Los ami­gos de ‘Mad Dogs’ se lo si­guen pa­san­do en gran­de

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV - T.T.

Mad Dogs

em­pe­zó co­mo un di­ver­ti­men­to y pa­re­cía que iba a ser al­go efí­me­ro.

Pe­ro el ca­so es que John Simm, Phi­lip Gle­nis­ter, Marc Wa­rren y Max Bees­ley con­ti­núan en­con­tran­do un hue­co anual en su agen­da pa­ra dar­se unos días de va­ca­cio­nes y ro­dar nue­vos epi­so­dios de la se­rie, cu­ya ter­ce­ra tem­po­ra­da se es­tre­na el pró­xi­mo mar­tes, en el Reino Uni­do. A me­dio ca­mino en­tre la gam­be­rra­da y la reunión de ami­gos, Mad Dogs no es só­lo el re­sul­ta­do de un guión y de un tra­ba­jo téc­ni­co, sino tam­bién de la quí­mi­ca de cua­tro ac­to­res, un ata­jo de per­de­do­res que su­fren más con la cri­sis de los 40. La di­fe­ren­cia en­tre los ac­to­res y los per­so­na­jes es que los pri­me­ros vuel­ven a ca­sa tras el ro­da­je, mien­tras que los se­gun­dos aca­ban me­ti­dos en un cú­mu­lo de si­tua­cio­nes de ins­pi­ra­ción ta­ran­ti­nia­na que los va hun­dien­do en la mi­se­ria. Des­de que em­pe­zó la se­rie, los he­mos vis­to sien­do ame­na­za­dos por unos ma­fio­sos ru­sos, ata­ca­dos por un pe­rro, trai­cio­na­dos por una agen­te de po­li­cía y se­cues­tra­dos por un ti­po dis­fra­za­do con una más­ca­ra de Tony Blair. Y to­do por to­mar siem­pre la de­ci­sión erró­nea, co­mo si qui­sie­ran ca­var su pro­pia tum­ba. En la ter­ce­ra tem­po­ra­da, nos los en­con­tra­re­mos en­ce­rra­dos en la cár­cel. Por su­pues­to, ya tie­nen un plan pa­ra es­ca­par. Si lo con­si­guen, ha­brá cuar­ta tem­po­ra­da. Cru­ce­mos los de­dos pa­ra que así sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.