¿DÓN­DE ES­TÁ JES­SI­CA HY­DE?

Es la gran pre­gun­ta de ‘Uto­pia’, una se­rie tan trans­gre­so­ra co­mo el color ama­ri­llo fluo­res­cen­te que im­preg­na la ma­yo­ría de sus pla­nos. Una fic­ción que pa­re­ce que se ha­ya crea­do ba­jo los efec­tos de un pu­ña­do de alu­ci­nó­ge­nos y una so­bre­do­sis de pe­lí­cu­las de

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Dos in­di­vi­duos en­tran en una tien­da de có­mics. Uno se pa­sea mi­ran­do las no­ve­da­des que hay ex­pues­tas, el otro abre una bol­sa de un in­ten­so color ama­ri­llo.

En su in­te­rior lle­va to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra tor­tu­rar al em­plea­do de la tien­da y a to­dos los clien­tes allí pre­sen­tes, y bas­ta de­cir que el ti­po no se an­da con bro­mas. Só­lo tie­ne una pre­gun­ta: ¿dón­de es­tá Jes­si­ca Hy­de? Cual­quier res­pues­ta que no dé una so­lu­ción a la in­cóg­ni­ta va a aca­bar mal pa­ra su in­ter­lo­cu­tor. Con es­ta pre­mi­sa arranca Uto­pia, una hip­nó­ti­ca se­rie británica que me­te al es­pec­ta­dor en un la­be­rin­to crea­do por un di­bu­jan­te es­qui­zo­fré­ni­co. Los per­so­na­jes dan vuel­tas y vuel­tas por sus pa­si­llos, in­ten­tan­do en­con­trar­se los unos a los otros. No fal­ta na­die: ase­si­nos sin es­crú­pu­los, em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas con in­tere­ses ocul­tos, quin­quis ado­les­cen­tes, chi­cas des­ca­rria­das ex­per­tas en su­per­vi­ven­cia ur­ba­na, ciu­da­da­nos pa­ra­noi­cos que creen que es­tán sien­do es­pia­dos y po­lí­ti­cos que no sa­ben có­mo sa­lir de la si­tua­ción en la que se han me­ti­do. No tie­nen na­da que ver en­tre ellos, pe­ro sus vi­das aca­ba­rán gi­ran­do al­re­de­dor de un có­mic de­men­cial lla­ma­do The Uto­pia Ex­pe­ri­ment.

¿Qué es lo que ha­ce de una obra que en su mo­men­to fue ig­no­ra­da por el gran pú­bli­co al­go es­pe­cial? ¿Por qué la po­si­ble exis­ten­cia de una se­gun­da par­te no pu­bli­ca­da des­ta­pa una gi­gan­tes­ca red de in­tere­ses? Y, so­bre to­do, ¿quién dian­tre es Jes­si­ca Hy­de? És­tas son las pri­me­ras pre­gun­tas de una fic­ción sor­pren­den­te que ha si­do la sen­sa­ción del año, en el Reino Uni­do. Crea­da por Den­nis Kelly (cu­yos cré­di­tos an­te­rio­res in­clu­yen la co­me­dia Pu­lling) y con el ac­tor Nat­han Ste­wart-Ja­rrett ( Mis­fits) co­mo prin­ci­pal atrac­ti­vo del re­par­to, la fic­ción atra­pa al es­pec­ta­dor con un rom­pe­ca­be­zas que trans­cu­rre con un rit­mo ágil, com­bi­nan­do es­ce­nas de una vio­len­cia plás­ti­ca, pe­que­ñas do­sis de hu­mor ne­gro y, so­bre to­do, la sen­sa­ción de es­tar de­lan­te de una fic­ción que apues­ta por al­go di­fe­ren­te. En un pa­no­ra­ma ca­tó­di­co sa­tu­ra­do por el for­mu­lis­mo, Uto­pia pa­sa por en­ci­ma del es­pec­ta­dor co­mo una api­so­na­do­ra con per­so­na­li­dad pro­pia, que apues­ta por la ori­gi­na­li­dad co­mo in­gre­dien­te cla­ve pa­ra cons­truir una bue­na fic­ción.

El guión de Uto­pia tie­ne mo­men­tos muy bri­llan­tes y otros me­nos acer­ta­dos, pe­ro siem­pre in­ten­ta ser rompe­dora. Co­mo es im­po­si­ble se­guir des­me­nu­zan­do el ar­gu­men­to de la se­rie sin in­cu­rrir en los te­mi­dos spoi­lers, a continuación les da­mos 10 ra­zo­nes pa­ra ver una fic­ción que es­tá con­ce­bi­da co­mo un nu­do. In­ten­tar des­ha­cer­lo es una de las ex­pe­rien­cias más es­ti­mu­lan­tes de la te­le­vi­sión actual.

Por­que la in­cóg­ni­ta ini­cial atra­pa al es­pec­ta­dor co­mo una dro­ga du­ra.

Las pre­gun­tas ne­ce­si­tan res­pues­ta, y és­ta pa­re­ce ser una lec­ción que, en Uto­pia, se han apren­di­do muy bien. La iden­ti­dad de Jes­si­ca Hy­de es só­lo la puer­ta de en­tra­da a un la­be­rin­to de du­das y cues­tio­nes que se van am­plian­do a me­di­da que avan­za la se­rie, y que su­mer­gen a la au­dien­cia en una es­pi­ral de cues­tio­nes. En oca­sio­nes, Uto­pia pa­re­ce que la ha­ya es­cri­to un J.J. Abrams en pleno via­je de áci­do. La co­sa no va de osos po­la­res, pe­ro ca­si.

Por­que ca­da epi­so­dio es­con­de una sor­pre­sa.

Son só­lo seis las en­tre­gas de la pri­me­ra tem­po­ra­da de Uto­pia, y ca­da una tie­ne efec­tos de­mo­nía­cos. Es­to es: que te en­tran ga­nas de ma­tar a quien no te per­mi­ta ver la si­guien­te. No hay ni un so­lo epi­so­dio que no pi­da a gri­tos se­guir avan­zan­do en la his­to­ria. Co­mo ya sa­be­mos que es una fic­ción que pro­vo­ca im­pa­cien­cia, les avan­za­mos que se ha re­no­va­do pa­ra una se­gun­da tem­po­ra­da. Por­que Neil Mas­kell da ver­da­de­ro mie­do. El ac­tor, que em­pie­za a sen­tir­se ate­rra­do­ra­men­te có­mo­do en los pa­pe­les de psi­có­pa­tas vio­len­tos, ofre­ce una de las in­ter­pre­ta­cio­nes más hip­nó­ti­cas del año. La mi­tad de la tensión de pro­vie­ne de su per­so­na­je y la mi­ra­da fi­ja y per­tur­ba­da con la que con­tem­pla a sus fu­tu­ras víc­ti­mas. Hay que ver­lo aho­ra en ac­ción, an­tes de que ga­ne to­dos los Bafta que se le pon­gan por de­lan­te.

Por­que su vio­len­cia re­cuer­da a Quen­tin Ta­ran­tino.

Hay es­ce­nas muy bes­tia­les, pe­ro siem­pre muy plás­ti­cas, de mo­do que no sa­bes si apar­tar la mi­ra­da de la pan­ta­lla o sor­pren­der­te con la be­lle­za de un plano en el que a un ti­po es­tán a pun­to de tor­tu­rar­le in­tro­du­cién­do­le are­na en los ojos y fro­tan­do fuer­te. Due­le, pe­ro cau­ti­va.

Ca­nal+

Tex­to: To­ni de la To­rre Jue­ves, 21.30 h

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.