“YO CON MI TRA­BA­JO HA­GO EL PA­RA­LE­LIS­MO CON LA VIDA, Y LA VIDA NO TE CAN­SA”

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Nú­ria Mo­re­ras

Mer­ce­des Fer­nán­dez es un per­so­na­je tan fa­mi­liar y que­ri­do que se ha ga­na­do por de­re­cho pro­pio que la lla­me­mos Merche. Ana Duato (1968) nos re­ve­la las cla­ves pa­ra dar vida con la mis­ma ilu­sión de siem­pre a es­te per­so­na­je de la lon­ge­va Cuén­ta­me có­mo pa­só, una fic­ción que, el pa­sa­do jue­ves, des­pi­dió tem­po­ra­da con un ar­gu­men­to trá­gi­co. Qui­zá pa­ra que no nos que­de­mos con ese sa­bor agri­dul­ce o, sim­ple­men­te, por­que tie­ne ham­bre de más re­tos, la ac­triz va­len­cia­na to­ma­rá el re­le­vo a Ima­nol Arias y Juan Echa­no­ve en la guía gas­tro­nó­mi­ca Un país pa­ra co­mér­se­lo.

¿No es cu­rio­so que Cuén­ta­me có­mo

pa­só, una se­rie apar­ca­da por los du­ros re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios de TVE, sea un pilar de la ofer­ta de fic­ción de la ca­de­na?

Es un he­cho cir­cuns­tan­cial, por­que Cuén­ta­me es una se­rie muy de la ca­de­na, al rea­li­zar un re­co­rri­do por la his­to­ria del país. Y su éxi­to se ba­sa en que, a tra­vés de tres ge­ne­ra­cio­nes, se na­rra la his­to­ria de to­dos los es­pa­ño­les. Otra cla­ve es que los guio­nis­tas han da­do con per­so­na­jes con los que el es­pec­ta­dor se sien­te iden­ti­fi­ca­do.

Co­men­tó en una crítica Víctor Ame­la que tie­nen un pú­bli­co fiel que les si­gue ha­gan lo que ha­gan, y es­tén don­de es­tén, ya sea en la ciu­dad o en el cam­po. Y, aho­ra, has­ta en la cár­cel.

Te­ne­mos unos es­pec­ta­do­res ma­ra­vi­llo­sos, a los que lle­va­mos a mu­chos ex­tre­mos: la fe­li­ci­dad, el su­fri­mien­to, la frus­tra­ción… Pe­ro, ¿no es tam­bién así la vida, siem­pre tra­tan­do de equi­li­brar lo bueno y lo ma­lo, el amor y el odio?

Un desen­la­ce de la 14.ª tem­po­ra­da in­ten­so y an­gus­tio­so, ¿ver­dad?

Sí, en la úl­ti­ma en­tre­ga ha to­ca­do su­frir un po­co. Los Al­cán­ta­ra vi­ven al lí­mi­te, aun­que la tra­ge­dia no siem­pre es ne­ga­ti­va, por­que les ha­ce va­lo­rar lo que real­men­te im­por­ta: el amor a sus se­res que­ri­dos.

Y pen­sar que, al prin­ci­pio, Cuén­ta­me se cri­ti­có por ser un re­tra­to edul­co­ra­do.

He­mos pro­gre­sa­do a to­dos los ni­ve­les: los pro­ta­go­nis­tas he­mos cre­ci­do, pe­ro tam­bién los es­pa­ño­les han ido ma­du­ran­do. Lle­va­mos con­tan­do más de una dé­ca­da [re­cor­de­mos que la se­rie arran­có si­tua­da en 1968 y ya es­tá en la mo­vi­da de los 80] y, en esos años, nues­tra his­to­ria cam­bió mu­cho, exis­tie­ron enor­mes trans­for­ma­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas. La se­rie tam­bién re­fle­ja eso, cuan­do lle­gó la de­mo­cra­cia ca­da uno pu­do lle­var las rien­das de su vida y del país.

Lle­va in­ter­pre­tan­do 12 años a Merche, a lo lar­go de las 14 tem­po­ra­das emi­ti­das de la se­rie. ¿No­ta des­gas­te?

Yo con mi tra­ba­jo ha­go el pa­ra­le­lis­mo con la vida, y la vida no te can­sa. Ade­más, Merche y el res­to de per­so­na­jes de la fic­ción va­mos evo­lu­cio­nan­do, así que no sen­ti­mos que ha­ce­mos lo mis­mo, aun­que lle­ve­mos in­ter­pre­tan­do el mis­mo pa­pel más de una dé­ca­da.

¿Có­mo se lo­gra re­te­ner a la ma­yo­ría del elen­co prin­ci­pal du­ran­te tan­to tiem­po?

Creo que se de­be a que to­dos es­ta­mos en­gan­cha­dos a lo mis­mo: desa­rro­llar un per­so­na­je que ya es real.

Aun­que, al prin­ci­pio, le cos­tó ha­cer­se con el per­so­na­je y tu­vo que re­cu­rrir a la coach de ac­to­res Ali­cia Her­mi­da.

Ella, pa­ra mí, y creo que pa­ra to­dos los ac­to­res, fue una pie­za fun­da­men­tal en la se­rie, so­bre to­do por­que es una gran ac­triz y sa­be trans­mi­tir el tra­ba­jo. Mi pro­fe­sión es ar­te­sa­nal, vas cons­tru­yen­do al per­so­na­je, lo creas en ca­da nue­va es­ce­na. Ali­cia fue cla­ve por­que, ade­más, fue muy ge­ne­ro­sa a la ho­ra de ayu­dar­nos. Tu­vo mu­cha ca­pa­ci­dad de aná­li­sis de los per­so­na­jes, gra­cias a su enor­me in­tui­ción.

¿Sien­te que Merche es el re­fe­ren­te fe­me­nino, re­fle­jo fiel del cam­bio si­len­cio­so que ex­pe­ri­men­tó la mu­jer du­ran­te las dé­ca­das de los

60, 70 y 80?

Cla­ro. Y no es que yo lo sien­ta, es que los guio­nis­tas lo es­cri­ben así. La mu­jer es una pie­za muy im­por­tan­te, por­que, du­ran­te esos años, su­frió un cam­bio ra­di­cal. Y Merche es una voz fe­mi­nis­ta, en la me­di­da en que ha re­cla­ma­do los mis­mos de­re­chos pa­ra hom­bres y mu­je­res. Creo que, en ese as­pec­to, ha si­do muy pio­ne­ra.

Va­ya re­ve­la­ción, la del li­bro Cuén­ta­me. Fic­ción y reali­dad [RBA]: ¡us­ted in­ter

pre­ta a su sue­gra!

Bueno, cuan­do en el li­bro di­go “mi sue­gra”, en reali­dad es­tán en­glo­ba­das to­das las ma­dres de los años 60, 70 y 80 que se sa­cri­fi­ca­ron pa­ra que sus hi­jos tu­vie­ran un fu­tu­ro me­jor y sin re­nun­ciar a po­der ser ellas mis­mas. No es que es­té dan­do vida a mi sue­gra en con­cre­to. La se­rie tam­po­co es la his­to­ria real de Mi­guel Ángel Ber­nar­deau, el pro­duc­tor [y ma­ri­do de Duato], lo que ocu­rre es que su vida sí se to­ma co­mo pun­to de par­ti­da de las tra­mas.

¿Su ma­ri­do le ha re­ga­la­do el me­jor per­so­na­je de su ca­rre­ra?

Des­de lue­go que sí ha si­do mi gran per­so­na­je. Merche es un re­fe­ren­te pa­ra mí, por­que es una per­so­na muy cer­ca­na, una mu­jer em­pren­de­do­ra, ge­ne­ro­sa, lu­cha­do­ra, que evo­lu­cio­na, que quie­re lo me­jor pa­ra los su­yos…

¿Ha lle­ga­do a te­mer por la can­ce­la­ción de la se­rie?

Por la can­ce­la­ción de la emi­sión sí, pe­ro no de la pro­duc­ción. Por suer­te, por aho­ra ya te­ne­mos otra tem­po­ra­da más ase­gu­ra­da en TVE, que po­dría co­men­zar a gra­bar­se en septiembre.

¿Ha te­ni­do que ba­jar­se el ca­ché?

Sí, co­mo el res­to de ac­to­res de Cuén­ta­me. Los re­cor­tes han re­per­cu­ti­do en nues­tras re­tri­bu­cio­nes, pe­ro, a pe­sar de to­do, te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de se­guir ha­cien­do la se­rie con igual ca­li­dad.

Se que­da­rá al fren­te de la guía gas­tro­nó­mi­ca Un país pa­ra co­mér­se­lo, que, en las tem­po­ra­das an­te­rio­res, con­du­je­ron Ima­nol Arias y Juan Echa­no­ve. ¿Se lo han echa­do en ca­ra?

No, ¡qué va! Am­bos es­tán or­gu­llo­sos de que en­ca­be­ce es­ta nue­va eta­pa del pro­gra­ma. En es­te es­pa­cio, el pro­ta­go­nis­ta no es quien guía, mi la­bor es ha­cer un re­co­no­ci­mien­to a esos per­so­na­jes que pa­san por Un país pa­ra co­mér­se­lo, co­mo la gen­te del cam­po o los pes­ca­do­res. Me gus­ta por­que el es­pa­cio no só­lo ha­bla de gas­tro­no­mía, sino que re­tra­ta nues­tras cos­tum­bres, las his­to­rias fa­mi­lia­res. Pa­ra mí, que ado­ro via­jar y co­no­cer gen­te, for­mar par­te de su ter­ce­ra tem­po­ra­da es un re­ga­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.