La es­pe­ra­da vuel­ta de los Bluth

Nue­vos epi­so­dios de ‘Arres­ted De­ve­lop­ment’ tras sie­te años

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIASTV - To­ni de la To­rre

Apa­re­ce sis­te­má­ti­ca­men­te en to­das las lis­tas de las me­jo­res co­me­dias de la his­to­ria.

Pe­ro es­to no cam­bia el he­cho de que fue can­ce­la­da. El re­co­rri­do de Arres­ted De­ve­lop­ment de­mues­tra de for­ma evi­den­te que, en te­le­vi­sión, ha­cer una obra maes­tra a me­nu­do no tie­ne re­com­pen­sa. De na­da le sir­ve a una se­rie que la crítica la elo­gie has­ta la sa­cie­dad y que los Emmy le den el ga­lar­dón más pre­cia­do en su ca­te­go­ría (fue me­jor co­me­dia, en 2004), si las ci­fras de au­dien­cia no es­tán a la al­tu­ra. Las de Arres­ted De­ve­lop­ment em­pe­za­ron to­can­do los ocho mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, pe­ro fue­ron des­cen­dien­do y, al lle­gar por de­ba­jo de los cua­tro, FOX de­ci­dió can­ce­lar­la. Su­ce­dió en el año 2006 y la sen­sa­ción que de­jó la de­ci­sión era que se co­me­tía una in­jus­ti­cia. Sin em­bar­go, el tiem­po ha aca­ba­do dan­do la razón a los que la de­fen­dían y es­te do­min­go, sie­te años des­pués de su ma­lo­gra­do fi­nal, Arres­ted De­ve­lop­ment re­gre­sa con una nue­va tem­po­ra­da.

NET­FLIX LA PO­NE EN MAR­CHA

El ar­tí­fi­ce de la re­su­rrec­ción ha si­do Net­flix, que ha si­do muy há­bil de­tec­tan­do que, a pe­sar de su can­ce­la­ción, la co­me­dia se ha con­ver­ti­do en una obra de cul­to con un número de se­gui­do­res cre­cien­te. Y no es ex­tra­ño. En cier­to mo­do, Arres­ted De­ve­lop­ment se avan­zó a su tiem­po y, con el pa­so de los años, la au­dien­cia ha em­pe­za­do a va­lo­rar sus mé­ri­tos. Al fin y al ca­bo, fue una de las pri­me­ras co­me­dias que re­nun­cia­ron a ro­dar en un pla­tó, co­mo era ha­bi­tual en una sit-com, uti­li­zó téc­ni­cas pro­pias del do­cu­men­tal, eli­mi­nó las ri­sas en­la­ta­das, in­tro­du­jo los cu­ta­way gags (bro­mas que es­tán mon­ta­das de for­ma que cor­tan la ac­ción) y ba­só su hu­mor en per­so­na­jes pa­té­ti­cos. Son ele­men­tos que hoy en­con­tra­mos en se­ries de éxi­to, co­mo The Of­fi­ce o Mo­dern Fa­mily, in­clui­da la voz en off que da sen­ti­do a la na­rra­ción, y que, en Arres­ted De­ve­lop­ment, per­te­ne­ce al ci­neas­ta Rob Ho­ward, que pro­du­jo e im­pul­só la se­rie crea­da por el guio­nis­ta Mit­chell Hur­witz.

En su mo­men­to, la fic­ción es­ta­ba ins­pi­ra­da en ca­sos de es­cán­da­los fi­nan­cie­ros co­mo el de En­ron. De ahí que, en el ini­cio de la se­rie, el pa­triar­ca de la fa­mi­lia, Geor­ge Bluth, aca­be en­ce­rra­do en la cár­cel por frau­de. Su hi­jo Mi­chael de­be to­mar las rien­das del ne­go­cio en con­tra de su pro­pia vo­lun­tad y, lo que es más com­pli­ca­do, in­ten­tar re­du­cir el des­pro­por­cio­na­do gas­to del res­to de miem­bros de la fa­mi­lia, un gru­po de per­so­na­jes ma­te­ria­lis­tas, ego­cén­tri­cos, su­per­fi­cia­les y ma­ni­pu­la­do­res que es­tán acos­tum­bra­dos a vi­vir a cuer­po de rey. Gran par­te del hu­mor de Arres­ted De­ve­lop­ment se ba­sa en la in­ca­pa­ci­dad del pro­ta­go­nis­ta, in­ter­pre­ta­do por Jason Ba­te­man, pa­ra con­tro­lar a una fa­mi­lia de lo­cos, y la otra par­te en las re­la­cio­nes, com­ple­ta­men­te dis­fun­cio­na­les, de los per­so­na­jes. El re­par­to de la co­me­dia vuel­ve al com­ple­to en su re­gre­so, que ten­drá 15 epi­so­dios, en los que la fic­ción po­drá po­ner un pun­to y fi­nal co­mo es de­bi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.