‘Se­xo en Nue­va York’, pio­ne­ra sin le­ga­do

La acla­ma­da se­rie de HBO so­bre las aven­tu­ras amo­ro­sas y se­xua­les de cua­tro mu­je­res de Man­hat­tan na­ció en 1998, sin que to­da­vía hoy ten­ga una cla­ra he­re­de­ra

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV - Es­te­fa­nía Chue­ca

Co­rría 1998, ha­cía un año que el ca­nal HBO se ha­bía aden­tra­do en el mun­do de la pro­duc­ción de se­ries (an­tes só­lo emi­tía eventos de­por­ti­vos y pe­lí­cu­las de es­treno). El ca­nal de ca­ble, que fun­cio­na a ba­se de sus­crip­to­res y no tie­ne que echar cuen­tas a anun­cian­tes, de­ci­dió, en­ton­ces, ofre­cer con­te­ni­dos más arries­ga­dos, in­no­va­do­res y con­tro­ver­ti­dos en for­ma de fic­ción te­le­vi­si­va. Ba­jo es­te mar­co, na­ció Se­xo en Nue­va York, la se­rie que re­vo­lu­cio­nó el pa­pel fe­me­nino en la pe­que­ña pan­ta­lla. A prio­ri, es­can­da­li­zó, lue­go gus­tó y, fi­nal­men­te, se con­vir­tió en to­do un fe­nó­meno te­le­vi­si­vo, que cul­mi­nó con su fi­nal, en el 2004, des­pués de seis tem­po­ra­das, que lo­gró re­unir a 10,6 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. Su éxi­to arro­lla­dor lle­vó a la fic­ción a ga­nar sie­te premios Emmy, ocho Glo­bos de Oro y dos premios del Gre­mio de Ac­to­res. Es­te mes de ju­nio, Se­xo en Nue­va York cum­ple 15 años. La co­lum­na de la es­cri­to­ra Candace Bush­nell en The New York Ob­ser­ver, en la que ex­pli­ca­ba sus aven­tu­ras y las de sus ami­gas en la Gran Man­za­na, sir­vió de pun­to de par­ti­da al crea­dor Da­rren Star, ar­tí­fi­ce de éxi­tos co­mo Sen­sa­ción de vi­vir o Mel­ro­se Pla­ce, “pa­ra dar for­ma a una se­rie so­bre una mu­jer que es­cri­be so­bre mu­je­res y la vida se­xual de sus ami­gas y quien, a la vez, ex­plo­ra la su­ya pro­pia du­ran­te el pro­ce­so”. De ahí, sur­gie­ron la cí­ni­ca Mi­ran­da Jobs (Cynt­hia Ni­xon), la tra­di­cio­nal Char­lot­te York (Kris­tin Da­vis), la fo­go­sa Sa­mant­ha Jo­nes (Kim Cat­trall) y el com­pen­dio de las an­te­rio­res, su pro­ta­go­nis­ta, Ca­rrie Brads­haw (Sa­rah Jes­si­ca Par­ker). “Cua­tro al­mas ge­me­las” (co­mo Char­lot­te las de­fi­ne, en la se­rie) que se com­ple­men­tan. Des­de su ini­cio, la fic­ción cau­só po­lé­mi­ca. De he­cho, cuan­do Star la pre­sen­tó a las te­le­vi­sio­nes, ABC se que­dó ató­ni­ta con só­lo oír que que­ría po­ner en el tí­tu­lo la pa­la­bra se­xo; suer­te que HBO se atre­vió con ello. Gra­cias al sar­cas­mo y el atre­vi­mien­to de la se­rie, y, so­bre to­do, al per­so­na­je de Sa­mant­ha –de las cua­tro ami­gas, quien vi­ve el se­xo en su for­ma más na­tu­ral–, la se­xua­li­dad y las re­la­cio­nes de pa­re­ja des­de el pun­to de vis­ta fe­me­nino to­ma­ron el lu­gar que se me­re­cían en te­le­vi­sión: has­ta en­ton­ces, la se­xua­li­dad fe­me­ni­na se ha­bía re­tra­ta­do con mu­chos ta­pu­jos.

Su for­ma tan lla­na de ha­blar so­bre se­xo, sin du­da, era uno de sus atrac­ti­vos, aun­que no el úni­co. La ves­ti­men­ta que lu­cían las chi­cas se con­vir­tió, tam­bién, en la sen­sa­ción del mo­men­to y em­pa­pó a la se­rie de gla­mour y so­fis­ti­ca­ción, lle­van­do los mo­de­los de pa­sa­re­la a la ca­lle, ba­jo la su­per­vi­sión de la es­ti­lis­ta y di­se­ña­do­ra de mo­da Pa­tri­cia Field, no­mi­na­da al Os­car por su tra­ba­jo en El dia­blo viste de Pra­da. Ella era la que ha­cía co­rre­tear a Ca­rrie por las ca­lles de Nue­va York con za­pa­tos Ma­no­lo Blah­nik, que, ade­más, se con­vir­tie­ron en la gran adic­ción de la pro­ta­go­nis­ta, al­go que lle­vó a los ma­no­los a ser za­pa­tos icó­ni­cos que cual­quier mu­jer que­rría te­ner en su ar­ma­rio. Otro de los pe­sos pe­sa­dos es la ciu­dad de Nue­va York, de he­cho, una pro­ta­go­nis­ta más en la

SAR­CÁS­TI­CA Y ATRE­VI­DA

se­rie. Se­xo en Nue­va York se nu­tría de sus ca­lles, sus ba­res de mo­da y sus res­tau­ran­tes ex­clu­si­vos, en los que Ca­rrie, Mi­ran­da, Char­lot­te y Sa­mant­ha vi­vían sus ex­pe­rien­cias. Tal es la im­por­tan­cia de la ciu­dad de los ras­ca­cie­los en la fic­ción, que po­co se tar­dó en crear un tour por Man­hat­han pa­ra tu­ris­tas y adic­tos a Se­xo en Nue­va York, en el que se en­se­ña­ban las lo­ca­li­za­cio­nes de la se­rie por po­co más de 40 eu­ros (aún hoy, uno de los tours más con­cu­rri­dos de la ciu­dad).

Pe­se a to­do el se­xo, el gla­mour, la ex­clu­si­vi­dad y la di­ver­sión que ema­na­ban de la se­rie, lo que le su­pu­so un acen­to bas­tan­te frí­vo­lo, a lo lar­go de la mis­ma se abor­da­ron te­mas tan com­ple­jos e im­por­tan­tes co­mo el cán­cer o la im­po­si­bi­li­dad de ser madre, con el fin de con­tra­rres­tar esa tri­via­li­dad y dar un to­que más rea­lis­ta a la vida de sus pro­ta­go­nis­tas. Es­ta co­me­dia ro­mán­ti­ca qui­so rom­per mu­chos ta­búes fe­me­ni­nos, a la vez que in­ten­ta­ba cu­brir to­das las fa­ce­tas de una mu­jer a los trein­ta y tan­tos.

EL DES­PUÉS DE CA­RRIE Y COM­PA­ÑÍA

Des­de que fi­na­li­zó la se­rie, otras pro­duc­cio­nes han in­ten­ta­do re­pe­tir su éxi­to, pe­ro ca­si nin­gu­na lo ha con­se­gui­do, ni tan si­quie­ra las dos pe­lí­cu­las que con­ti­nua­ban la his­to­ria de Ca­rrie en el ci­ne. En el 2008, pro­bó suer­te Mu­je­res de Man­hat­tan, con Bro­ke Shields, ba­sa­da en una no­ve­la de Candace Bush­nell, pe­ro no du­ró más de dos tem­po­ra­das. Mien­tras, Da­rren Star qui­so dar en la diana otra vez ex­plo­tan­do el mun­do que ha­bía re­crea­do la se­rie, con Cash­me­re Ma­fia y Lucy Liu, pe­ro pin­chó tras só­lo sie­te epi­so­dios. No fue has­ta el año pa­sa­do, con la se­rie Girls, que Le­na Dun­ham lo­gró acer­car­se al éxi­to –que no a la au­dien­cia– de Se­xo en Nue­va York. Y no que­dan ahí los in­ten­tos de re­vi­vir la mí­ti­ca se­rie: es­te mis­mo año, se es­tre­nó su pre­cue­la, Los dia­rios de Ca­rrie, que si­túa a la pro­ta­go­nis­ta en los 80, con unos cuan­tos años me­nos. Sus pé­si­mas crí­ti­cas –ga­na­das a pul­so– no han evi­ta­do, no obs­tan­te, su re­no­va­ción.

Pe­se a to­do lo an­te­rior, la ge­nui­na Se­xo en Nue­va York si­gue ha­cien­do ne­go­cio, gra­cias a la ven­ta de sus DVD y su co­lec­ción de ga­lle­tas Se­xo en Nue­va York, en co­la­bo­ra­ción con la pas­te­le­ría Ele­ni’s. Y el le­ga­do pa­re­ce que se­gui­rá ex­ten­dién­do­se, ya que la pro­pia Sa­rah Jes­si­ca Par­ker con­fir­mó a Ex­tra TV que po­dría es­tar cer­ca una ter­ce­ra pe­lí­cu­la de Se­xo en Nue­va York, ya que, se­gún di­jo, “hay una his­to­ria que aún no se ha con­ta­do”. ¿Se­rá en­ton­ces cuan­do po­dre­mos ver a Ca­rrie co­mo madre?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.