“QUE UN NI­ÑO QUIE­RA SER PAS­TE­LE­RO POR EL SHOW ME LLE­GA AL CO­RA­ZÓN”

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Marc Var­gas (Lon­dres)

Cuan­do pa­re­cía que to­do es­ta­ba in­ven­ta­do, en el mun­do de los pro­gra­mas de co­ci­na, lle­gó Buddy Va­las­tro pa­ra con­quis­tar a las au­dien­cias de to­do el mun­do con pas­te­les im­po­si­bles dig­nos de un museo. Ha­bla­mos con El rey de las tar­tas pa­ra que nos ex­pli­que los se­cre­tos del éxi­to y có­mo ha cam­bia­do su vida y la de su fa­mi­lia gra­cias al pro­gra­ma que, ca­da fin de se­ma­na, nos ha­ce la bo­ca agua en Dis­co­very MAX.

An­tes que na­da, de­be acla­rar­nos una co­sa. ¿Es cier­to que, en la es­cue­la, la asig­na­tu­ra de plás­ti­ca no se le da­ba de­ma­sia­do bien?

[Ri­sas] ¡Sí, es cier­to! Si me das pa­pel y lá­piz y me ha­ces di­bu­jar al­go, nun­ca di­rías que soy El rey de las tar­tas. Pe­ro, cuan­do ten­go un pas­tel de­lan­te, to­do cam­bia. ¡Si mi pro­fe­sor de ar­te pu­die­ra ver­me aho­ra!

¿Có­mo cam­bió to­do?

Creo que fue cuan­do me aden­tré en el mun­do de la pas­te­le­ría, a los 11 años. Me en­can­tó. Lo que más amo de la de­co­ra­ción de tar­tas es que des­co­nec­tas de to­do, po­nes tu co­ra­zón en la tar­ta y te ol­vi­das de los pro­ble­mas. Es­tás tan con­cen­tra­do en el de­ta­lle y en lo que es­tás ha­cien­do que, de gol­pe, al­zas la vis­ta y di­ces: “¡Uau!”. Esa sen­sa­ción la si­go te­nien­do aho­ra, des­pués de to­do es­te tiem­po.

Na­ció en Nue­va Jer­sey, pe­ro sus raí­ces son ita­lia­nas. ¿Se sien­te un po­co me­di­te­rrá­neo?

Ab­so­lu­ta­men­te. Mis pa­dres son de Si­ci­lia y yo con­ser­vo mu­cha he­ren­cia de don­de cre­cí, en los sa­bo­res, la co­mi­da y las cos­tum­bres ita­lia­nas y me­di­te­rrá­neas.

El rey de las tar­tas ha con­se­gui­do triun­far en las ca­de­nas de to­do el mun­do. ¿Cuá­les cree que son las cla­ves del éxi­to del pro­gra­ma?

Evi­den­te­men­te, creo que las tar­tas que ha­ce­mos son im­por­tan­tes: son bo­ni­tas y gran­des. Pe­ro, si lo ana­li­zas, creo que tam­bién es un as­pec­to fa­mi­liar. To­do el mun­do co­nec­ta con el pro­gra­ma por­que, al fi­nal, tam­bién es­tá muy orien­ta­do a la fa­mi­lia, y la au­dien­cia eso lo per­ci­be. A la gen­te le en­can­ta ver­nos ha­cer las tar­tas, pe­ro tam­bién in­ter­ac­tuar con la fa­mi­lia. Creo que me ven co­mo a un tío real, al­guien a quien co­no­cen.

¿Qué es lo me­jor y lo peor de tra­ba­jar con la fa­mi­lia?

[Ri­sas] Lo me­jor es que, cuan­do tie­nes que tra­ba­jar du­ro, na­die te ayu­da y se po­ne a tu dis­po­si­ción tan­to co­mo tu fa­mi­lia. Po­nen to­do su amor y pa­sión. Y lo peor es que pue­den to­mar­se los ne­go­cios co­mo al­go per­so­nal. Al fin y al ca­bo, mis her­ma­nas ma­yo­res tie­nen que es­cu­char y re­ci­bir ór­de­nes de su her­mano pe­que­ño y acep­tar que tam­bién es su je­fe. Sa­ben que no tie­ne na­da que ver con los egos ni es na­da per­so­nal, que cuan­do to­mo una de­ci­sión lo ha­go por­que creo que es lo me­jor pa­ra la pas­te­le­ría.

¿Ha cam­bia­do en al­go la fa­mi­lia, tras el éxi­to del pro­gra­ma?

No, en cual­quier ca­so, creo que nos ha uni­do más. Es gra­cio­so, por­que, aun­que du­ran­te el pro­gra­ma me pe­lee con al­gún miem­bro de mi fa­mi­lia y pa­rez­ca al­go irre­con­ci­lia­ble, cua­tro días des­pués ya lo he­mos so­lu­cio­na­do.

¿Y Car­lo’s, la pas­te­le­ría?

¡Sí! Eso sí ha cam­bia­do, cla­ro. Es más fa­mo­sa y vie­ne mu­cha gen­te, tam­bién de Es­pa­ña, cuan­do vi­si­tan Nue­va York. Es ge­nial re­ci­bir a gen­te de to­do el mun­do, sa­ber que mi­ran el show y que quie­ren de­mos­trar­te su amor. Es una ben­di­ción.

Siem­pre nom­bra a su pa­dre co­mo una gran in­fluen­cia en su vida. ¿Qué cree que pen­sa­ría si vie­ra en lo que se ha con­ver­ti­do Car­lo’s?

Mi pa­dre fue la in­fluen­cia más gran­de de mi vida y estoy se­gu­ro de que es­ta­ría tre­men­da­men­te or­gu­llo­so de lo que he­mos con­se­gui­do con el ne­go­cio, pe­ro, so­bre to­do, co­mo fa­mi­lia, por­que, co­mo te he di­cho, es­ta­mos más uni­dos que nun­ca.

Pe­se al éxi­to, pa­re­ce que, si el pro­gra­ma no se hu­bie­ra emi­ti­do nun­ca o se aca­ba­ra ma­ña­na mis­mo, el ne­go­cio se­gui­ría igual…

Ab­so­lu­ta­men­te, Car­lo’s ha exis­ti­do mu­cho an­tes que el pro­gra­ma. Te­nía­mos clien­tes an­tes y los ten­dría­mos sin él, por­que po­ne­mos amor, pa­sión y ca­li­dad en lo que ha­ce­mos. Creo que es otra razón por la que a la gen­te le gus­ta El rey de las tar­tas.

¿Cuá­les han si­do las me­jo­res y peo­res ex­pe­rien­cias que ha vi­vi­do a par­tir de El rey de las tar­tas?

La me­jor es, de­fi­ni­ti­va­men­te, ha­ber ser­vi­do de ins­pi­ra­ción pa­ra las fa­mi­lias y los fans. Mu­chos pa­dres y ma­dres vie­nen y me di­cen que es el úni­co pro­gra­ma que pue­den mi­rar en fa­mi­lia. Sa­ber eso, que ca­da se­ma­na reúne a fa­mi­lias du­ran­te me­dia ho­ra, u oír a un ni­ño que quie­re ser pas­te­le­ro por­que ha vis­to el pro­gra­ma, me lle­ga al co­ra­zón. Cuan­do un ni­ño te di­ce que eres su ins­pi­ra­ción y te abra­za, sien­tes que pa­ra él eres co­mo Su­per­man, es in­creí­ble.

¿Y la peor ex­pe­rien­cia?

Sin du­da, el epi­so­dio en el que te­nía­mos que ha­cer una en­tre­ga en Atlantic City y el pas­tel se hi­zo pe­da­zos por el ca­mino. Fue la úni­ca vez que no po­día ha­cer na­da pa­ra so­lu­cio­nar­lo. Esa tar­ta nos lle­vó mu­chí­si­mo tiem­po y pe­sa­ba mu­cho. Eso sí, que que­de cla­ro que fue cul­pa de mi pri­mo Fran­kie Ama­to, ¡es­crí­be­lo! [ri­sas].

Por úl­ti­mo, ¿pa­ra quién le gus­ta­ría ha­cer una gran tar­ta?

Me en­can­ta­ría ha­cer una tar­ta pa­ra el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. No me re­fie­ro a Oba­ma ni a nin­guno en con­cre­to, quie­ro ha­cer una gran Ca­sa Blan­ca, lle­var­la allí y de­cir: “Se­ñor pre­si­den­te, he he­cho es­ta tar­ta pa­ra us­ted”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.