“‘EL PRO­GRA­MA DE ANA RO­SA’ Y ‘ES­PE­JO PÚ­BLI­CO’ JUE­GAN EN LI­GAS MUY DIS­TIN­TAS”

SU­SAN­NA GRI­SO, pre­sen­ta­do­ra de ‘Es­pe­jo pú­bli­co’ (An­te­na 3)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Es po­si­ble? Nú­ria Mo­re­ras

Su­san­na Gri­so (Bar­ce­lo­na, 1969) es una pe­rio­dis­ta ver­sá­til, a la que he­mos vis­to en el es­pa­cio de en­tre­vis­tas Tres sen­yo­res i un sen­yor (TV3), así co­mo en múl­ti­ples in­for­ma­ti­vos, en TV3, TVE Ca­ta­lun­ya y An­te­na 3. Des­de di­ciem­bre de 2006, pre­sen­ta el ma­ga­zi­ne Es­pe­jo pú­bli­co (An­te­na 3), con­vir­tién­do­se, en oca­sio­nes, en la rei­na de las ma­ña­nas. Y, aun­que úl­ti­ma­men­te la co­ro­na la lle­va Ana Ro­sa Quin­ta­na, no es al­go que le ob­se­sio­ne en ex­ce­so.

Da­vid Trueba di­vi­de a los pe­rio­dis­tas en­tre los de se­cano y los que se mo­jan. ¿En qué gru­po la ubi­ca­mos?

Da­vid es bri­llan­te y creo que es una muy bue­na cla­si­fi­ca­ción. En ge­ne­ral, los pe­rio­dis­tas so­mos ob­ser­va­do­res de se­cano, por­que se nos pi­de una cier­ta dis­tan­cia y ob­je­ti­vi­dad. Sin em­bar­go, hay mo­men­tos en los que es im­po­si­ble no mo­jar­se, a mí me ocu­rre, en el pro­gra­ma. Aho­ra la gen­te quie­re que nos im­pli­que­mos, que si ve­mos si­tua­cio­nes bo­chor­no­sas las de­nun­cie­mos y que si una per­so­na lo pa­sa mal por una in­jus­ti­cia use­mos nues­tro al­ta­voz pa­ra ex­po­ner su ca­so pú­bli­ca­men­te.

Un usua­rio de Twit­ter co­men­tó que vién­do­la se le va el mal hu­mor. ¿Es un buen pi­ro­po?

Sí, es un co­men­ta­rio que me ha­cen a me­nu­do, pe­ro que me sor­pren­de. Alu­sio­nes a que les ale­gro el día o que les con­ta­gio op­ti­mis­mo me cho­can, cuan­do ten­go la sen­sa­ción de que cuen­to mu­chas ma­las no­ti­cias. So­bre to­do, des­de ha­ce dos años, con las cons­tan­tes re­fe­ren­cias a la cri­sis. Lle­va­mos una tem­po­ra­da du­rí­si­ma, en la que cues­ta en­con­trar he­chos po­si­ti­vos.

Es­pe­jo pú­bli­co no es­tá en cri­sis y re­gis­tra su tem­po­ra­da más vis­ta.

Creo que el pro­gra­ma es­tá en uno de sus me­jo­res mo­men­tos. Estoy par­ti­cu­lar­men­te sa­tis­fe­cha con las en­tre­vis­tas po­lí­ti­cas que he rea­li­za­do es­ta tem­po­ra­da, por­que, ade­más, han te­ni­do mu­cha re­per­cu­sión en to­dos los me­dios. Por ci­tar al­gu­nos in­vi­ta­dos re­cien­tes, es­tán Fe­li­pe Gon­zá­lez, Es­pe­ran­za Agui­rre, Jor­di Pu­jol o el fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, Eduar­do To­rre­sDul­ce. Y te­ne­mos la suer­te de que, ade­más de la tras­cen­den­cia pe­rio­dís­ti­ca, la au­dien­cia nos acom­pa­ña.

La su­rrea­lis­ta en­tre­vis­ta a Jo­sé Ma­ría Ruiz-Ma­teos ¿ha si­do la más frus­tran­te de su ca­rre­ra?

En es­te pun­to ya se ha con­ver­ti­do en lo que los ame­ri­ca­nos lla­man run­ning back, es de­cir, esa bro­ma re­cu­rren­te que se re­pi­te a lo lar­go de un epi­so­dio. Sin du­da, fue una en­tre­vis­ta fa­lli­da, muy com­pli­ca­da, por­que él que­ría con­tar la si­tua­ción de Nue­va Ru­ma­sa y yo no es­ta­ba por la la­bor. Y, so­bre to­do, fue car­ne de zap­ping, ade­más de que se di­fun­dió co­mo la pól­vo­ra en las re­des so­cia­les.

Aun con las bue­nas ci­fras de au­dien­cia de su pro­gra­ma, Ana Ro­sa (Te­le­cin­co) se dis­tan­cia y li­de­ra. ¿Le preo­cu­pa?

A mí el li­de­raz­go nun­ca me ha preo­cu­pa­do. Pien­so que es di­fí­cil com­pe­tir, por­que ju­ga­mos en li­gas muy dis­tin­tas, ya que mi ma­ga­zi­ne tie­ne más con­te­ni­do de ac­tua­li­dad, tra­ta­mos mu­chos te­mas po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, y ape­nas en­tra­mos en la cró­ni­ca so­cial.

¿Ha ce­rra­do la puer­ta a pre­sen­tar de nue­vo un te­le­dia­rio?

No, aun­que con­du­cir un in­for­ma­ti­vo no es al­go que vea pro­ba­ble, a cor­to pla­zo. Me­nos en es­te mo­men­to, va­lo­ro es­ta tem­po­ra­da co­mo la me­jor de Es­pe­jo pú­bli­co.

Lle­va una lar­ga tra­yec­to­ria en An­te­na 3, des­de 1998.

Y eso que ve­nía a Ma­drid por tres años. Se su­po­nía que me tras­la­da­ba pa­ra un pe­rio­do cor­to y fí­ja­te, tras los in­for­ma­ti­vos lle­vo en Es­pe­jo pú­bli­co sie­te tem­po­ra­das [des­de 2006]. Tam­bién en­tré en es­te ma­ga­zi­ne ma­ti­nal con pla­nes de pre­sen­tar­lo du­ran­te un bre­ve pe­rio­do, pe­ro lo que es­tá cla­ro es que lo que no se pue­de ha­cer nun­ca, en es­ta pro­fe­sión, son pla­nes. No sa­bes nun­ca dón­de vas a aca­bar re­ca­lan­do. Por ejem­plo, cuan­do es­tu­dia­ba pe­rio­dis­mo, mi ob­je­ti­vo era ter­mi­nar de co­rres­pon­sal de pren­sa en el ex­tran­je­ro. No me gus­ta­ba la eco­no­mía y, sin em­bar­go, cu­rio­sa­men­te, lo pri­me­ro que hi­ce cuan­do en­tré en Ca­ta­lun­ya Rà­dio fue el co­men­ta­rio de la bol­sa [ri­sas].

¿Có­mo la tra­tan en Ma­drid?

En Ma­drid siem­pre me he sen­ti­do muy có­mo­da tra­ba­jan­do, me han aco­gi­do bien. En cuan­to a si han ten­sio­na­do un po­co el am­bien­te las pre­ten­sio­nes so­be­ra­nis­tas ca­ta­la­nas, te en­ga­ña­ría si te di­je­ra que no. Pe­ro el diá­lo­go abre mu­chas ba­rre­ras.

¿Con­ci­liar tra­ba­jo con to­das las de­más ta­reas es fá­cil, le­van­tán­do­se a las cin­co de la ma­ña­na?

Le­van­tán­do­te a esas ho­ras, que es al­go que re­co­mien­do a mu­cha gen­te, tie­nes tiem­po pa­ra ca­si to­do. Pien­sa que a las seis de la ma­ña­na ya ten­go la pren­sa leí­da, la ra­dio es­cu­cha­da, co­mien­zo mi reunión de es­ca­le­ta… Y cuan­do sal­go de la te­le ya em­pie­zo a pen­sar en el pró­xi­mo pro­gra­ma. Siem­pre me lle­vo mu­chos de­be­res a ca­sa; a ve­ces coin­ci­de que los ha­ce­mos mis hi­jos y yo a la vez. Tam­bién voy al gim­na­sio, pa­ra ju­gar a pá­del, na­dar o co­rrer. Y to­da­vía me que­dan ra­tos pa­ra ver a ami­gos. Creo que or­ga­ni­zán­do­se bien se lle­ga a to­do. Eso sí, man­ten­go ese rit­mo in­ten­so has­ta las 22.30 h, lue­go cai­go en re­don­do. Mi ba­te­ría, a esas ho­ras, se apa­ga.

¡Le sa­ca mu­cho ju­go al día!

Mi con­sue­lo es que, vien­do El ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca [se­rie crea­da por Aa­ron Sor­kin], com­pro­bé que la je­fa de ga­bi­ne­te tam­bién se le­van­ta­ba a las cin­co de la ma­ña­na. Lo que me ha di­cho la ca­de­na es que se con­ge­la­ba es­ta nue­va apues­ta por la in­for­ma­ción en pri­me ti­me. Lo cier­to es que pre­sen­tar un pro­gra­ma por la no­che su­pon­dría un so­bre­es­fuer­zo fí­si­co tre­men­do pa­ra mí, da­do que ter­mi­na­ría muy tar­de, y te­nien­do en cuen­ta que me le­van­to tan tem­prano… To­da­vía no ha­bía he­cho cálcu­los so­bre có­mo so­bre­lle­var­lo. Pe­ro tam­bién con­si­de­ro que es bueno que An­te­na 3 ten­ga una ven­ta­na abier­ta a la in­for­ma­ción por la no­che, y sé que el pro­yec­to es­tá ahí. De he­cho, el pla­tó ya es­tá pre­pa­ra­do pa­ra el mo­men­to en que se dé luz ver­de a es­te for­ma­to, que re­su­mi­rá la ac­tua­li­dad de la se­ma­na.

Fi­nal­men­te, ¿se ha apla­za­do o se ha can­ce­la­do pa­ra siem­pre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.