ASAL­TO VI­KIN­GO

No tie­nen mie­do a laa muer­te y vie­nen a arra­sar con to­do. Ar­ma­dos con ha­chas y es­pa­das, con pin­tu­ra en el ros­tro, lle­ga­ban a la cos­ta a bor­do de em­bar­ca­cio­nes, los ‘drak­kar’, con for­ma de cria­tu­ra marina. No era ex­tra­ño que se les otorgara una di­men­sión d

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA - To­ni de la To­rre

En­tra­ban en los mo­nas­te­rios ar­ma­dos has­ta los dien­tes, aje­nos al he­cho de es­ta­rar en un lu­gar sa­gra­do. Só­lo veían las ri­que­zas in­de­fen­sas que po­dían sa­quear con co­mo­di­dad y la de­bi­li­dad de unos mon­jes in­ca­pa­ces de pro­te­ger­se.se.

Eran dé­bi­les y, en la cul­tu­ra vi­kin­ga, al dé­bil le es­pe­ra­ra el cas­ti­go de Odín, el más sal­va­je y po­de­ro­so de los dio­se­so­ses es­can­di­na­vos. Las ar­mas caían sin pie­dad so­bre las ma­nos que se al­za­ban pi­dien­do cle­men­cia, pe­ro am­bos ban­dos ha­bla­ban len-len­gua­jes dis­tin­tos. De es­te choque dee cul­tu­ras es de lo que tra­ta Vi­kin­gos, la nue­va se­rie del ca­na­lal TNT, que se es­tre­na es­te miér­co­les (22.30 h), pa­ra ofre­cer­cer una mi­ra­da hu­ma-hu­ma­na a la cul­tu­ra de un pue­blo de gue­rre­ros que, du­ran­te años, ate­rro­ri­zó las cos­tas de In­gla­te­rra, Fran­cia, Ita­lia y Es­pa­ña, des­de fi­na­les del si­glo VIII has­ta prin­ci­pios del

EL CHOQUEUE DE CUL­TU­RAS ES TAN IMPORTANTEE CO­MO EL CHOQUE DE ES­PA­DAS Y ES­CU­DOS CUDOS

XI. La se­rie rea­li­za un es­fuer­zo sin pre­ce­den­tes pa­ra ex­pli­car las pe­cu­lia­ri­da­des y la cul­tu­rau­ra de esos hom­bres de mar, cu­ya le­yen­da co­mo gue­rre­ro­se­ros san­gui­na­rios ha aca­ba­do en­gu­llen­do a la ver­da­de­ra­da­de­ra his­to­ria. Es­ta his­to­ria es la que quie­re ex­pli­car­li­car una fic-fic­ción que arranca con un gru­po de pes­ca­do­res que re­gre­sa tras me­ses en el mar, con los re­sul­ta­dos de siem­pre: las mis­mas aguas, los mis­mos re­cur­sos, in­su­fi­cien­tess pa­ra man­te­ner a un clan cu­ya po­bla­ciónn cre­ce más de­pri­sa y que de­be so­bre­vi­vir al in­vierno, ca­daa­da vez más cer­ca.

Un jo­ven pes­ca­dor, lla­ma­do Rag­nar­gnar Loth­brok, cree que exis­ten tie­rras pa­ra des­cu­brir ha­cia el oes­te, una di­rec­ción has­ta en­ton­ces inex­plo­ra­da,ada, de­bi­do al mie­do de los vi­kin­gos a en­con­trar­se per­di­do­sos en el mar o, to­da­vía peor, lle­gar a los lí­mi­tes del mun­doo y ser de­vo­ra­dos por la ser­pien­te marina Jör­mun­gandr. La di­fi­cul­tad es sa­ber man­te­ner la di­rec­ción du­ran­te to­daa la tra­ve­sía. Si se man-man­tie­ne rum­bo al oes­te y las tie­rras so­non reales, de­be­ría ser po­si­ble des­cu­brir­las. Con es­ta idea se pre­sen­ta an­te el je­fe del clan, el cau­di­llo Earl Ha­rald­son. La cul­tu­ra vi­kin­ga no era muy dis­tin­ta de la feu­dal, y el pro­pie­ta­rio de las em­bar­ca­cio­nes era tam­bién el que se que­da­ba la ma­yor par­te de la ri­que­za y el que go­ber­na­ba to­man­do de­ci­sio­nes de for­ma uni­la­te­ral. Earl se da cuen­ta del ca­rác­ter am­bi­cio­so de Rag­nar e in­ter­pre­ta sus de­seos de ex­plo­rar el oes­te co­mo una ame­na­za, pues teme que es­té po­nien­do en du­da sus de­ci­sio­nes, de mo­do que des­car­ta el via­je.

La tensión en­tre am­bos per­so­na­jes, in­ter­pre­ta­dos por Tra­vis Fim­mel y Ga­briel Byr­ne, mar­ca­rá los pri­me­ros com­pa­ses de Vi­kin­gos. Se tra­ta de una lu­cha in­ter­na por el con­trol del clan y, en es­te sen­ti­do, la tra­ma pue­de re­cor­dar a la de Jax y Clay en Sons of Anarchy: el pri­me­ro quie­re un nue­vo ca­mino pa­ra el clan, mien­tras que al se­gun­do só­lo le in­tere­sa man­te­ner­se en el po­der. Con es­ta car­ta de presentación, la se­rie po­ne en mar­cha un due­lo que trans­cu­rre en­tre pai­sa­jes ma­jes­tuo­sos, una fo­to­gra­fía lú­gu­bre y

una ico­no­gra­fía té­tri­ca, que incluye cuer­vos ne­gros, unos ani­ma­les re­la­cio­na­dos con el dios Odín, que apa­re­ce en el cam­po de ba­ta­lla ar­ma­do con su lan­za pa­ra lle­var­se a los muer­tos. Los dio­ses nór­di­cos es­tán pre­sen­tes en la se­rie a tra­vés de vi­sio­nes que tie­ne el sidr, un sa­cer­do­te vi­kin­go al que re­cu­rren los miem­bros del clan, que creen que pue­de re­ve­lar cuál es la vo­lun­tad de los dio­ses.

EL OB­JE­TI­VO ES DI­VUL­GAR

Pre­ci­sa­men­te, se­rán los men­sa­jes de los dio­ses los que lle­va­rán a Rag­nar a desafiar de­fi­ni­ti­va­men­te a Earl Ha­rald­son y em­bar­car­se ha­cia el oes­te. La se­rie es­tá más in­tere­sa­da en que el es­pec­ta­dor co­noz­ca a fon­do el es­ti­lo de vida de los vi­kin­gos, su cul­tu­ra y su ma­ne­ra de ver la vida, que en otros as­pec­tos de fic­cio­nes si­mi­la­res, co­mo las batallas o los con­flic­tos en­tre per­so­na­jes. Vi­kin­gos des­ti­na una gran can­ti­dad de tiem­po a ex­pli­car las creen­cias de ese pue­blo, con se­cuen­cias en las que se mues­tran con de­ta­lle sus ri­tua­les y cos­tum­bres. Hay un epi­so­dio en­te­ro si­tua­do en el tem­plo de Upp­sa­la, un cen­tro re­li­gio­so de los dio­ses nór­di­cos en el que los per­so­na­jes rea­li­zan sus sa­cri­fi­cios. La vo­lun­tad di­dác­ti­ca de la se­rie es el prin­ci­pal fac­tor di­fe­ren­cial de una fic­ción que no ape­la a la épi­ca, co­mo po­dría ha­cer Jue­go de Tro­nos, sino al in­te­rés del es­pec­ta­dor por el ri­gor his­tó­ri­co. Pe­ro es­te va­lor aña­di­do es, al mis­mo tiem­po, el prin­ci­pal re­to de la fic­ción, que de­be en­con­trar ma­ne­ras pa­ra ex­pli­car la cul­tu­ra vi­kin­ga y, al mis­mo tiem­po, man­te­ner las ca­rac­te­rís­ti­cas bá­si­cas de cual­quier otra na­rra­ción. El show­run­ner Mi­chael Hirst (co­no­ci­do por otras se­ries, co­mo Los Tu­dor) ver­ba­li­za a me­nu­do es­tas ex­pli­ca­cio­nes, al­go que no siem­pre en­ca­ja en el guión. Fun­cio­na cuan­do uti­li­za a un se­cun­da­rio que ha­ce las fun­cio­nes de es­pec­ta­dor, es de­cir, ha­ce pre­gun­tas so­bre lo que ve­mos en pan­ta­lla. En los pri­me­ros epi­so­dios, es­te pa­pel re­cae so­bre el hi­jo de Rag­nar, y, más ade­lan­te, en At­he­las­tan, un jo­ven mon­je que es cap­tu­ra­do en una de las re­da­das red de los pro­ta­go­nis­tas, y que des­cu­bri­rá de cer­ca la vid­vi­da de los vi­kin­gos, en­tre el mie­do a su bru­ta­li­dad y la fas­ci­na­fas­ci­na­ción por sus cos­tum­bres. A pe­sar de es­tas di­fi­cul­ta­des, Vi­kin­gos Vik lo­gra com­bi­nar con acier­to su ob­je­ti­vo di­vul­ga­dor (unu­na de las am­bi­cio­nes de His­tory Channel, el ca­nal que emi­te la se­rie, en Es­ta­dos Uni­dos, era que pu­die­ra te­ner un re­co­rri­do en el mun­do aca­dé­mi­co) y el rit­mo que ca­rac­te­ri­za una bue­na se­rie del gé­ne­ro (pues no fal­tan per­se­cu­cio­nes y al­gu­na que otra ba­ta­lla). Ade­más, vi­sual­men­te, la se­rie tam­bién es fiel a los li­bros de his­to­ria, y los mé­to­dos usa­dos por los per­so­na­jes son cui­da­das re­pre­sen­ta­cio­nes de los mé­to­dos reales. Así, las em­bar­ca­cio­nes alar­ga­das y li­ge­ras que per­mi­tían a los vi­kin­gos car­gar un gran número de gue­rre­ros y des­em­bar­car de im­pro­vis­to en tie­rra aje­na se re­pro­du­cen con exac­ti­tud. Una de las cla­ves del éxi­to de su ex­pan­sión era su ca­pa­ci­dad de sor­pren­der al enemi­go. Aun­que las co­mu­ni­da­des feu­da­les es­ta­ban acos­tum­bra­das a los pe­rio­dos de gue­rra, no es­ta­ban pre­pa­ra­das pa­ra un ata­que im­pre­vis­to, en tiem­pos de paz. El ata­que rá­pi­do y la re­ti­ra­da era la es­tra­te­gia de esos in­va­so­res, al­go que, en la se­rie, se re­fle­ja muy bien. Tam­bién se mues­tra el uso de tre­tas pa­ra de­rro­tar a ejér­ci­tos me­jor or­ga­ni­za­dos y téc­ni­cas co­mo el re­plie­gue tras los es­cu­dos de ma­de­ra, que uti­li­za­ban co­mo una mu­ra­lla im­pro­vi­sa­da.

Unos ata­ca­ban con fie­re­za y otros se de­fen­dían ate­rro­ri­za­dos por un enemi­go al que veían co­mo la en­car­na­ción del dia­blo. Pe­ro nin­guno de los dos ban­dos se com­pren­día mu­tua­men­te. Por eso, gran par­te de la tra­ma de Vi­kin­gos se mue­ve a par­tir de la idea del choque de cul­tu­ras, tan im­por­tan­te co­mo el choque del me­tal con­tra los es­cu­dos. Al fi­nal, Vi­kin­gos re­sul­ta un re­la­to so­bre la in­ca­pa­ci­dad de los pue­blos pa­ra en­ten­der­se, so­bre la iner­cia que lle­va a ata­car lo des­co­no­ci­do y a te­ner mie­do de lo ex­tra­ño. So­bre la ma­tan­za que sur­ge del mie­do y de la in­com­pren­sión, mo­ti­vos que, de­ma­sia­do a me­nu­do, han lle­va­do a la hu­ma­ni­dad a co­me­ter tre­men­das atro­ci­da­des. De aquí que el dis­cur­so de es­ta se­rie his­tó­ri­ca aca­be te­nien­do una vi­gen­cia mu­cho ma­yor de la es­pe­ra­da, ad­qui­rien­do un va­lor sor­pren­den­te­men­te con­tem­po­rá­neo. Cuan­do los vi­kin­gos des­em­bar­can ar­ma­dos con mar­ti­llos y es­pa­das, es di­fí­cil man­te­ner la calma.

TNT

Miér­co­les,

22.30 h

La­gert­ha, Rag­nar Loth­brok y Ro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.