Sut­her­land es uno de esos nom­bres si­nó­ni­mo de te­le­vi­sión que pro­me­te en­tre­te­ner y man­te­ner­te atra­pa­do. Ha­bla­mos con un ac­tor de voz ater­cio­pe­la­da, que es im­po­si­ble can­sar­se de es­cu­char, so­bre la se­gun­da tem­po­ra­da de Touch. En ella, el pro­ta­go­nis­ta de 24 vuel­ve a la pe­que­ña pan­ta­lla po­nién­do­se en la piel de un pe­rio­dis­ta re­ti­ra­do y viu­do que re­nun­cia a to­do pa­ra in­ten­tar en­con­trar la for­ma de es­ta­ble­cer una re­la­ción sa­tis­fac­to­ria con su hi­jo. Un ni­ño mu­cho más es­pe­cial de lo que po­día ima­gi­nar...

És­ta es la se­gun­da tem­po­ra­da de

¿Có­mo com­pa­ra la se­rie con su an­te­rior ex­pe­rien­cia, du­ran­te las ocho tem­po­ra­das de

Son muy di­fe­ren­tes. En Touch hay una di­ná­mi­ca a dos ma­nos: la re­la­ción en­tre pa­dre e hi­jo. Co­mo ac­tor, ten­go un pun­to fo­cal mu­cho más di­rec­to, mien­tras que Jack Bauer te­nía que li­diar con co­sas a una es­ca­la mu­cho más am­plia. Di­cho es­to, lo que más me ha sor­pren­di­do es lo mu­cho que ha cam­bia­do Touch en la se­gun­da tem­po­ra­da. La pri­me­ra se cen­tró en el es­fuer­zo que ha­ce el pa­dre pa­ra en­con­trar la for­ma de co­mu­ni­car­se con su hi­jo. Pe­ro, al fi­nal de esa tem­po­ra­da, la ame­na­za a la que tie­nen que en­fren­tar­se se ha­ce muy pe­li­gro­sa, al­guien in­ten­ta ma­tar a mi per­so­na­je pa­ra se­cues­trar al ni­ño, por su ha­bi­li­dad pa­ra pro­ce­sar ma­te­má­ti­cas. Eso ha in­ten­si­fi­ca­do el rit­mo de la se­gun­da tem­po­ra­da, y par­te de las cua­li­da­des fí­si­cas de Jack Bauer se es­tán em­pe­zan­do a de­jar ver en Mar­tin Bohm.

Hay un pa­re­ci­do en­tre am­bos per­so­na­jes...

Son muy dis­tin­tos, des­de un pun­to de vis­ta emo­cio­nal, pe­ro las cir­cuns­tan­cias, es­te año, son mu­cho más de­ses­pe­ra­das y ex­tre­mas, pa­ra Mar­tin, y la ha­bi­li­dad fí­si­ca de am­bos es­tá em­pe­zan­do a mez­clar­se. De he­cho, ha­ce po­co tu­ve que per­se­guir a al­guien por pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po, en una es­ce­na; ade­más, mu­cha de la gen­te que tra­ba­ja en la se­rie tam­bién es­tu­vo du­ran­te los 10 años de 24. Aca­ba­mos la es­ce­na y al­guien me di­jo: “Es ge­nial ver­te co­rrer de nue­vo, no sa­bía si to­da­vía po­drías” [ri­sas].

Su com­pa­ñe­ro de re­par­to, Da­vid Ma­zouz, ape­nas ha cum­pli­do 12 años. ¿Es di­fí­cil tra­ba­jar con un ni­ño?

Es fan­tás­ti­co. No opi­na so­bre cuál de­be­ría ser el ta­ma­ño de su trái­ler, no tie­ne te­lé­fono mó­vil, su madre lo trae a tra­ba­jar pun­tual­men­te [ri­sas]. Aho­ra en se­rio, es un ac­tor in­creí­ble, pu­de no­tar­lo des­de la pri­me­ra vez que leí­mos el guión. Es to­do un don po­der ex­pre­sar tan­tas emo­cio­nes sin ar­ti­cu­lar una so­la lí­nea de diá­lo­go. Ade­más, vie­ne a tra­ba­jar con una ilu­sión que es re­fres­can­te, por­que me re­cuer­da la épo­ca en la que em­pe­cé a tra­ba­jar. A me­di­da que nos ha­ce­mos ma­yo­res, da­mos por sen­ta­das mu­chas co­sas. Me gus­ta tra­ba­jar con él por­que te pe­ga ese en­tu­sias­mo.

¿Qué le di­cen los fans?

La gen­te te di­ce lo que le gus­ta, igual que con 24, pe­ro tam­bién lo que no le gus­ta. Y, por muy re­con­for­tan­te que sea sa­ber que a la gen­te le gus­ta tu se­rie, tien­des a que­dar­te con las co­sas que no aca­ban de en­ca­jar. Sue­lo pen­sar en ellas. Una de las que frus­tra­ban un po­co a los es­pec­ta­do­res, has­ta el epi­so­dio 11 ó 12 de la tem­po­ra­da pa­sa­da, era que to­das las

tra­mas te­nían un fi­nal muy po­si­ti­vo. Y lo he­mos re­suel­to. Tu­ve que pen­sar­lo du­ran­te bas­tan­te tiem­po, por­que Tim [Kring, crea­dor de Touch] y yo que­ría­mos ha­cer una se­rie po­si­ti­va, pe­ro no po­día ser po­si­ti­va por­que sí. Te­nía que ha­ber un equi­li­brio y ser creí­ble. Va a ha­ber una se­ma­na o dos en las que mi per­so­na­je in­ten­te ayu­dar a al­guien y no aca­be de fun­cio­nar. Tam­bién es ver­dad que el otro día es­ta­ba en la con­sul­ta del qui­ro­prác­ti­co y me di­jo: “Lo que más me gus­ta de la se­rie es lo ins­pi­ra­do­ra y po­si­ti­va que es”. Me re­fie­ro al tío que po­dría romperme el cue­llo, si qui­sie­ra, así que le di­je: “Pues lo man­ten­dre­mos” [ri­sas]. Pe­ro quie­ro de­cir que apre­cio to­da la in­for­ma­ción que me dan y me la to­mo muy en se­rio.

¿In­flu­ye­ron sus pa­dres pa­ra que aca­ba­ra de­di­cán­do­se a es­ta pro­fe­sión?

Mi madre fue una gran in­fluen­cia, por­que, cuan­do sa­lía del co­le­gio, me iba pa­ra el tea­tro don­de ella es­ta­ba tra­ba­jan­do y ha­cía allí los de­be­res. Es­cu­cha­ba la re­pre­sen­ta­ción ca­da no­che y me fas­ci­na­ba, por­que, no­che tras no­che, oía al pú­bli­co rién­do­se en el mis­mo mo­men­to, sus­pi­ran­do en el mis­mo ins­tan­te. Me pa­re­cía muy in­tere­san­te el he­cho de que ca­da día hu­bie­ra el mis­mo ti­po de reac­ción po­de­ro­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.